Login

  

La Edad Maldita El Rey Oscuro, La novela que escribí opiniones





Thread creado por zoper el 17/07/2019 04:04:29 pm. Lecturas: 351. Mensajes: 29. Favoritos: 1







17/07/2019 04:04:29 pm 
       26                           
zoper


Miembro desde: 08/07/2011

Threads abiertos: 14
Mensajes: 51  
Subtítulos subidos: 0
Threads Favoritos: 0





Hace un tiempo empece a escribir una novela de fantasía y hace un par de meses he terminado, he publicado la novela en Amazon, aquellos que tengan Amazon Kindle (desconozco si es lo mismo que Prime) pueden leerla gratis, si no lo tienen y están interesados en leerla lo pueden hacer pagando un poco mas de dos dolares. No hago este thread para promocionarla (bueno si un poco), estoy mas interesado en saber su opinión, si tienes la oportunidad de leerla se los agradecería, de cualquier forma aquí va el primer capitulo para ver si les interesa:


LA EDAD MALDITA

EL REY OSCURO

DANTE MUSERA

Presentación:
La historia se sitúa en el continente de Ottarlang en un mundo medieval rebosante de magia, actualmente en el continente se vive una edad de “paz”, haciendo énfasis en la palabra paz, porque no es que no se presenten conflictos en Ottarlang, pero mientras dos de los ocho grandes reinos que gobiernan el continente no se enfrenten entre sí, se consideran tiempos pacíficos, sin embargo, esta época de paz está a punto de finalizar acarreando una nueva edad al mundo la edad maldita. Esta nueva edad traerá al mundo tiempos de oscuridad, muertes, guerras y criaturas malignas, el responsable de traer toda esta oscuridad es el rey oscuro.

A lo largo de la historia conoceremos la personalidad y las motivaciones que llevaron a este hombre a condenar al mundo, descubriremos también las costumbres, historia y tradiciones de dos de los grandes reinos Valaaren y Mildagmar, este ultimo de donde es originario el rey oscuro. Estos reinos poseen una historia de conflictos entre sí, el más reciente será el eje principal del relato, teniendo como protagonistas de este desacuerdo a la princesa Sunnandis Grim de Valaaren, su guardia real el guerrero Alfaven Ossur y la maga de Mildagmar Gestny Berglind.

En el punto de partida de la narración nos centraremos en Alfaven Ossur que se marcha de Mildagmar en condiciones desfavorables después de sufrir algunos infortunios. Alfaven deberá entonces arreglárselas para regresar a Valaaren a buscar ayuda para la princesa Sunnandis recorriendo un camino repleto de peligros. Si disfrutas de novelas que involucran traiciones, maquinaciones y misterios puede que disfrutes la lectura, si lo tuyo son las batallas y la magia también encontraras una buena dosis aquí. La historia ha sido concebida para terminar en tres entregas siendo esta la primera, mientras las próximas entregas aun reposan en la cabeza de su creador.

Hablar más sobre la historia podría afectar la experiencia del lector, si te sientes atraído por lo que has leído hasta ahora, aunque sea un poco, debo decirte que estás listo para sumergirte en el relato, te deseo suerte, espero que la historia sea de tu agrado y disfrutes tanto leyéndola como su autor lo hizo al escribirla…

Capítulo I: Un intento desesperado

El viento sopla fuerte y el calor es sofocante como cualquier día de primavera en el centro del continente de Ottarlang, parece un mal día para realizar un viaje a pie, aunque esto no parece importarle al hombre que trata de llegar a Valaaren y recorre el camino de Betradery, este conecta el reino de Mildagmar con el reino de Valaaren, es un extenso y peligroso camino, para recorrerlo a pie se necesitarían catorce días sin descanso y mucha suerte para librar todos los peligros. Recorrer este sendero sin acompañamiento es una muerte casi segura ¿Por qué este hombre decide arriesgar su vida de esta manera? Esa es la verdadera pregunta ¿Acaso piensa que puede sortear todos los peligros el solo? O tal vez no está pensando, tal vez solo está actuando motivado por el amor, la locura, la venganza o la pasión, tal vez se aferra a la idea de cruzar este camino con lo más profundo de su espíritu, porque tal vez y solo tal vez su vida no es la única en juego aquí.

Este hombre además de una voluntad inquebrantable lleva algo más con él, algo que parece ser bastante pesado ocasionando que se retrase y se fatigue, pero es una de esas cosas a las que no se puede renunciar con facilidad, es algo que se ha ganado con sangre, algo que se ha convertido en una parte de él, pero si quiere tener alguna posibilidad de atravesar el camino, tarde o temprano tendrá que renunciar a ello: su armadura. La indumentaria que lleva no es cualquiera, el lleva una del reino de Valaaren, estas son inconfundibles, son armaduras toscas creadas de blanite un metal duro y poco maleable, pero con una gran resistencia a los golpes, inmune a la magia y que les proporciona un color negro más parecido al de una perla negra que al de un metal, otro rasgo distintivo de su armadura son los bordes, estos son pintados de un rojo oscuro parecido al color de la sangre, en épocas antiguas eran pintados con la sangre de sus enemigos después de cada batalla, pero desde el año 783 Después de la conquista de Ottarlang (DCO) se prohibió utilizar sangre. En este año se dio fin a la Guerra de Distribución, que dejo como resultado el continente dividido en ocho reinos y en la que los reinos de Mildagmar, Valaaren y Beralrick fueron protagonistas.

El último de los rasgos característicos de las armaduras de Valaaren, es su emblema en el que se ve a un lobo devorando a un barak, este se encuentra tallado en la parta frontal y en la parte posterior de la armadura y también está pintado de color sangre. Esta figura representa la filosofía de vida de los valaarences, para empezar fueron un pueblo salvaje y sin educación durante mucho tiempo, lo más parecido que tienen de un dios son los barak, estos son animales parecidos a un oso, solo que el doble de grandes, son de color gris generalmente, aunque en alguna ocasión se han visto especímenes de color negro, su piel es tan gruesa como cualquier armadura hecha de mujik un metal bastante común y usado para hacer armaduras de baja protección y bastante ligeras, estas son usadas por los habitantes de Beralrick, un reino de magos y enemigos de los valaarences.

Otra característica de los barak y tal vez la más importante es una formación de huesos al final de la cola, estas se asemejan a la forma de un hacha en algunos animales mientras que en otros son más parecidos a un mazo, no es casualidad que las armas favoritas de los valaarences sean el hacha y el mazo, estos se han inspirado en los barak para construirlas. Los barak utilizan esta cola para atacar a sus enemigos cuando sus enormes garras y dientes no han sido suficientes para acabar con su presa o cuando se defienden de algún depredador, algo que en el reino de Valaaren no pasa muy seguido.

El otro animal en el emblema el lobo es como los valaarences se representan a sí mismos, por lo que se puede interpretar que si sus dioses muestran debilidad los valaarences los devoraran o dicho de mejor forma los conquistaran, por esta filosofía se han ganado fama de conquistadores, son un reino ambicioso que continuamente están buscando la oportunidad para expandir su territorio.

