Login

  



CAMBIO TECNOL脫GICO: desigualdad y polarizaci贸n del mercado laboral





Thread creado por Illuminauta el 26/10/2020 11:33:49 am. Lecturas: 1. Mensajes: 1. Favoritos: 0





26/10/2020 11:33:49 am 
   1                           
Cuando el cambio tecnol贸gico trae desigualdad salarial: la polarizaci贸n del mercado de trabajo



Si uno se pasea por San Francisco encontrar谩 muchas cosas. Algunas de ellas magn铆ficas. Otras, extra帽as. Por ejemplo, los campamentos solapados en las aceras de las grandes avenidas con los 鈥渟in techos鈥 o homeless entrando y saliendo de ellos. Y es que la cuna de la cuarta revoluci贸n industrial, la ciudad que domina y manda sobre la tecnolog铆a m谩s avanzada, presenta a sus visitantes, en muy pocos kil贸metros cuadrados, lo mejor y lo peor del cambio tecnol贸gico, econ贸mico y social que estamos viviendo en este arranque de siglo.

Cerca de San Francisco se encuentran Cupertino, Mountain View, Palo Alto est谩 Berkley, Standford, UCLA y el Instituto de Tecnolog铆a de California, famoso este 煤ltimo por muchas cosas, pero muy conocido entre el gran p煤blico por ser la sede del trabajo de Sheldon Cooper y sus amigos Howard Wolowitz, Rajesh Ramayan Koothrappali y Leonard Hofstadter. Cerca de la ciudad que fundaran colonos espa帽oles en 1776, se concentran las sedes de empresas como Apple, Oracle, Hewlett-Packard o Alphabet Inc, entre muchas otras. En el espacio escaso del istmo que dibuja la Bah铆a de San Francisco con el Pac铆fico se concentran pr谩cticamente los principales firmas que han guiado, o habr铆a que decir han dise帽ado, el cambio tecnol贸gico que define nuestra era, nuestra econom铆a y, casi que tambi茅n, nuestra forma de vivir.

Sin embargo, en San Francisco somos testigos no solo de lo que podr铆amos decir lo m谩s positivo de este cambio, sino tambi茅n de los costes que este genera. Este cambio tecnol贸gico tiene ganadores pero tambi茅n perdedores. Aunque esta dualidad la observamos en cualquier lugar y no pocos trabajos se han hecho eco de esta consecuencia del cambio tecnol贸gico, los homeless de San Francisco son un dibujo concreto de esta cuesti贸n. Un recordatorio claro de que el cambio tecnol贸gico genera polarizaci贸n laboral.

El cambio tecnol贸gico traer谩 vencedores y vencidos



La literatura econ贸mica ha estado muy pendiente en estas 煤ltimas d茅cadas de los cambios econ贸micos, laborales, productivos y, en general, sociales, que este cambio tecnol贸gico genera. Aunque las razones que explican la actual revoluci贸n tecnol贸gica son muy variadas, en general podemos decir, simplificando, que el actual avance tecnol贸gico es impulsado por la intensa ca铆da de los costes de computaci贸n. Adem谩s, unida a esta ca铆da, la mejora en el dise帽o de sensores, y en particular su abaratamiento, han permitido intensificar aquello que hace la tecnolog铆a desde que abandonamos el nomadismo e inventamos la agricultura: la sustituci贸n de los trabajadores en tareas rutinarias.

El factor capital y el factor humano compiten por realizar tareas en las diferentes ocupaciones. Siempre ha sido de este modo. La decisi贸n 煤ltima de c贸mo organizar el modelo productivo responde 煤nica y exclusivamente a los costes de oportunidad de usar un factor frente al otro dado un nivel tecnol贸gico. O dicho de un modo m谩s simple, se usar谩 el factor m谩s barato para realizar una misma tarea. Por ejemplo, los robots que visualizamos en las cadenas de montaje han sido usados desde hace casi sesenta a帽os.

