Login

  







Últimos mensajes dejados por 166Mhz

Mensaje escrito por 166Mhz el 21/09/2020 11:30:51 pm - Puntaje: 3 
Bijou: Hacer mierda en que sentido, en lo economico? Si es por la economia, a que gobierno le fue bien economicamente en mas de 200 años de este pais? Solo a unos pocos, poquisimos diria yo. Creo que aca el tema central de discusion no es solo la pobreza econominca, si no la estructural (educacion, salud, justicia, instituciones, por citar algunas) Sin ir mas lejos hace unos dias decidieron limpiar a jueces que investigaban a la reina, y lo que deberia ser un escandalo mundial, aca en este foro por ej, ni se toco el tema. Importa mas el precio de la leche o el pan. Acaso el hecho de que hayan hecho mierda el pais como decis vos, quita que tenga razon en lo que dicen esta y las demas notas que comparti? Si. Hicieron mierda la economia, pero al menos hubo una intencion de arreglar los cimientos y de intentar atraer inversiones a traves de politica exterior. Hoy no hay economia, no hay salud, no hay educacion, no hay politica exterior, no hay nada.
------------------------------------------------------------------------

Mensaje escrito por 166Mhz el 21/09/2020 10:19:36 pm - Puntaje: 2 
Ponzi, pedazo de sorete, infeliz. No se cansan de compararse con los de arriba y quedar como el ojete? Mas de 13.000 muertos por el abandono de los cientificos. Suerte que no estaba macri, si no teniamos 10.000 muertos. Encima venis canchero a forrear y hacer comentarios sarcasticos. No deberias hablar nunca mas.