Si bien la armadura que lleva este hombre es de Valaaren no es una armadura común. El emblema de su armadura es diferente, en lugar de que el lobo este devorando al barak, el lobo está parado a un lado de él como si lo estuviera protegiendo, esto indica que el pertenece a la guardia del general supremo de Valaaren, el General Supremo es el equivalente a un rey en Valaaren, por lo que podríamos decir que este guerrero pertenece a la guardia real de Valaaren, además de eso, su armadura es más elegante que las armaduras normales, esto no tiene nada que ver con su posición, así que es probable que se deba a un capricho.

Ya se mencionó que las armas preferidas de los valaarences son las hachas y los mazos, pero el lleva una espada y un escudo, la espada es más grande que una espada normal, pero no lo suficiente como para no poder empuñarla con un solo brazo, el escudo es redondo del mismo material que la armadura y con el mismo emblema grabado en el centro. La descripción física de este hombre tampoco encaja con la de un típico valaarence, es un hombre de pelo negro corto, barba crecida, piel clara, ojos verdes, alto, pero no tanto como los de Valaaren. Solo hay uno de los guardias reales de Valaaren que encaja con esta descripción: Alfaven Ossur, el único miembro en la historia de Valaaren en pertenecer a la guardia real sin haber nacido ahí. Él es originario de Garpur, nación que fue incorporada al reino de Valaaren quince años atrás.

Ha pasado poco tiempo desde que Alfaven empezó a recorrer el camino de Betradery, la muralla de Mildagmar aún se logra observar a sus espaldas, ha llegado hasta un lago y decide parar unos segundos para beber agua. Cuando termina de hidratarse, presta atención a su rostro que se refleja en el lago, observa cansancio y desesperación, en este momento se da cuenta que, si quiere conseguirlo, debe tomar la decisión que ha estado demorando desde que abandono Mildagmar, tiene que dejar su armadura y sus armas atrás para aligerar la carga y acelerar el paso. Una vez que se ha quitado la armadura, la espada y el escudo decide esconderlos en las raíces de un árbol que se encuentra junto al lago, los cubre con hojas y ramas que hay en los alrededores, esperando poder recuperarlos si sale vivo de este viaje.

A pesar de lo que ha dejado atrás se ha guardado con él unas dagas para no quedar completamente desprotegido y ahora que lo vemos sin la armadura podemos darnos cuenta que tiene una herida en la pierna derecha, parece ser que es un hueso roto, también se nota que no ha recibido asistencia de un curandero, él solo se ha inmovilizado el pie con un pedazo de madera viejo, pero a pesar de todo, su determinación es tanta que apenas y se puede percibir que cojea cuando camina.

El tiempo sigue corriendo y la noche se aproxima, Alfaven ha transitado una gran distancia, tanto es así que el lago, los árboles y las llanuras han quedado atrás, ahora está a punto de llegar al Valle de la Emboscada, el primer gran obstáculo al que se tiene que enfrentar para regresar a Valaaren. Este valle se encuentra entre las montañas Norius, un par de montañas con una gran línea de cuevas conectadas, donde vive gente salvaje que se ha reusado a unirse a cualquier reino. Viven de la caza y el robo y no dudan en atacar a cualquier viajero que cruce el valle. Desgraciadamente los salvajes no son el único peligro aquí, los animales salvajes también se encargan de quitar muchas vidas a los viajeros y la noche es su hora favorita para salir a cazar.
Con la llegada de la noche, un dilema se le presenta a Alfaven, por un lado, puede encender una antorcha para alejar a los animales, pero arriesgándose a ser encontrado por los salvajes, o seguir sin la antorcha y esperar no cruzarse con ningún animal. Al final decide confiar en su suerte y no encender ninguna antorcha, esperando que si se topa con algún animal sea uno de los pequeños.

La noche avanza y Alfaven recorre el valle solo con la luz de la luna como su guía y esperando que el destino le sonría y le ayude a pasar la noche sin tener que luchar por su vida. Después de un rato, Alfaven empieza a flaquear, ha caminado por horas sin comer, apenas ha tomado agua, soportando el calor inmenso en el día y el gélido frio por la noche, con una pierna rota y con poca esperanza de llegar a su destino, sin embargo, un pequeño destello de luz en lo alto de la montaña que anuncia la llegada del amanecer renueva su esperanza, transformando el dolor y el cansancio en determinación.

Conforme el día sigue su marcha, algo que lo ha estado inquietando desde que salió de Mildagmar aborda su mente, él siente que alguien lo ha estado siguiendo desde entonces, pero no ha podido descubrir quien, ni siquiera consigue ubicar bien la posición de quien lo sigue y eso le preocupa, porque no sabe en qué momento pueda derrumbarse por el cansancio, ni mucho menos cuáles serán las intenciones de su perseguidor, sin embargo, sabe que no puede detenerse a buscarlo ni perder el tiempo dándole vueltas al asunto, se tiene que concentrar en seguir avanzando y esperar que cuando su acosador decida realizar su movimiento, él esté en condiciones de responder.

Otra vez la noche lo ha alcanzado y se ve envuelto en la misma encrucijada que el día anterior, decide tomar la misma decisión, piensa que, si le ha funcionado una vez, puede que la suerte este de su lado y tomar otra decisión terminara con su buena racha. Es el segundo día que ha caminado sin parar, el cansancio está pasando factura sobre él, la cojera de su pierna derecha que apenas y se vislumbraba el primer día se ha hecho más que evidente, ya no camina con normalidad, ahora simplemente arrastra el pie como si fuera una carga, la expresión de su cara refleja todo el dolor que se acumula en su cuerpo, aunque su mirada sigue firme como una roca apuntando al camino, pero eso no será suficiente, si se cruza con algún peligro de ahora en adelante, tendrá realmente poco que hacer para defenderse.
Infortunadamente parece que su suerte se ha terminado después de un tiempo marchando en la noche, logra apreciar dos reflejos frente a él, no tarda mucho en darse cuenta que provienen de unos ojos, la visibilidad es pobre, la luna que alumbra el camino es cubierta por algunas nubes, lo que en primera instancia no le permite ver con que animal se ha topado, solo logra observar que esos ojos están sembrados en él, con las pocas fuerzas que le quedan posa su mano derecha sobre una de las dagas que lleva consigo, esperando poder dar un golpe de suerte cuando la bestia se abalance sobre él, está decidido a lograrlo y esperanzado en que será una bestia pequeña. De pronto la bestia hace un movimiento brusco y se arroja sobre él, en este mismo instante las nubes que cubrían la luna se dispersan y la luz de la luna cae sobre la bestia, es en este momento que se da cuenta que se encontró con el peor animal que podía haberse encontrado: un barak. Al darse cuenta desenfunda la daga, aunque parece demasiado tarde ya, el barak está delante de él, con el hocico abierto de par en par listo para arrancarle la cabeza de una mordida, en un movimiento desesperado clava su daga dentro de la boca de la bestia, esperando que se clave lo suficientemente profundo como para causarle un daño mortal.