Sin embargo, durante buena parte de estas seis d茅cadas, su uso se ha concentrado casi exclusivamente en actividades productivas industriales de gran escala. El motivo de esta particularidad es que solo en este tipo de industrias era rentable usar robots que, por otro lado, implicaban costes elevados. Sin embargo, el abaratamiento de estos por razones tecnol贸gicas (mayor potencia de computaci贸n y menor precio de sus componentes) ha permitido expandir la rentabilidad del uso de un robot a actividades que antes no eran factibles. Hoy es rentable usar robots donde antes no lo era.

Pero m谩s a煤n, las mejoras computacionales de las 煤ltimas d茅cadas y del procesamiento de datos, unido adem谩s a la cada vez mayor disponibilidad de informaci贸n, ha permitido a su vez desarrollar la potencia de la Inteligencia Artificial (IA). Aunque te贸ricamente avanzada desde hace tiempo, su uso pr谩ctico estaba limitado por la capacidad de las computadoras para rentabilizar econ贸micamente la informaci贸n. Quiz谩s el problema no era qu茅 se pod铆a hacer, solo saber si era competitivo. Esto hoy est谩 cambiando y los algoritmos y c贸digos de procesamiento de datos son cada vez m谩s capaces. Sumemos a todo ello el Internet de las Cosas, que dota de informaci贸n a estos algoritmos, o la nube, que permiten a las m谩quinas aprender en red. Todo ello ha impulsado a la IA y a la posibilidad de ser rentable econ贸micamente.

Cuando la m谩quina es rentable, sustituye al trabajo. Siempre ha sido as铆. Sin embargo, hay empleos que no son sustituidos, sino m谩s bien al contrario, pueden mejorar su productividad gracias a las m谩quinas. En este sentido, y para conocer en profundidad los efectos de las m谩quinas en el empleo, uno debe entender primero el concepto de tarea.



Los trabajadores desarrollan en sus ocupaciones diferentes tareas. Digamos que una ocupaci贸n es un conjunto de tareas que un trabajador desarrolla en su puesto de trabajo. Si las tareas son repetitivas o rutinarias, una m谩quina podr谩 hacerla. Solo hace falta que sea rentable. Si estas tareas son complejas, exigen de la inteligencia humana o de lo que llamamos soft skills, habilidades que podemos asignar al propio concepto del ser humano y que no puede desarrollar una m谩quina, esta 煤ltima lo que har谩 ser谩 ayudar, mejorar el desarrollo de la tarea. La complementar谩. Tambi茅n es posible que libere al trabajador de tareas repetitivas o peligrosas permitiendo que se concentre en aquellas que la m谩quina no puede hacer. En este caso, la automatizaci贸n beneficia al trabajador.

Aqu铆 es importante conocer la complejidad de la ocupaci贸n para saber si esta ser谩 o no asumida por una m谩quina. Las ocupaciones que se caracterizan por concretarse en pocas tareas, adem谩s de rutinarias, ser谩n muy f谩cilmente sustituibles por m谩quinas. Las ocupaciones que por el contrario se componen de numerosas tareas, algunas o muchas de ellas complejas intelectualmente o que precisan de la iteraci贸n humana, no ser谩n tan f谩cilmente sustituibles. M谩s bien, podr谩n ser muchas de ellas, no todas, complementadas. Otras, simplemente ser谩n neutras al cambio tecnol贸gico.

Por lo tanto, la ca铆da del precio del capital, gracias a la revoluci贸n tecnol贸gica, desplazar铆a de los procesos productivos a una parte del factor trabajo en cuyos empleos desarrollan tareas que o bien son rutinarias o bien siendo algo m谩s complejas ya s铆 pueden hacer las m谩quinas. Por otro lado no solo consolidar铆a a cierto tipo de trabajador, sino que incluso elevar铆a su productividad, lo que ser铆a la antesala de elevar los salarios. Por 煤ltimo, otros empleos no complejos pero donde el factor humano es importante, generalmente manuales no cognitivos, ser铆an neutros a la tecnolog铆a.

驴Qu茅 pasar谩 con los trabajadores desplazados?