Mensaje escrito por 166Mhz el 21/09/2020 06:24:54 pm - Puntaje: 10 
[image]http://www.infobae.com/new-resizer/GKVvLt0yINweQq2yp4p9DICp8Zc=/768x432/filters:format(jpg):q
uality(85)/cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/infobae/EMB4GML2BVE6NAAIDTPAMYQJUI.jpg[/ima
ge] [link]https://www.infobae.com/opinion/2020/09/19/matar-a-la-clase-media-para-terminar-con-la-democra
cia/[/link][anchor_text]Matar a la clase media para terminar con la democracia[/anchor_text] La clase media, una vez más, está bajo fuego. Y con ella en la mira, se ataca el sueño argentino. La encomiable búsqueda del mérito –como medio del progreso individual- es el valor central de la clase media argentina. Es el corazón de un sueño colectivo que agoniza desde hace décadas y que entró en una desesperante espiral descendente. La lengua suelta del Presidente fallado clavó un puñal en el punto de mayor dolor de la Argentina enferma. La clase media, empobrecida por ingresos que se achican hace décadas, sostiene servicios públicos de baja calidad con sus impuestos, paga por servicios privados carísimos y recibe jubilaciones miserables. Hace todo y de todo para que no la expulsen del mapa social. Nunca perdió las aspiraciones de ser mejor, cosmopolita, liberal, abierta, competitiva y productiva. Se sintió harta e insultada por el saqueo de lo público, por la toma de alumnos y buenos maestros en manos de oligarquías sindicales de ética dudosa, y, por la extracción descontrolada de impuestos para financiar los lujos de una casta que se esfuerza por incumplir el camino trazado por la Constitución. La clase media, huérfana de la política partidaria desde 2001, construyó una alternativa de poder desde rutas y plazas. Lentamente se apropió del espacio público para hacerse oír y custodió elecciones con fiscalizaciones históricas garantizando la transparencia del voto propio y del ajeno. Acomodó con su demanda clara la oferta electoral de sectores políticos democráticos y les recordó que su ombligo no es lo más importante. Se ilusionó y enorgulleció al grito de “Argentina, Argentina”, con la foto del G20 en el hermoso y opulento Teatro Colón. A pesar de sus penurias económicas, insistió apoyando una idea. Sí, se puede. Duele, es sacrificado, cuesta pero se puede. La alianza fatídica entre algún sector de la élite empresarial y el profesor de traje gris junto al garante de Tigre abrió la puerta a la restauración del proyecto autoritario. La hidra escondida sabía y sabe lo que quiere y no parará hasta terminarlo. Como sostienen Levitsky y Ziblatt, las democracias modernas mueren lento. Es difícil darse cuenta de qué hecho las mata porque los golpes de Estado militares no se usan más. Son fallas múltiples y graduales. Con la democracia muerta, reina la hidra en las sombras que planea venganza, pobrismo y un capitalismo nacional y popular mal terminado de empresas estatales ineficientes y de amigos testaferros. Lo poco que quede, será extraído, confiscado y distribuido entre la casta con privilegios. La clase media sabe que, una vez más, está bajo fuego. Y con ella en la mira, se ataca el sueño argentino. Aquel que convocó y convoca a generaciones de inmigrantes y migrantes que nos enseñaron y enseñan, con su esfuerzo y sacrificio, que el trabajo y la educación nos hace mejores. Sabe que el populismo no tolera la opinión libre, la cacerola o la toma de las calles en defensa del sueño de Belgrano, San Martín y Sarmiento. Sabe que el único proyecto que emana desde el poder es la impunidad de los corruptos y el empobrecimiento generalizado para la sumisión eterna. El locuaz miembro del Café de las Palabras Inútiles es apenas una circunstancia práctica para la realización del proyecto de destrucción. “Armen un partido y ganen las elecciones”. Ese es el lema de los autócratas del siglo XXI que mienten, engañan, ganan y destruyen. Sin embargo, ya aprendimos que con las elecciones no alcanza para que haya democracia. No la hay sin Estado de Derecho. No hay tampoco capitalismo que genere riqueza, talento y oportunidades, para ser distribuidas. No hay inclusión de pobres, mujeres, niños y viejos en un país gobernado por populistas y mafiosos. Es un país cada vez más pobre el que anuncia el pago de un corte de pelo en doce cuotas como exitosa política de Estado. Mientras, mantiene las escuelas cerradas y los casinos abiertos. ¿Por qué actores relevantes insisten en un “Gran Acuerdo Nacional” con quienes trabajan a destajo para destruirlos? ¿Creen que la firma de un contrato con Fernández, Massa y el Hijo Pródigo mejorará algo? ¿No se dan cuenta de que caerían, una vez más, en la misma trampa que construyó Caldera invitando a Hugo Chávez al baile electoral convencido de que a ese loco nadie lo votaría? Quizás la solución sea más simple y empiece porque todos cumplamos y hagamos cumplir el programa de desarrollo y progreso de la Constitución. La clase media está llamada a no resignarse y a seguir construyendo una cultura democrática, abierta y republicana. Es su tarea llevar bien alto los valores y el sueño de esa Argentina para contagiar un sentido de libertad y progreso a los que fueron hundidos en el barro de la informalidad y la pobreza extrema. Nada puede distraerla en su camino hacia el futuro.