Después de unos momentos de tensión, en el que el barak no se mueve, se da cuenta que su suerte no se ha terminado del todo y que ha logrado dar un golpe letal a la bestia, pero no todo son buenas noticias, la bestia cae muerta encima de él, aplastando sus piernas y encajando los colmillos en su brazo derecho. Alfaven intenta librarse del cadáver, pero sus fuerzas se han agotado, no puede más, de hecho, no podía más desde el día anterior, su determinación lo llevo hasta donde está, sin embargo, hay un límite hasta donde su determinación puede llevarlo y este lugar es el límite. Aprovechando la situación, la persona que lo sigue y que ha mantenido su distancia decide que es hora de mostrarse. Alfaven tirado en el suelo empieza observar como una luz verde ilumina a lo lejos, conforme avanza la luz se da cuenta que en realidad es magia, una flama verde hecha de magia es lo que alumbra el camino y hasta que la llama está a una corta distancia es cuando reconoce a quien lo ha estado siguiendo:

-¿Ha que has venido? Acaso el rey oscuro se arrepintió y vienes a asesinarme. –Expresa Alfaven con una mirada de desesperación en su cara.

Quien lo siguió hasta aquí es un guardia real del reino de Mildagmar, una bella mujer pelirroja que lleva un arco de metal, un carcaj con flechas de metal en la espalda, una armadura plateada con bordes azules y el emblema de Mildagmar tallado en la parte frontal de la armadura, un águila soberana volando hacia el sol, este tipo de águilas son aves grandes, del tamaño de un caballo al menos y al igual que este último son montadas para recorrer grandes distancias en poco tiempo y también son usadas en las batallas siendo estas una de las fuerzas bélicas principales en el reino de Mildagmar donde son criadas.

La mujer que ha estado siguiendo a Alfaven continúa acercándose al valaarence, sin decir nada, sin revelar sus intenciones, con la mano extendida y con una flama verde que ilumina su andar saliendo de su palma.

–No me digas que la princesa Sunnandis murió, si eso es lo que ha pasado, tú, el rey oscuro y la gente de Mildagmar van a ser aplastados por el ejército de Valaaren, la historia y cultura de tu reino quedaran borradas del tiempo. Ni una roca del reino se salvará de la catástrofe que caerá. –Es lo último que consigue decir Alfaven antes de desmayarse.

Estando inconsciente imágenes de lo que sucedió en Mildagmar días antes empiezan a brotar en la mente de Alfaven, se puede apreciar un caos en el castillo, peleas, muerte, ejecuciones, no obstante, la imagen más insistente en su cabeza es la de la princesa Sunnandis, sometida en el piso, mientras un hombre golpea sus piernas con un mazo, después observa a la princesa en una pequeña jaula que cuelga a una gran altura por encima de las puertas del castillo. Todos estos momentos se repiten una y otra vez en su mente, hasta que después de mediodía inconsciente despierta.

Al despertar olvida por un momento la situación en la que esta, incluso por un instante piensa que despertara en su cama en Valaaren, pero el ruido y movimiento del caballo galopando lo trae precipitadamente a la realidad, rápidamente se da cuenta que está atado al caballo y que a su lado hay otra persona cabalgando también, está confundido, lo último que recuerda es ver a la guardia real de Mildagmar acercándose a él, así que se pregunta cómo ha sobrevivido, empieza a inspeccionar el paisaje sin moverse mucho para no advertir a su acompañante que ha despertado, pues al parecer no se ha dado cuenta, girando lentamente la cabeza observa que han dejado atrás hace casi medio día las montañas de Norius, siguen de camino a Valaaren y esto solo lo confunde más, poco a poco empieza a notar más cosas extrañas, como que a pesar de no haber comido en dos días, no siente hambre, no siente sed e incluso ha recibido curación mágica en su pierna, las cosas empiezan a ponerse más claras, si su secuestrador lo hubiera querido muerto ya lo estaría, de modo que decide arriesgarse y hablar:

-¿Porque seguimos viajando hacia Valaaren? ¿Porque me has curado? ¿Que buscas conseguir haciendo esto? Si estas tratando de enmendar lo que el rey oscuro ha hecho, no va a ser tan fácil y lo sabes. –Alfaven hostiga a la mujer con preguntas.

-Estoy tratando de evitar otra masacre. –Responde la mujer.

-¿Entonces vas a ayudarme a llegar a Valaaren? Es lo que estás diciendo ¿El rey oscuro te ha mandado? o ¿Has traicionado a tu rey y estás aquí por tu cuenta? –Pregunta Alfaven con escepticismo.

-El rey oscuro se ha vuelto loco, tú lo has visto, no voy a dejar que se pierdan más vidas en una guerra sin sentido. –La cara de la mujer transmite sinceridad al contestar.
-Si quieres que crea algo de lo que has dicho, lo primero que tienes que hacer es desatarme y regresarme las dagas que tenía conmigo cuando colapse. –Alfaven exige pruebas a la mujer para confiar en ella.

-Puedo hacer algo mejor que eso, creo que te disté cuenta que te empecé a seguir desde que saliste de Mildagmar, así que conseguí observar lo que dejaste en el lago y lo traje conmigo. –La mujer detiene al caballo y se baja de este, Alfaven también se detiene y observa con reserva, aunque con un atisbo de esperanza por recuperar su armadura, la mujer desata un saco que lleva en un costado de su caballo, lo carga y lo lleva delante de Alfaven, lo deja en el suelo y con una flama verde que sale de su mano quema las cuerdas que atan al valaarence y dice:

-Aquí esta, espero que me creas ahora y nos apuremos en terminar este viaje.
Alfaven baja del caballo y abre el saco, su mirada se ilumina al darse cuenta que la mujer no mentía, inmediatamente empieza a ponerse la armadura, mientras la mujer lo espera montada en el caballo, al terminar Alfaven se acerca a la mujer, saca una de sus dagas y la apunta hacia el cuello de esta:

-Escucha Gestny, creo que ese es tu nombre, no confió en ti, en estos momentos no confió en nadie que venga de Mildagmar ni de ningún otro lugar. De ahora en adelante tú cabalgaras siempre al frente de mí, para ver en todo momento lo que estás haciendo y si llego a notar algún comportamiento extraño te partiré en dos con mi espada, ¿Tienes algún inconveniente con eso?

-Dejemos de perder el tiempo y móntate en tu caballo, todavía nos faltan dos días de camino. –A Gestny parece que no le preocupan las amenazas de Alfaven, pues no posee intenciones de traicionarle.

Alfaven guarda su daga y sube al caballo, después de lo que sucedió en Mildagmar no puede confiar en ella, pero no hay manera de conocer cuáles son sus intenciones y perder el tiempo pensando en al asunto tampoco es una opción, así que no tiene más remedio que empezar a cabalgar y seguirla.

Ambos guerreros continúan cabalgando velozmente durante los dos días que quedan de camino, solo con pequeñas pausas para comer o hidratar a los caballos, las bestias que intentan atacarlos el resto del camino son asesinadas por Gestny, es bastante hábil con su arco de metal, aun las bestias más rápidas y peligrosas sucumben ante ella, incluso llegan a cruzarse con otro barak en su camino y la maga logra eliminarlo cargando una de sus flechas con magia logrando atravesar fácilmente la dura piel de la bestia. Estos dos días pasan sin muchos sobresaltos.