Los trabajadores desplazados, principalmente rutinarios, no van necesariamente al desempleo. No estamos ante una desaparici贸n del empleo, sino a una transformaci贸n el mismo. Estos trabajadores, muchos de ellos antes en la industria, simplemente se han ido a otros empleos. La mayor铆a, por lo que sabemos por no pocos trabajos, se han ido a empleos manuales, neutros a la tecnolog铆a y que no necesitan de una especial cualificaci贸n cognitiva ni intelectual.

En estos empleos, el factor 麓麓humano麓麓 es esencial, pero no necesariamente exige un importante conocimiento o entrenamiento para llevarlo a cabo. Una mayor cantidad de trabajadores acudiendo a esos empleos de baja cualificaci贸n simplemente provoca, como efecto, una ca铆da de sus salarios. Por el contrario, a aquellos trabajadores m谩s cualificados para los que la tecnolog铆a beneficia su labor y mejora su productividad ver谩n como sus salarios crecen. La consecuencia de este proceso es lo que llamamos polarizaci贸n de empleo y salarial, un desplazamiento de los trabajadores hacia los extremos de la distribuci贸n de salarios.

En consecuencia, el cambio tecnol贸gico puede estar elevando la desigualdad salarial. Esto es lo que se ve en San Francisco a pie de calle. Las econom铆as generadas por los centros de desarrollo tecnol贸gico de la ciudad caracteriza a esta ciudad en dos aspectos: su alto coste de vida y su elevada desigualdad. Y es que seg煤n algunos datos, la diferencia entre los ingresos de los hogares incluidos hasta el percentil 20 de la zona metropolitana y los que se sit煤an en el sobre el percentil 95 fue la mayor en Estados Unidos en 2012. Y es obvio que durante esta casi d茅cada transcurrida la situaci贸n ha estado lejos de mejorar.

Esta situaci贸n llev贸 no hace mucho a tomar ciertas medidas. As铆, en Oakland, muy cerca de San Francisco, cien familias participaron en un experimento piloto sobre renta b谩sica universal, dise帽ado e impulsado por una empresa, Y Combinator. En este caso, se ofrec铆a a cien familias una renta mensual de entre 1.000 y 2.000 d贸lares. Esta ocasi贸n supon铆a principalmente un esfuerzo experimental para conocer qu茅 efectos podr铆an tener estas pol铆ticas.

Otras se han hecho, como por ejemplo el experimento finland茅s, que sin embargo, no podr铆a catalogarse como renta b谩sica universal y por lo que sus consecuencias deben leerse con diferentes perspectivas. En todo caso, el aumento de la desigualdad provocada por la polarizaci贸n est谩 generando no solo un debate sino adem谩s el dise帽o de nuevas pol铆ticas necesarias para evitar un aumento importante de las diferencias econ贸micas y sociales que este puede generar. En el caso de San Francisco, las diferentes ayudas podr铆an estar creando un cierto efecto llamada a la ciudad, por lo que en parte esos campamentos de homeless pueden responder a estos incentivos

En resumen, el cambio tecnol贸gico siempre genera ganadores y perdedores. Sabemos por la simple evoluci贸n del bienestar asociado a las revoluciones industriales que desde el siglo XVIII se han sucedido que, a largo plazo, estas generan mejoras evidentes en el conjunto del bienestar de la humanidad. Sin embargo, en el corto plazo pueden imponer costes muy evidentes y que es necesarios ajustar. San Francisco es simplemente un ejemplo extremo de lo que estamos observando en el resto del Mundo. Y es que la tecnolog铆a nunca llega al gusto de todos.

Fuente: Xataka
11 1



26/10/2020 05:40:54 pm 
   1                           
r_machado


Miembro desde: 15/1/2004

Threads abiertos: 8
Mensajes: 617  
Subtítulos subidos: 0
Threads Favoritos: 0





El trabajo est谩 cambiando, la industria 4.0 es una realidad, lo que no cambia es la educaci贸n, se educa para ser empleado y eso es un error fatal.