Mensaje escrito por 166Mhz el 21/09/2020 06:20:51 pm - Puntaje: 8 
[image]http://www.infobae.com/new-resizer/49wvI4ZFJxNNqAzcidtEfpfi_2g=/768x512/filters:format(jpg):q
uality(85)/cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/infobae/JPR37NOFKBF6NDQM7VKNJ6WJRI.JPG[/ima
ge] [link]https://www.infobae.com/opinion/2020/09/20/el-frankenstein-que-supimos-conseguir/[/link][ancho
r_text]El Frankenstein que supimos conseguir[/anchor_text] El día a día en Argentina es desgastante, pero no solo por las cifras negativas, sino por las sinuosidades de los distintos grupos de poder dentro del mismo Gobierno. Estos son tiempos de una gran complejidad y oscuridad. Y nadie encuentra la salida en el stand de los espejos contrapuestos de la economía y la política nacional. No es sólo la pandemia, cuyas características e incidencias la manejan unos pocos. El país sigue mostrando muy pocas cifras de producción. Una vez habilitadas algunas fábricas no volvieron ni siquiera a tener la misma demanda desinflada de los dos años anteriores a la llegada del COVID-19. Un Frankenstein está instalado en el Banco Central, y después se pasea por el Ministerio de la Economía, la Casa Rosada y Olivos. A la sociedad activa, la reciente devaluación y el apretón del cepo la descolocan. Todas las conquistas salariales obtenidas por obreros y empleados en las paritarias, o en los arreglos que se efectuaron por separado en algunas compañías, se desmoronaron. Los aumentos conseguidos se esfumaron. Volvieron a los ingresos anteriores. El día a día es desgastante, pero no solo por las estadísticas sino por las sinuosidades de los distintos grupos de poder dentro del mismo Gobierno. La promesa con que arribó Alberto Fernández de crear un presente de consenso no se ha cumplido, todo los contrario. Como su imagen pública se ha desgastado, ahora es una locutora la que informa la extensión de la pandemia. Todo lo que vino diciendo hasta su arreglo político con Cristina Fernández, con críticas constantes y valederas, se lo llevó el viento. Como el Gobierno lo comparte con la vicepresidenta, y es la vicepresidenta la que muestra el rumbo, Fernández saca de la galera un tema añejo como es el federalismo para suavizar las inquietudes de los gobernadores y le quitarle los fondos coparticipados a la Ciudad. Las víctimas, vinculadas al PRO y el radicalismo, prometen llevar esa decisión a los Tribunales. Es el Presidente, por lo que se ve, el que abre cuando puede la grieta. La clase media, que era el orgullo de la nación, es fustigada por varias vías. El apretón impositivo es insoportable (hasta los jubilados pagan el impuesto a las Ganancias), se llegará a una inflación anual de más del 50 por ciento y se asegura que las tarifas actuales de los servicios públicos son pasajeras. Empezaron con el aumento en los combustibles y terminaron asegurando que el costo real de los servicios públicos (una decisión característica del cristinismo) volverá a ser reales muy pronto. Es un sofocón sobre muchos sofocones. Ello en un contexto de gran recesión y desempleo. Doce millones de argentinos viven de los cheques del Estado, pero los beneficiados también siguen quejándose. El mismo Gobierno confirma que gran cantidad de los que reciben ayuda transforman todo en dólares. Una “bicicleta” con ganancia que financia el poder político. En 2019 llegaban a más de 21 millones. Casi 8 millones de ellos cobran jubilaciones y pensiones. Representan más del 5 por ciento del PBI, pero el total de los beneficiados reciben el 10,4% del PBI. La gran pregunta de los expertos es si toda esa masa marginal va a poder volver al trabajo o le van a sentir el gusto de quedarse en casa mientras el Estado los solventa. Todas las malas costumbres son las banderas de un populismo negativo en todas las áreas. [image]http://www.infobae.com/new-resizer/UlV2naCr2GbGe-U7cBMUwIHWYHI=/768x512/filters:format(jpg):q
uality(85)/cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/infobae/ZQYZYF3RABETLP7V6BP5HOY75Y.jpg[/ima
ge] Año tras año, los solventados por el Estado siguen en aumento porque la pobreza no tiene techo. Ronda el 36 por ciento de la población, pero se estima que a fines del 2020 será más del 40 por ciento, aunque sigan asistidos por la administración pública. En todos los últimos años no se han podido alcanzar empleos de calidad. Si existen, en cambio, los informales, con sueldos bajos. La política es materia importante en este momento. El Frente para Todos es una alianza con distintas ideologías y procedimientos. No se comunican entre ellos y actúan con independencia. Borran con el codo lo que escribió y sostuvo la Casa Rosada. En el PRO, incluyendo al radicalismo, están los que cuestionan y le pegan al poder, y están los moderados, los que piden cautela. También hay diferencias que no son solamente de modales y del uso de adjetivos. Es cierto que el oficialismo está dispuesto a “ir por todo”, a vengarse del gobierno macrista. Es sorprendente que en medio de la peligrosa actualidad económica, donde no se podrá producir porque se necesitan insumos externos que impide el cepo, sin trabajo y con abultadas deudas producto de la pandemia y la paralización del país, el Parlamento se dedique a sacar de sus asientos y eyectarlos a otros sitios a jueces que juzgaron la amplia y probada corrupción gestadas en el paso de Cristina Fernández por Balcarce 50. ¿Son los jueces la primera prioridad? Por supuesto que este mar de problemas (que incluye la toma de tierras privadas y las barreras que se crean para infelicidad de la clase media y alta) favorecen los planes de traslado de fábricas, comercios y profesionales al Uruguay, donde se respiran otros aires. En los últimos dos meses, el presidente Luis Lacalle Pou ha sido la estrella de todos los zoom de instituciones y grupos de personas interesadas en lo que pasa cruzando el Río de la Plata y en sus formas de vida. Eso se junta a las empresas extranjeras que sen van o analizan irse del país. Ser o no ser, esa es la cuestión.