Hasta que por fin llegan a la cueva Geir, la entrada al reino de Valaaren, mientras se acercan a la cueva Gestny se adelanta y observa a un hombre sentado en un pequeño trono de huesos afuera de la cueva, sosteniendo una gran hacha, el hombre es grande se puede notar incluso mientas está sentado, tiene un cabello negro y largo, su piel es morena, no lleva armadura, de hecho no lleva ningún ropaje de la cintura para arriba, gracias a eso sus innumerables cicatrices son visibles para todos, irradia seguridad y arrogancia, es un hombre imponente. De pronto se levanta de su trono y sin apartar la mirada a Gestny dice:

-Es suficiente, no te acerques más extranjera, has llegado a la cueva de Geir y si estás aquí solo puedo suponer que quieres entrar a Valaaren. Soy Kalen Grim, el guardián de Geir, yo decido quien puede entrar al reino y quien no, para tu mala suerte no confió en los extraños, aunque ganarse mi confianza no es difícil, te daré dos opciones si quieres pasar. Me darás todo lo que tengas de valor contigo, incluida tu armadura, de esta forma podre confiar en ti, si no deseas renunciar a tus posesiones, puedes enfrentarte a mí, si sobrevives te dejare pasar, aunque no te lo recomiendo, solo una persona ha logrado pasar de esta manera en los veinte años que llevo cuidando… -En este instante Alfaven llega a la puerta e interrumpe a Kalen:

-Deja de presumir Kalen, creo que esta mujer podría convertirse en la segunda en pasar si la dejara pelear contigo.

Kalen asombrado por ver a Alfaven responde con una gran sonrisa. –Eres un desconsiderado ahora más que nunca quiero enfrentarme a ella, aunque algo me dice que pretendes que los deje pasar a ambos cierto.

-Así es viejo –Responde Alfaven poniendo su mano en el hombro de Kalen. –No tenemos tiempo de enseñarle a un viejo lo que los guardias reales pueden hacer hoy, porque no esperas hasta el torneo de los conquistadores para que te enseñe un par de movimientos.

-Maldito mocoso, te deje ganar una vez y crees que puedes enseñarme a pelear. Pero está bien no me molestara barrer el suelo contigo frente a todo el reino en unos meses. –Dice Kalen con un aire de camaradería. –Antes de dejarlos pasar, ¿Dónde está el resto de la guardia real? ¿Y la princesa Sunnandis? ¿Se han quedado atrás? ¿Debo esperar su llegada pronto? –Las preguntas de Kalen hacia Alfaven provocan una expresión sombría en la cara del recién llegado.

-No esperes a nadie Kalen no puedo contarte nada ahora, primero tengo que hablar con tu hermano el general supremo. –Alfaven responde con la mirada perdida.

-Pueden pasar entonces, no obstante, espero saber pronto lo que ha pasado y saber porque tu cara se ha vuelto ceniza cuando mencione a mi sobrina Sunnandis.
Kalen se hace a un lado para despejar el camino, entonces Gestny y Alfaven empiezan a cabalgar hacia la cueva que los llevara a Var, lugar donde se encuentra el general supremo, prontamente entran en la cueva y rápidamente se pierden de la vista del guardián, que se sienta en su trono de huesos pensativo y augurando tiempos sombríos.
2628 28



17/07/2019 04:21:41 pm 
      -5                           
AriosTV


Miembro desde: 24/05/2017

Threads abiertos: 3
Mensajes: 100  
Subtítulos subidos: 9
Threads Favoritos: 0





es una mierda!!!


17/07/2019 04:23:49 pm 
       4                           
Me encanto....ni lei un carajo..¡¡¡¡


17/07/2019 04:24:28 pm 
       4                           
bijou84


Miembro desde: 15/01/2007

Threads abiertos: 47
Mensajes: 30212  
Subtítulos subidos: 0
Threads Favoritos: 0





Te dejó todos mis votos. Gracias por compartirlo.


17/07/2019 04:27:52 pm 
      -3                           
bijou84 escribió:
Te dejó todos mis votos. Gracias por compartirlo.
Lo entendiste ? si queres te lo explico , viste como sos vos ? que ahora vas a decir que macri es mas que San Martin...


17/07/2019 04:40:23 pm 
       6                           
genius43


Miembro desde: 25/09/2013

Threads abiertos: 10
Mensajes: 3452  
Subtítulos subidos: 0
Threads Favoritos: 0





Dax15 escribió:
bijou84 escribió: Te dejó todos mis votos. Gracias por compartirlo. Lo entendiste ? si queres te lo explico , viste como sos vos ? que ahora vas a decir que macri es mas que San Martin...


No seas pelotudo flaco. No vengas a destilar tu odio en threads que no tienen nada que ver. El amigo intenta dar a conocer su obra y vos venís a comentar estupideces que no le dan risa a nadie. Madurá.


17/07/2019 04:48:18 pm 
       1                           
Ay ay ay, la.morcilla negra cada día mas imbécil.

Por cierto, al autor, suerte con el libro!


17/07/2019 04:49:14 pm 
       6                           
genius43


Miembro desde: 25/09/2013

Threads abiertos: 10
Mensajes: 3452  
Subtítulos subidos: 0
Threads Favoritos: 0





Parece interesante. Pero tengo que hacerte una crítica. Ni bien arranca el Capítulo I parece que uno estuviera leyendo un artículo de Wikipedia algo mal redactado. Las novelas, o por lo menos las que me gustan a mí, no brindan información de forma directa al lector, sino que lo hacen a través de pensamientos de personajes o a través de conversaciones entre personajes. Ejemplo: Podrías haber hecho que una persona se cruce con el tal Alfaven Ossur y le pregunte por su armadura, y que este le responda contándole sobre algunas de sus características (pero no todas, podes repartir la información a lo largo del libro).
Ojo, esta es mi opinión. No soy ni de cerca un experto en literatura ni mucho menos.

Suerte y seguí así!


17/07/2019 06:29:07 pm 
       0                           
Después lo leo, pero igual suerte y seguí escribiendo!!!

A mi recientemente me toco escribir un cuento infantil para mi sobrina(el cual ni en pedo subo acá jajaja ) y la verdad que me gusto y tenía ganas de escribirle otro para que lea. Esta bueno escribir...


17/07/2019 07:24:00 pm 
       3                           
congobongo


Miembro desde: 28/01/2015

Threads abiertos: 3
Mensajes: 99  
Subtítulos subidos: 0
Threads Favoritos: 0





No preguntes opiniones por aca maestro, anda a una editorial o varias e intenta publicar!!!


17/07/2019 10:01:40 pm 
       1                           
Dein


Miembro desde: 10/06/2013

Threads abiertos: 69
Mensajes: 1234  
Subtítulos subidos: 0
Threads Favoritos: 1





Hola! como hago para bajarlo a mi Kindle?


18/07/2019 12:32:31 am 
       1                           
zoper


Miembro desde: 08/07/2011

Threads abiertos: 14
Mensajes: 51  
Subtítulos subidos: 0
Threads Favoritos: 0





Dein escribió:
Hola! como hago para bajarlo a mi Kindle?