Ejemplo: Hace poco me enter茅 de un emprendimiento, mujeres, la mayor铆a de ellas amas de casa, la mayor铆a de ellas no se conocen a煤n en persona, iniciaron de forma virtual un emprendimiento.
Todas son costureras, tienen una m谩quina de coser en casa y con eso trabajan, pero ahora en conjunto son una industria textil sin los costos que implicar铆a montar una l铆nea de producci贸n.
Reciben los pedidos, se distribuyen las tareas y luego viene la parte log铆stica donde algunas de ellas van distribuyendo la materia prima y recolectando la producci贸n para llevarla a los clientes.
No son empleadas, no son cooperativistas, son socias en una empresa, son el patr贸n y el personal a la vez.
El resultado es ingresos mayores para ellas y costos m谩s bajos que otras empresas por lo cual pueden ofrecer mejores precios y producir en forma personalizada.

El ant铆doto para la industria 4.0 es el emprendedor.
Olv铆dense de buscar trabajo no calificado o poco calificado, lo 煤nico que va a funcionar en el futuro es ofrecer servicios o producci贸n personalizados y de bajo costo, desde los cl谩sicos limpieza y seguridad hasta servicios para el hogar, las industrias y el propio estado.

Nadie quiere contratar empleados, el derecho laboral lo ha hecho algo nefasto para las empresas, pero a煤n hay tareas para hacer, s贸lo que quiz谩s no tan regularmente, la flexibilidad de contratar un freelance otorga ventajas a ambos, quien contrata no establece un v铆nculo laboral formal y quien es contratado tiene estabilidad ampliando su cartera de clientes, pone los huevos en muchas canastas!

Hace ya 2 a帽os que habl茅 de esto con varios amigos, uno de ellos comenz贸 haciendo peque帽os services en el hogar, arreglar un enchufe, una canilla, una cortina de enrollar, pintar una habitaci贸n o hidrolavar un techo o lo que fuera.
El comienzo no fu茅 f谩cil, pero hoy no para de trabajar a pesar de la pandemia y ya se compr贸 una camioneta decente y buenas herramientas, ahora es s贸lo progresar.

Otros dos amigos, electricistas ambos, siguieron algunos consejos m谩s bien de marketing y de forma de trabajo, ambos son muy prolijos y saben mucho, as铆 que les dije que se enfocaran en mostrar en redes sociales la calidad de sus trabajos y que trataran de no abarcar todos los peque帽os trabajos, que se enfocaran en las obras y dejaran los peque帽os trabajos para otros que est谩n comenzando, uno de ellos ya compr贸 su primer BMW...

Otro amigo en com煤n se dedica a la jardiner铆a, ya lo venimos convenciendo de que adopte m茅todos m谩s profesionales, que no es solo cortar el pasto, es tambi茅n arreglar el jard铆n, dejarlo lindo y ofrecer los servicios de los otros amigos electricistas que pueden hacer un trabajo de iluminaci贸n de los jardines y 茅l ganar una comisi贸n, es un caso en andamiento !

Yo hace ya mucho tiempo que no soy empleado, trabajo pocas horas al d铆a, viajo mucho (cosa que me encanta) y vivo tranquilo. Curiosamente logr茅 esto dejando de lado mi profesi贸n que es la electr贸nica/inform谩tica y dedic谩ndome a comprar bien, vender mejor y transportar en tiempo y forma, actividades que no requieren gran formaci贸n.




26/10/2020 08:02:06 pm 
   0                           
Buen aporte r_machado. La realidad es que la forma de trabajo est谩 cambiando no s贸lo al ritmo de las nuevas formas de industrias, sino tambi茅n al ritmo de las emergencias. Hoy tenemos a煤n la vieja discusi贸n porque apelamos a viejas formas de pensar que tienen que ver con un Estado que debe protegernos, y a sus poderes sat茅lites (sindicatos) que son los que velar铆an por los derechos y beneficios para el trabajador. Estamos acostumbrados a este tipo de formas, y por eso muchos las defienden, porque no pueden ver una forma de autosustentaci贸n por fuera del Estado. Claro est谩 que este Estado sirve para garantizar derechos, y esa es la funci贸n que debe exig铆rsele, pero el problema es la dependencia extrema que tenemos del mismo, dependencia que se instala como forma de administraci贸n ineludible.