Mensaje escrito por 166Mhz el 21/09/2020 06:11:49 pm - Puntaje: 9 
[image]http://www.infobae.com/new-resizer/ysyKZ_t4pN6KNLW_Pq9cC1qxLU8=/768x432/filters:format(jpg):q
uality(85)/cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/infobae/QSIR3YJVSNHARIQ6UI7E4HWDEI.jpg[/ima
ge] [link]https://www.infobae.com/opinion/2020/09/21/pobreza-para-todos/[/link][anchor_text]Pobreza para todos y para todas[/anchor_text] Argentina parece haberse convertido en un país inviable, condenado a una espiral descendente marcada por una sucesión de crisis encadenadas que configuran una decadencia sin freno. En 1975, la pobreza en la Argentina alcanzaba el 8% de la población. En 1983, después de casi ocho años del fracaso del gobierno militar, había llegado al 14%. En 1989, en medio de la hiperinflación, la pobreza alcanzó el 40% en nuestro país. En 1999, después de diez años de reformas económicas y un proceso de modernización del país, se logró reducir la pobreza al 24%. En 2002, después de una enorme devaluación, la pobreza llegó al 45% de la población y los ingresos de los argentinos se pulverizaron en términos de valor real. El país volvió a crecer fuertemente entre fines de 2002 y 2008 como consecuencia de algunos factores combinados: rebote desde la crisis, un incremento extraordinario de la demanda externa determinada fundamentalmente por el crecimiento de China, aumento de los precios de los commodities y una fenomenal capacidad instalada del aparato productivo y la inversión en infraestructura de la década anterior. Pero a partir de 2011, el país detuvo su senda de crecimiento como consecuencia de una política cada vez más estatista y un aumento irresponsable del gasto público. Hacia fines de 2015, la pobreza se ubicaba en torno al 32% de la población, una cifra que la administración que asumió entonces no pudo disminuir, en un marco de creciente inflación derivada de las inconsistencias macroeconómicas heredadas y no resueltas desde la megadevaluación de 2001/2002. En tanto, a comienzos de este año la aparición de la peste universal derivada de la pandemia del COVID-19 terminó de complicar a la economía argentina. La pobreza hoy llegaría a la inadmisible cifra del 50% de la población. Un porcentaje aún más elevado de pobres tiene lugar entre la población más joven. Frente a esta explosión de la pobreza los distintos gobiernos optaron por programas asistenciales, en casi todos los casos motivados por nobles intenciones. Pero hablar todos los días sobre los pobres no resuelve la pobreza. Una legión de “pobristas”, “hambrólogos” y expertos en políticas sociales fatigan desde hace años los canales de televisión, las páginas de los diarios y las señales radiales. Sin ningún resultado. Acaso el contrario al declarado. Cada vez hay más pobres. Una sensación de fracaso colectivo que no puede eliminarse con Mesas del hambre, seminarios, congresos y simposios sobre la temática -casi siempre en hoteles lujosos- se han reproducido casi a la velocidad de la pobreza que buscaban combatir. Desde luego, resultaría políticamente injusto e históricamente equivocado sostener que la responsabilidad principal de la situación corresponde al gobierno actual. Pero sí es legítimo reclamar ante la falta de un programa económico integral que presenta la actual administración, así como advertir que prácticamente la totalidad de las medidas que ha adoptado desde su asunción conspiran contra los objetivos declarados de incrementar la actividad económica y dinamizar la creación de empleo. Aumentos de impuestos, imposición de tributos extraordinarios, amenazas de expropiaciones, confiscaciones o intervenciones de empresas privadas, ataques permanentes a quienes buscan resguardar sus ahorros comprando miserables 200 dólares en medio de la tercera economía con mayor inflación del mundo, o la existencia de un tipo de cambio ficticio que desalienta completamente la inversión externa, de nada sirven para fomentar la inversión. O avalando tomas de terrenos, ante la vista y paciencia de las autoridades. En los hechos, la administración actual parece insistir en la vigencia y el fortalecimiento del paradigma Estado-centrista que impera en la Argentina desde hace casi veinte años y que en gran medida explica el fracaso que hoy nos embarga. El Financial Times nos recuerda el viernes pasado que son las políticas socialistas del gobierno y las amenazas de un mayor intervencionismo estatal y no la pandemia las que expulsan a las empresas del país. Un cóctel explosivo de control de capitales “draconiano”, restricciones a las importaciones, congelamiento de precios y un demencial esquema en el que quien quiera invertir dólares genuinos los deberá cambiar a 75 pesos cuando en el mercado libre valen el doble. Como lo explicó el propio Presidente en agosto del año pasado durante la campaña electoral: se puede impedir que salgan dólares, pero al mismo tiempo se conseguirá que no ingrese ninguno. Las medidas adoptadas por el gobierno nacional y las declaraciones públicas de muchos de sus principales integrantes no logran tranquilizar a los empresarios, consumidores ni a los mercados. Todo lo contrario. Es en este marco espeluznante en que el gobierno nacional impulsa un llamado “impuesto a la riqueza”. Por única vez. Algo en lo que no cree ni el más inocente de los ciudadanos. El impuesto a las ganancias también fue creado “por única vez”. Subsiste desde los años treinta, hace casi cien. Aún con todos los dramas, la Argentina puede volver a ser un país pujante, como lo fue en su día. Hasta no hace tanto tiempo como muchas veces se nos intenta explicar. Para ello, sin embargo, harán falta grandes decisiones, coraje y consistencia. Y una cierta idea de grandeza, en la que los Presidentes no anuncien planes de pagos en cuotas para abonar un corte de peluquería. Y entender algunas cuestiones. Que el mérito no es mala palabra. El acomodo lo es. Que la propiedad privada no es un privilegio sino un derecho anterior al Estado que surge de la idea moral de que la propiedad es el resultado del trabajo humano. Y que el Estado fue creado como resultado de un contrato social entre los individuos para renunciar a una parte de su libertad personal para garantizar la seguridad de sus derechos en pos de una vida en común. Porque, como explicó el presidente Ronald Reagan, la Constitución creó al gobierno al servicio de los hombres y no a los hombres al servicio del gobierno. La inversión es hija del ahorro y ésta de los bajos impuestos y la seguridad jurídica. Pero cuando el Estado se convierte en enemigo de los que trabajan y producen mediante tributos insoportables y regulaciones absurdas lo que se consigue es la huida de capitales y la destrucción de toda posibilidad de generación de empleo y riqueza. Para revertir el camino decadente en que estamos inmersos, el Gobierno debe convocar a todos los argentinos y hacer un histórico giro en U que promueva un programa económico de estabilización y crecimiento basado en una economía popular de mercado con bajos impuestos, pleno respeto a la propiedad privada y promoción de la generación de trabajo genuino en lugar de los estigmatizantes planes sociales que solo eternizan la pobreza. Cumplir con la Constitución, ni más ni menos.