No estoy seguro pero si lo buscas en Amazon con este titulo ´´La edad maldita el rey oscuro´´ te da una opción de comprar o de leer gratis con Kindle, nunca he bajado un libro de ahí así que desconozco si es el procedimiento correcto. Me cuentas si lograste bajarlo y que te pareció.


18/07/2019 12:38:23 am 
       1                           
zoper


Miembro desde: 08/07/2011

Threads abiertos: 14
Mensajes: 51  
Subtítulos subidos: 0
Threads Favoritos: 0





genius43 escribió:
Parece interesante. Pero tengo que hacerte una crítica. Ni bien arranca el Capítulo I parece que uno estuviera leyendo un artículo de Wikipedia algo mal redactado. Las novelas, o por lo menos las que me gustan a mí, no brindan información de forma directa al lector, sino que lo hacen a través de pensamientos de personajes o a través de conversaciones entre personajes. Ejemplo: Podrías haber hecho que una persona se cruce con el tal Alfaven Ossur y le pregunte por su armadura, y que este le responda contándole sobre algunas de sus características pero no todas, podes repartir la información a lo largo del libro.Ojo, esta es mi opinión. No soy ni de cerca un experto en literatura ni mucho menos. Suerte y seguí así!


Si tenia esa sensación cuando escribí ese capitulo, para los demás use otros recursos como menciones aunque en contadas ocasiones vuelvo a tirar info estilo wikipediaa , voy a tratar de corregir eso pues al ser el primer capitulo puede echar para atrás a mucha gente. Gracias por la critica


18/07/2019 12:41:26 am 
       0                           
zoper


Miembro desde: 08/07/2011

Threads abiertos: 14
Mensajes: 51  
Subtítulos subidos: 0
Threads Favoritos: 0





congobongo escribió:
No preguntes opiniones por aca maestro, anda a una editorial o varias e intenta publicar!!!


Ya esta ´´publicado´´ por Amazon, aunque al no haber tenido ningún editor puede contener errores ortográficos y algunos pobres recursos narrativos al contar la historia, por eso necesito opiniones, así puedo corregirlo.
Pero gracias igual y voy a tratar de meterlo a una editorial si no funciona en Amazon.


18/07/2019 12:42:50 am 
       0                           
zoper


Miembro desde: 08/07/2011

Threads abiertos: 14
Mensajes: 51  
Subtítulos subidos: 0
Threads Favoritos: 0





Gracias a los demás por sus buenas vibras y por su bardeo también.


18/07/2019 03:43:21 am 
       0                           
zoper


Miembro desde: 08/07/2011

Threads abiertos: 14
Mensajes: 51  
Subtítulos subidos: 0
Threads Favoritos: 0





Una actualización, he hecho modificaciones que ya están incluidas en el que esta en amazon, si alguien quiere leerlo aquí esta:

Capítulo I: Un intento desesperado

El viento sopla fuerte y el calor es sofocante como cualquier día de primavera en el centro del continente de Ottarlang, parece un mal día para realizar un viaje a pie, aunque esto no parece importarle al hombre que trata de llegar a Valaaren y recorre el camino de Betradery, una extensa y peligrosa ruta que conecta el reino de Mildagmar con el reino de Valaaren. Recorrer este sendero sin acompañamiento es una muerte casi segura ¿Por qué este hombre que sale de Mildagmar decide arriesgar su vida de esta manera? Esa es la verdadera pregunta ¿Acaso piensa que puede sortear todos los peligros el solo? O tal vez no está pensando, tal vez solo está actuando motivado por el amor, la locura, la venganza o la pasión, tal vez se aferra a la idea de cruzar este camino con lo más profundo de su espíritu, porque tal vez y solo tal vez su vida no es la única en juego aquí.

Este hombre además de una voluntad inquebrantable lleva algo más con él, algo que parece ser bastante pesado ocasionando que se retrase y se fatigue, pero es una de esas cosas a las que no se puede renunciar con facilidad, es algo que se ha ganado con sangre, algo que se ha convertido en una parte de él, pero si quiere tener alguna posibilidad de atravesar el camino, tarde o temprano tendrá que renunciar a ello: su armadura.

Ha pasado ya un tiempo desde que este guerrero empezó su andar en el camino de Betradery, la muralla de Mildagmar aún se logra observar a sus espaldas, pero ha logrado llegar hasta un lago y decide parar unos segundos para beber agua. Mientras se hidrata solo puede pensar en el largo camino que le falta por recorrer, varios días de caminata bajo el abrazador sol de primavera, el frio gélido de la noche, además cree que los ladrones de las montañas de Norius pueden ser un problema y los animales salvajes como los lobos o los barak también perturban su mente, pero no va a rendirse, su misión es sumamente importante, hay más vidas en juego que la suya y los problemas, los tendrá que sortear uno a uno cuando se le presenten.

Una vez se ha saciado y rellenado un recipiente que lleva con él se dispone a continuar su andar, pero antes de partir algo llama su atención y al prestar atención a su rostro que se refleja en el lago, observa cansancio y desesperación, en este momento se da cuenta que, si quiere conseguirlo, debe tomar la decisión que ha estado demorando desde que abandono Mildagmar, tiene que dejar su armadura y sus armas atrás para aligerar la carga y acelerar el paso. El hombre solo puede atesorar por última vez su armadura en el reflejo que el lago le provee, una armadura negra como una perla con bordes en rojo y con el emblema de la guardia real de Valaaren tallado en la parte frontal y trasera, una indumentaria que porta con orgullo, pero que por primera vez desde que tenía veinte años debe abandonar.
Con un dolor en el pecho se despoja de su armadura, de su arma, una larga e imponente espada que a pesar de su tamaño el guerrero logra empuñar con una sola mano y por ultimo deja su escudo, redondo y negro al igual que su armadura y con el emblema de Valaaren tallado en él. Decide esconder sus pertenencias en las raíces de un árbol que se encuentra junto al lago, los cubre con hojas y ramas que hay en los alrededores, esperando poder recuperarlos si sale vivo de este viaje.

A pesar de lo que ha dejado atrás se ha guardado con él unas dagas para no quedar completamente desprotegido y ahora que lo vemos sin la armadura podemos darnos cuenta que tiene una herida en la pierna derecha, parece ser que es un hueso roto, también se nota que no ha recibido asistencia de un curandero, él solo se ha inmovilizado el pie con un pedazo de madera viejo, pero a pesar de todo, su determinación es tanta que apenas y se puede percibir que cojea cuando camina.

El tiempo sigue corriendo y la noche se aproxima, el viajero ha transitado una gran distancia, tanto es así que el lago, los árboles y las llanuras han quedado atrás, la muralla de Mildagmar es imperceptible y ahora está a punto de llegar al Valle de la Emboscada. Esta tan concentrado en avanzar que no notado donde está y cuando lo hace su mente se inquieta ya que ha llegado al primer gran obstáculo al que se tiene que enfrentar para regresar a Valaaren. El valle de la emboscada se encuentra entre las montañas Norius, un par de montañas con una gran línea de cuevas conectadas, donde vive gente salvaje que se ha reusado a unirse a cualquier reino. Viven de la caza y el robo y no dudan en atacar a cualquier viajero que cruce el valle. Desgraciadamente el hombre tiene otras preocupaciones en la cabeza además de los ladrones, pues no son el único peligro aquí, los animales también se encargan de quitar muchas vidas a los viajeros y la noche es su hora favorita para salir a cazar.