La adaptabilidad a las nuevas condiciones se da cuando la formaci贸n a nivel social es buena. Por el contrario, la mala formaci贸n y la extrema dependencia asistencial no deja mucho lugar a la autosuficiencia salvo en el modo supervivencia. Los Estados deben brindar oportunidades de desarrollo, ese deber铆a ser hoy en d铆a el objetivo, y esto no se logra s贸lo con el empredurismo, que al fin de cuentas es una soluci贸n posible con un cambio de mentalidad gigante, o con la suficiente capacidad intelectual para poder escindirse de la idea antigua del Estado Benefactor.

Que no se malinterprete: el Estado debe existir como forma de asegurar derechos, no puede desaparecer como forma de administraci贸n. La diferencia es que hay que exigir que brinde oportunidades, tanto para los que se forman en una carrera profesional como para los que se forman en un oficio. Estas deriva de los derechos mas b谩sicos, los cuales deben brindarse y asegurarse con el crecimiento y el desarrollo social y econ贸mico como objetivos. Si la pol铆tica y el sindicalismo fueran virtuosos, las crisis sociales se minimizar铆an, pero como 茅stos son formas de ganar poder y dinero, entonces se tergiversa su objetivo.

Como sociedad debemos aprender y reflexionar mucho, porque nosotros mismos cometemos errores, muchas veces empujados por la coyuntura, una coyuntura de la cual ni siquiera somos los responsables. Caemos en estos errores cuando estamos en crisis, y si no salimos de las crisis, siempre vamos a permanecer en el mismo estado coyuntural y vamos a los tumbos de error en error. Al final, si no entendemos que, tal vez, vivimos en nuestra sociedad particular llevados de manera adrede entre estos estados cr铆ticos, no vamos a poder salir de ellos para mirar y apreciar otras formas de organizaci贸n que aparecen como resultado de la inventiva en medio de estas crisis. Estas formas se retroalimentan entre el capital que las crea porque hay una necesidad, y los necesitados que usan estas herramientas nuevas porque las viejas parecen obsoletas y, a la postre por resignaci贸n, in煤tiles en el nuevo orden mundial.

Por ejemplo: si un emprendedor, un ilustrador o dibujante (puede ser amateur o semiprofesional) quiere fabricar merchandising con sus dise帽os, ya no tiene que tener un talller ni comprarse las m谩quinas, s贸lo tiene que tercerizar la manufactura, incluso sin moverse de su casa. Un ejemplo de esto es la store FlashCookie, donde uno puede realizar un dise帽o en su PC, subirlo a la cuenta del sitio, elegir los colores y d贸nde se van a imprimir esos dise帽os, y FlashCookie se encarga de toda la tarea de manufactura y de env铆o. Te cobra un porcentaje de la venta, y vos vendiste tu remera, buzo o merch disponible sin moverte de tu casa. Es espectacular y una forma de reinventarse, donde alguien vi贸 una necesidad y oportunidad, cre贸 una app y un modo de producci贸n que une directamente al ilustrador con el cliente 谩vido de sus dise帽os, y todo de manera c贸moda y sin preocuparse por los costos de montar un store ni una f谩brica. Claro que esto no sustituye al impacto ni visibilidad de un local tradicional, pero a nivel costos es inigualable. Con una buena base de seguidores en redes sociales y buena calidad en el oficio, es un buen negocio tanto para principiantes como para amateurs y profesionales.

Hoy en d铆a, estas y otras nuevas formas de organizaci贸n de emprendedores est谩n mostrando que la independencia a las tradicionales formas de, valga la redundancia, dependencia es posible a trav茅s de las nuevas herramientas. Esto no quiere decir que es f谩cil, sino que hay que aprovecharlas y ser inteligentes y perseverantes, ya que nunca como hoy los creadores y sus potenciales clientes estuvieron tan cerca, casi sin intermediarios y a muy bajo costo.

Claro est谩 que estas formas ser谩n exitosas, repito, si los Estados crean pol铆ticas para poder sacarle partido a estas herramientas brindando oportunidades de desarrollo en un terreno econ贸micamente f茅rtil.




cambio

1