Mensaje escrito por 166Mhz el 20/09/2020 04:44:31 pm - Puntaje: 0 
Sera que se vive tan bien en otros paises o tan mal en este?

Mensaje escrito por 166Mhz el 20/09/2020 04:42:53 pm - Puntaje: 2 
[quote]Hay inútiles en todas las líneas políticas. Pero nunca vi a uno mas inútil que Kicillof Lo fue como ministro de economía y ahora se supero como gobernador. Desde que asumió, fue incapaz de resolver un solo conflicto. Eso se nota cuando da sus vomitivos discursos.[/quote] Lamentablemente para los gusanos de sus votantes ese es un tema menor. Solo les importa que les siga endulzando las orejas con el discursito nac&pop, que ya de popular no tienen absolutamente nada porque estan cada dia mas alejados de la gente y de la realidad.

Mensaje escrito por 166Mhz el 19/09/2020 06:11:22 pm - Puntaje: 5 
Terminan los dolares pero comienza el ajuste: [image]http://imgfz.com/i/ubyNCKO.png[/image][image]http://imgfz.com/i/FWhSs0j.png[/image] Muchas gracias a los genios del voto.
------------------------------------------------------------------------

Mensaje escrito por 166Mhz el 19/09/2020 04:17:06 pm - Puntaje: 9 
Che los emprearios k y los del frente de todos ni en pedo van a ser solidarios y poner sus dolares no?