Con la llegada de la noche, un dilema se le presenta al guerrero, por un lado, puede encender una antorcha para alejar a los animales, pero arriesgándose a ser encontrado por los salvajes, o seguir sin la antorcha y esperar no cruzarse con ningún animal. Al final decide confiar en su suerte y no encender ninguna antorcha, esperando que si se topa con algún animal sea uno de los pequeños.

La noche avanza y el hombre recorre el valle solo con la luz de la luna como su guía y esperando que el destino le sonría y le ayude a pasar la noche sin tener que luchar por su vida. Después de un rato, el transeúnte empieza a flaquear, ha caminado por horas sin comer, apenas ha tomado agua, soportando el calor inmenso en el día y el helado frió por la noche, con una pierna rota y con poca esperanza de llegar a su destino, sin embargo, un pequeño destello de luz en lo alto de la montaña que anuncia la llegada del amanecer renueva su esperanza, transformando el dolor y el cansancio en determinación.

Conforme el día sigue su marcha, algo que lo ha estado inquietando desde que salió de Mildagmar aborda su mente, él siente que alguien lo ha estado siguiendo desde entonces, pero no ha podido descubrir quien, ni siquiera consigue ubicar bien la posición de quien lo sigue y eso le preocupa, porque no sabe en qué momento pueda derrumbarse por el cansancio, ni mucho menos cuáles serán las intenciones de su perseguidor, sin embargo, sabe que no puede detenerse a buscarlo ni perder el tiempo dándole vueltas al asunto, se tiene que concentrar en seguir avanzando y esperar que cuando su acosador decida realizar su movimiento, él esté en condiciones de responder.

Otra vez la noche lo ha alcanzado y se ve envuelto en la misma encrucijada que el día anterior, decide tomar la misma decisión, piensa que, si le ha funcionado una vez, puede que la suerte este de su lado y tomar otra decisión terminara con su buena racha. Es el segundo día que ha caminado sin parar, el cansancio está pasando factura sobre él, la cojera de su pierna derecha que apenas y se vislumbraba el primer día se ha hecho más que evidente, ya no camina con normalidad, ahora simplemente arrastra el pie como si fuera una carga, la expresión de su cara refleja todo el dolor que se acumula en su cuerpo, aunque su mirada sigue firme como una roca apuntando al camino, pero eso no será suficiente, si se cruza con algún peligro de ahora en adelante, tendrá realmente poco que hacer para defenderse.

Infortunadamente parece que su suerte se ha terminado después de un tiempo marchando en la noche, logra apreciar dos reflejos frente a él, no tarda mucho en darse cuenta que provienen de unos ojos, la visibilidad es pobre, la luna que alumbra el camino es cubierta por algunas nubes, lo que en primera instancia no le permite ver con que animal se ha topado, solo logra observar que esos ojos están sembrados en él, con las pocas fuerzas que le quedan posa su mano derecha sobre una de las dagas que lleva consigo, esperando poder dar un golpe de suerte cuando la bestia se abalance sobre él, está decidido a lograrlo y esperanzado en que será una bestia pequeña.

De pronto la bestia hace un movimiento brusco y se arroja sobre él, en este mismo instante las nubes que cubrían la luna se dispersan y la luz de la luna cae sobre la bestia, es en este momento que se da cuenta que se encontró con el peor animal que podía haberse encontrado: un barak. La sorpresa al ver a tan imponente bestia hace que por un instante se congele, los ojos del viajero ven a un animal de al menos el tamaño de dos osos juntos, un color negro profundo, en su hocico sobresalen unos colmillos gigantes, sus garras no son menos terroríficas, cinco en cada pata del tamaño de una daga cada una y si eso no fuera suficiente la bestia cuenta con una formación de huesos al final de su cola con una forma que hace recordar a un hacha de gran tamaño, todo eso hace a los baraks uno de los depredadores más letales del continente.

Aun con tan terrorífico animal al frente el guerrero al darse cuenta de la embestida del barak desenfunda una de sus dagas, aunque parece demasiado tarde ya, la bestia está delante de él, con el hocico abierto de par en par listo para arrancarle la cabeza de una mordida, en un movimiento desesperado logra clavar su daga dentro de la boca de la bestia, esperando que se incruste lo suficientemente profundo como para causarle un daño mortal.
Después de unos momentos de tensión, en el que el barak no se mueve, se da cuenta que su suerte no se ha terminado del todo y que ha logrado dar un golpe letal a la bestia, pero no todo son buenas noticias, pues esta cae muerta encima de él, aplastando sus piernas y encajando los colmillos en su brazo derecho. El hombre lucha intentando librarse del cadáver, pero sus fuerzas se han agotado, no puede más, de hecho, no podía más desde el día anterior, su determinación lo llevo hasta donde está, sin embargo, hay un límite hasta donde su determinación puede llevarlo y este lugar es el límite. Aprovechando la situación, la persona que lo sigue y que ha mantenido su distancia decide que es hora de mostrarse.

El guerrero tirado en el suelo empieza observar como una luz verde ilumina a lo lejos, conforme avanza la luz se da cuenta que en realidad es magia, una flama verde hecha de magia es lo que alumbra el camino y hasta que la llama está a una corta distancia es cuando reconoce a quien lo ha estado siguiendo, una bella mujer pelirroja que lleva una arco de metal, un carcaj con flechas de metal en la espalda, una armadura plateada con bordes azules y el emblema de Mildagmar tallado en la parte frontal de la armadura, un águila soberana volando hacia el sol,

-¿Ha que has venido? Acaso el rey oscuro se arrepintió y vienes a asesinarme. –Expresa Alfaven con una mirada de desesperación en su cara.

La mujer que ha estado siguiendo al hombre continúa acercándose a él, sin decir nada, sin revelar sus intenciones, con la mano extendida y con una flama verde que ilumina su andar saliendo de su palma.

–No me digas que la princesa Sunnandis murió, si eso es lo que ha pasado, tú, el rey oscuro y la gente de Mildagmar van a ser aplastados por el ejército de Valaaren, la historia y cultura de tu reino quedaran borradas del tiempo. Ni una roca del reino se salvará de la catástrofe que caerá. –Es lo último que consigue decir el guerrero antes de desmayarse, por el agotamiento del viaje.