Mensaje escrito por 166Mhz el 19/09/2020 04:14:38 pm - Puntaje: 0 
Dady brieva debe estar de parabienes [youtube]vy0rJ1LxeTQ[/youtube]

Mensaje escrito por 166Mhz el 19/09/2020 04:12:14 pm - Puntaje: 4 
Birra con amigos dice el viejo hijo de putas. Decile eso a los manteros o a los comerciantes que buscan un mango o tienen que pagar impuestos y alquiler a base de ventas. Plus para tus copartidarios que salen a usurpar terrenos por todos lados. Pobre tus hijos tener semejate pelotudo como padre.
------------------------------------------------------------------------

Mensaje escrito por 166Mhz el 19/09/2020 02:44:54 pm - Puntaje: 2 
Pobre pibe, ya da mas pena que bronca. Ahora se debe estar dando cuenta lo dificil que es gobernar, y encima esa provincia de mierda (y eso que tiene apoyo de todo el mundo) Por lo pronto ya no aparecen mas, solo pasan spots con voz en off.

Mensaje escrito por 166Mhz el 19/09/2020 02:28:30 pm - Puntaje: 1 
Fafa, es mas digno repartir pizzas que colaborar con narcos. Viejo hijo de puta.

Mensaje escrito por 166Mhz el 18/09/2020 07:35:13 pm - Puntaje: 7 
[image]http://www.infobae.com/new-resizer/2nSpOapoUhu8Gub53b44edJnU0M=/768x432/filters:format(jpg):q
uality(85)/cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/infobae/TOK7VLBOQ5GTBJC4VEMWFGPNS4.jpg[/ima
ge] [link]https://www.infobae.com/economia/2020/09/18/despues-de-dos-anos-el-gobierno-ya-definio-que-vol
veran-a-subir-las-tarifas-de-los-servicios-publicos/[/link][anchor_text]Después de dos años, el Gobierno ya definió que volverán a subir las tarifas de los servicios públicos[/anchor_text] El ministro de Economía, Martín Guzmán, adelantó que ajustarán por inflación, pero que no habrá cambios hasta diciembre. En el sector se preguntan qué pasará con el atraso y advierten que la situación es crítica. “Es necesario tener niveles de tarifas de servicios públicos justos en términos distributivos y productivos, sostenibles y equitativos en materia fiscal, alineados con un uso eficiente de los recursos no renovables que alienten un proceso de inversión alineado con las necesidades de crecimiento de la economía”, dice el mensaje del proyecto de Presupuesto 2021. La iniciativa que fue enviada esta semana al Congreso y que defenderá Martín Guzmán la semana próxima, no hace especial alusión a cómo será el reacomodamiento tarifario en 2021, pero cuando presentó los principales lineamientos del proyecto a los medios, el ministro dijo que “las tarifas deben actualizarse de una manera que acompañe el crecimiento de los precios”. Y la inflación proyectada para el año próximo asciende al 29 por ciento. “Las decisiones tarifarias se tomarán en el resto del año, pero creemos que deben ajustarse de acuerdo a la inflación. Apuntamos a que los subsidios en relación al PBI no crezcan. En 2020, hubo un congelamiento nominal lo que esperamos para 2021 es un congelamiento real”, dijo Guzmán el martes, cuando recibió a los periodistas para hablar del Presupuesto. En esa oportunidad, el ministro también dijo que se redefinirá el esquema de tarifas “buscando una transición ordenada, en la cual haya incentivos a la inversión y sustentabilidad fiscal”. Además, dijo Guzmán, lo que pagan los hogares debe estar alineado con la situación económica y social. “Ese esquema para 2021 se va a estar informando más adelante. Hasta el 31 de diciembre no va a haber cambios”, remarcó. De acuerdo con el informe de julio de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), la ejecución acumulada en los fondos presupuestados para transferencias corrientes dirigidas al sector energético, que reúne la mayor parte del presupuesto vigente anual destinado a subsidios económicos, alcanzó $218.522 millones (84,9% del crédito anual), que se destinaron principalmente a las empresas CAMMESA ($152.061,2 millones) y, en menor medida, a Integración Energética Argentina S.A. ($33.526,3 millones), al Plan de Gas No Convencional ($15.611,8 millones), al Fondo Fiduciario para Subsidios de Consumos Residenciales de GLP de Sectores de Bajos Recursos y para la Expansión de Redes de Gas Natural ($5.219 millones), a Yacimientos Carboníferos de Río Turbio ($3.450 millones) y a Yacyretá ($3.368 millones). [image]http://www.infobae.com/new-resizer/LVqd-92VovtiqpetdkjKKyXMs=/768x432/filters:format(jpg):qua