Estando inconsciente imágenes de lo que sucedió en Mildagmar días antes empiezan a brotar en su mente, se puede apreciar un caos en el castillo, peleas, muerte, ejecuciones, no obstante, la imagen más insistente en su cabeza es la de la princesa Sunnandis, sometida en el piso, mientras un hombre golpea sus piernas con un mazo, después observa a la princesa en una pequeña jaula que cuelga a una gran altura por encima de las puertas del castillo. Todos estos momentos se repiten una y otra vez en su mente, hasta que después de mediodía inconsciente despierta.
Al despertar olvida por un momento la situación en la que esta, incluso por un instante piensa que despertara en su cama en Valaaren, pero el ruido y movimiento del caballo galopando lo trae precipitadamente a la realidad, rápidamente se da cuenta que está atado al caballo y que a su lado hay otra persona cabalgando también, está confundido, lo último que recuerda es ver a la guardia real de Mildagmar acercándose a él, así que se pregunta cómo ha sobrevivido, empieza a inspeccionar el paisaje sin moverse mucho para no advertir a su acompañante que ha despertado, pues al parecer no se ha dado cuenta, girando lentamente la cabeza observa que han dejado atrás hace casi medio día las montañas de Norius, siguen de camino a Valaaren y esto solo lo confunde más, poco a poco empieza a notar más cosas extrañas, como que a pesar de no haber comido en dos días, no siente hambre, no siente sed e incluso ha recibido curación mágica en su pierna, las cosas empiezan a ponerse más claras, si su secuestrador lo hubiera querido muerto ya lo estaría, de modo que decide arriesgarse y hablar:

-¿Porque seguimos viajando hacia Valaaren? ¿Porque me has curado? ¿Que buscas conseguir haciendo esto? Si estas tratando de enmendar lo que el rey oscuro ha hecho, no va a ser tan fácil y lo sabes. –El hombre hostiga a la mujer con preguntas.

-Estoy tratando de evitar otra masacre. –Responde la mujer.

-¿Entonces vas a ayudarme a llegar a Valaaren? Es lo que estás diciendo ¿El rey oscuro te ha mandado? o ¿Has traicionado a tu rey y estás aquí por tu cuenta? –Pregunta el guerrero con escepticismo.

-El rey oscuro se ha vuelto loco, tú lo has visto Alfaven. –Y por primera vez escuchamos el nombre del viajero de la boca de la guardia real de Mildagmar, Alfaven Ossur es su nombre completo. -No voy a dejar que se pierdan más vidas en una guerra sin sentido. –Continúa diciendo la mujer con una cara que transmite sinceridad.

-Si quieres que crea algo de lo que has dicho, lo primero que tienes que hacer es desatarme y regresarme las dagas que tenía conmigo cuando colapse. –Alfaven exige pruebas a la mujer para confiar en ella.

-Puedo hacer algo mejor que eso, creo que te disté cuenta que te empecé a seguir desde que saliste de Mildagmar, así que conseguí observar lo que dejaste en el lago y lo traje conmigo. –La maga pelirroja detiene al caballo y se baja de este, Alfaven también se detiene y observa con reserva, aunque con un atisbo de esperanza por recuperar su armadura, la mujer desata un saco que lleva en un costado de su caballo, lo carga y lo lleva delante de Alfaven, lo deja en el suelo y con una flama verde que sale de su mano quema las cuerdas que atan al valaarence y dice:

-Aquí esta, espero que me creas ahora y nos apuremos en terminar este viaje.

Alfaven baja del caballo y abre el saco, su mirada se ilumina al darse cuenta que la mujer no mentía, inmediatamente empieza a ponerse su armadura, mientras la maga lo ve de reojo montada en su caballo, poniendo especial atención en el emblema de la armadura de Alfaven, el emblema de la guardia real de Valaaren un lobo parado al lado de un barak, algo que evoca un recuerdo en la mujer, uno de su niñez, uno de un tiempo donde no tenía preocupaciones, sentada en el jardín del palacio de Mildagmar junto con otros niños nobles y los príncipes de Mildagmar alrededor de Lar Aldred el erudito del reino, los niños escuchan historias del reino de Valaaren un reino rival de Mildagmar con el que han tenido multitud de conflictos. Entonces el erudito Lar les enseño a los niños dos pergaminos con dos ilustraciones diferentes, una con el emblema de Valaaren un lobo devorando un barak y la otra el emblema de la guardia real de Valaaren un lobo parado a un lado de un Barack. Lar explico el significado de los dos emblemas a los niños, la maga aún recuerda con nostalgia las palabras del erudito:

-Esta figura representa la filosofía de vida de los valaarences, fueron un pueblo salvaje y sin educación durante mucho tiempo, admiraban todo lo que era poderoso, aun lo hacen, por esta razón lo más parecido que tienen de un dios son los barak. El otro animal en el emblema, el lobo, es como los valaarences se representan a sí mismos, por lo que podemos interpretar que si sus dioses muestran debilidad los valaarences los devoraran o dicho de mejor forma los conquistaran, por esta manera de vivir se han ganado fama de conquistadores, son un reino ambicioso que continuamente está buscando la oportunidad para expandir su territorio.
Ahora más que nunca la palabra ambición retumba en la cabeza de la mujer, pues una guerra está a punto de desatarse por este motivo. La maga es sacada abruptamente de su recuerdo pues Alfaven al terminar de equiparse se acerca a la mujer, saca una de sus dagas y la apunta hacia el cuello de esta:

-Escucha Gestny, creo que ese es tu nombre, no confió en ti, en estos momentos no confió en nadie que venga de Mildagmar ni de ningún otro lugar. De ahora en adelante tú cabalgaras siempre al frente de mí, para ver en todo momento lo que estás haciendo y si llego a notar algún comportamiento extraño te partiré en dos con mi espada, ¿Tienes algún inconveniente con eso?

-Dejemos de perder el tiempo y móntate en tu caballo, todavía nos faltan dos días de camino. –A Gestny parece que no le preocupan las amenazas de Alfaven, pues no posee intenciones de traicionarle.

Alfaven guarda su daga y sube al caballo, después de lo que sucedió en Mildagmar no puede confiar en ella, pero no hay manera de conocer cuáles son sus intenciones y perder el tiempo pensando en al asunto tampoco es una opción, así que no tiene más remedio que empezar a cabalgar y seguirla.

Ambos guerreros continúan cabalgando velozmente durante los dos días que quedan de camino, solo con pequeñas pausas para comer o hidratar a los caballos, las bestias que intentan atacarlos el resto del camino son asesinadas por Gestny, es bastante hábil con su arco de metal, aun las bestias más rápidas y peligrosas sucumben ante ella, incluso llegan a cruzarse con otro barak esta vez un espécimen gris claro tono que generalmente poseen estos animales un poco más pequeño que con el que se topó Alfaven días atrás en su camino, sin embargo esta vez no resulta ningún problema, la maga logra eliminarlo cargando una de sus flechas con magia logrando atravesar fácilmente la dura piel de la bestia y así es como estos dos días pasan sin muchos sobresaltos.