lity(85)/cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/infobae/DK4S6Y74QBHZTJNAGB52NJXLNA.jpg[/image
] El congelamiento tarifario ya lleva 18 meses y en las empresas ya tenían asumido que no habría cambios por lo menos hasta fin de año, menos aún en el actual contexto de pandemia. Por otra parte, la Secretaría de Energía pasó a depender de Economía y todavía el nuevo titular del área, Darío Martínez, ni siquiera tiene oficializado el nombramiento. Por ende, la discusión se demorará. “Da la sensación de que otra vez se lo vuelve a postergar al sector respecto del valor estratégico que tiene. Estamos muy cerca de colapsar y si no ingresa dinero, la calidad del servicio empeorará en el mediano plazo”, dijeron en una de las distribuidoras eléctricas. “Tuvimos el último aumento en abril del año pasado y luego se fue postergando la recomposición. Tenemos reuniones con el Enargas y hay una comprensión de la situación y de los números del sector, que necesita un ajuste urgente, pero no tenemos ningún indicio de nada”, dijeron en otra compañía. En las empresas aseguran que los costos suben, que acumulan la inflación de un año y medio, y tienen la expectativa de poder iniciar una renegociación del esquema tarifario con el Gobierno. El gran interrogante es que se habilitará a las empresas a aumentar lo que no pudieron hacer en estos meses, lo cual pareciera difícil en el actual contexto, en el que se están pisando fuertemente todos los aumentos y aspiran a una desaceleración de la inflación para el año próximo. [image]http://www.infobae.com/new-resizer/JJb550Q7Lp_p8nnv-2qkF4MvPvs=/768x432/filters:format(jpg):q
uality(85)/cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/infobae/CLS6DPGQCBDL3JGYX5XRL3YAHY.jpg[/ima
ge] En una de las empresas de servicios públicos afirmaron que el sector está muy complicado y que es un rubro en el que todos los años hay que invertir para mantener el servicio. Y si no ingresa dinero, la inversión baja, y se sentirá en el mediano y largo plazo, como ya ocurrió en el pasado. En el caso de las distribuidoras, no sólo no tuvieron actualización de tarifas, sino que sufrieron un crecimiento en la mora. Al principio de la cuarentena, se frenó el cobro porque las oficinas estaban cerradas y si bien luego se normalizó y los usuarios comenzaron a abonar vía Internet o en los locales de pago, “también hubo que darles planes de pago a distintos clientes que estaban con inconvenientes, y lo mismo pasó con los comercios, lo cual agravó la situación”, dijo la fuente. Si bien en las compañías no quieren hacer especulaciones y prefieren mantener el bajo perfil para evitar futuras complicaciones en la etapa de negociación que se avecina, en una de las firmas consultadas se animaron a afirmar que sólo el segmento de la distribución requiere de un aumento del 60%, lo que implicaría un aumento del 20% para el usuario. Pero también debería agregarse el costo de la generación, ya que un tercio de la factura de luz es el costo de la compra de la energía a CAMMESA otro tercio es el valor agregado de la distribución y el otro, los impuestos. Hoy la demanda está pagando un 40% de lo que sale generar la electricidad el resto lo afronta el Estado.

Mensaje escrito por 166Mhz el 18/09/2020 12:23:12 am - Puntaje: 0 
Los Eskenazi, unos de los tantos testaferros de los reyes nestor y cristina. Fijense toda la que amasaron e imagienense la que amasaron los demas, y ni hablar de la pareja de monarcas version siglo 21. Ahi esta toda la que falta, pozo de caca.