Hasta que por fin llegan a la cueva Geir, la entrada al reino de Valaaren, mientras se acercan a la cueva Gestny se adelanta y observa a un hombre sentado en un pequeño trono de huesos afuera de la cueva, sosteniendo una gran hacha, el hombre es grande se puede notar incluso mientas está sentado, tiene un cabello negro y largo, su piel es morena, no lleva armadura, de hecho no lleva ningún ropaje de la cintura para arriba, gracias a eso sus innumerables cicatrices son visibles para todos, irradia seguridad y arrogancia, es un hombre imponente. De pronto se levanta de su trono y sin apartar la mirada a Gestny dice:

-Es suficiente, no te acerques más extranjera, has llegado a la cueva de Geir y si estás aquí solo puedo suponer que quieres entrar a Valaaren. Soy Kalen Grim, el guardián de Geir, yo decido quien puede entrar al reino y quien no, para tu mala suerte no confió en los extranjeros, aunque ganarse mi confianza no es difícil, te daré dos opciones si quieres pasar. Me darás todo lo que tengas de valor contigo, incluida tu armadura, de esta forma podre confiar en ti, si no deseas renunciar a tus posesiones, puedes enfrentarte a mí, si sobrevives te dejare pasar, aunque no te lo recomiendo, solo un joven extranjero ha logrado pasar de esta manera en los veinte años que llevo cuidando… -En este instante Alfaven llega a la puerta e interrumpe a Kalen:

-Deja de presumir Kalen, creo que esta mujer podría convertirse en la segunda en pasar si la dejara pelear contigo.
Kalen asombrado por ver a Alfaven responde con una gran sonrisa. –Eres un desconsiderado ahora más que nunca quiero enfrentarme a ella, tal vez se quede en Valaaren como tu cuando lograste derrotarme. –La cara de Alfaven trata de ocultar su preocupación, pero Kalen logra notar que algo no está bien. –Algo en tu cara me dice que pretendes que los deje pasar a ambos cierto.

-Así es viejo –Responde Alfaven poniendo su mano en el hombro de Kalen. –No tenemos tiempo de enseñarle a un viejo lo que los guardias reales pueden hacer hoy, porque no esperas hasta el torneo de los conquistadores para que te enseñe un par de movimientos.

-Maldito mocoso, te deje ganar una vez y crees que puedes enseñarme a pelear. Pero está bien no me molestara barrer el suelo contigo frente a todo el reino en unos meses. –Dice Kalen con un aire de camaradería. –Antes de dejarlos pasar, ¿Dónde está el resto de la guardia real? ¿Y la princesa Sunnandis? ¿Se han quedado atrás? ¿Debo esperar su llegada pronto? –Las preguntas de Kalen hacia Alfaven provocan que deje de esconder su preocupación y se forma una expresión sombría en la cara del recién llegado.

-No esperes a nadie Kalen no puedo contarte nada ahora, primero tengo que hablar con tu hermano el general supremo. –Alfaven responde con la mirada perdida.

-Pueden pasar entonces, no obstante, espero saber pronto lo que ha pasado y saber porque tu cara se ha vuelto ceniza cuando mencione a mi sobrina Sunnandis.

Kalen se hace a un lado para despejar el camino, entonces Gestny y Alfaven empiezan a cabalgar hacia la cueva que los llevara a Var, lugar donde se encuentra el general supremo, el equivalente al rey en Valaaren. Prontamente los viajeros entran en la cueva y rápidamente se pierden de la vista del guardián, que se sienta en su trono de huesos pensativo y augurando tiempos sombríos.


18/07/2019 06:58:14 am 
       3                           
rubens510


Miembro desde: 28/05/2006

Threads abiertos: 19
Mensajes: 176  
Subtítulos subidos: 22
Threads Favoritos: 0





zoper escribió:
Una actualización, he hecho modificaciones que ya están incluidas en el que esta en amazon, si alguien quiere leerlo aquí esta:Capítulo I: Un intento desesperadoEl viento sopla fuerte y el calor es sofocante como cualquier día de primavera en el centro del continente de Ottarlang, parece un mal día para realizar un viaje a pie, aunque esto no parece importarle al hombre que trata de llegar a Valaaren y recorre el camino de Betradery, una extensa y peligrosa ruta que conecta el reino de Mildagmar con el reino de Valaaren...


Primero que nada, felicidades y suerte con tu libro, hace ya algún tiempo tuve una mini-época literaria en la que me puse a escribir, hasta que me pareció que las cosas no me salían como quería y me dediqué a leer en un intento de encontrar la forma de escribir... pero no volví a probar. En ese entonces publicaba en una página llamada sttorybox, era una comunidad bastante buena porque tenías ese feedback, que me imagino esperas lograr de aquí, ahora no tengo idea de cómo seguirá esa página pero en aquel entonces incluso hacían concursos de relatos.

En fin y yendo a lo que realmente te interesa, te cuento mi primera opinión (digo primera porque no me lo he leído completo y es posible que si lo leo todo luego no tenga tiempo para responder o lo deje para luego y luego nunca llegue ), quiero hacer énfasis en que esta es solo mi opinión y que no tiene que ser la misma que los demás.

Veo al menos al principio una repetición constante de palabras, que si bien a algunos les puede dar un sentido quizás poético, a mi parecer marea, ejemplos: ´´parece un mal día para realizar un viaje a pie, aunque esto no parece importarle al hombre´´, ´´O tal vez no está pensando, tal vez solo está actuando motivado por el amor, la locura, la venganza o la pasión, tal vez se aferra a la idea de cruzar este camino con lo más profundo de su espíritu, porque tal vez y solo tal vez su vida no es la única en juego aquí.´´, de igual manera en el segundo párrafo el cual no es muy extenso repites la palabra ´´algo´´ cuatro veces.

De igual manera, aunque entiendo que la historia transcurre en un mundo distinto, salido de tu cabeza, y que la única forma que tenemos para ubicarnos es los puntos de referencia que nos ofrezcas, creo que empezar el primer párrafo y en sus primeras líneas nombrando 4 lugares distintos para hacer referencia al camino entre dos puntos, puede llegar a verse un tanto confuso y hay veces que menos es más.

También me topé con lo siguiente: “¿Acaso piensa que puede sortear todos los peligros el solo? (…) tal vez su vida no es la única en juego aquí.” Y tan solo dos párrafos después: “su misión es sumamente importante, hay más vidas en juego que la suya y los problemas, los tendrá que sortear uno a uno cuando se le presenten.”. A mi parecer deberías borrar una de las dos, pues te estas repitiendo casi que textualmente y estas generando una “supuesta intriga” que debería ser el enganche a la lectura, pero la estas resolviendo al instante, haciéndola innecesaria.

´´-¿Ha que has venido? Acaso el rey oscuro se arrepintió y vienes a asesinarme. ´´, aquí tienes un error ortográfico, es ´´a´´ no ´´ha´´

Por ahora dejo mi comentario hasta aquí y nuevamente felicidades y suerte




18/07/2019 09:58:21 am 
       1                           
anakin206


Miembro desde: 06/07/2006

Threads abiertos: 6
Mensajes: 314  
Subtítulos subidos: 0
Threads Favoritos: 0





Voy a esperar a que lo publiquen en Intercambios Virtuales para leerla completa


18/07/2019 10:19:40 am 
       1                           
Dein


Miembro desde: 10/06/2013

Threads abiertos: 69
Mensajes: 1234  
Subtítulos subidos: 0
Threads Favoritos: 1





zoper escribió:
Dein escribió: Hola! como hago para bajarlo a mi Kindle?No estoy seguro pero si lo buscas en Amazon con este titulo La edad maldita el rey oscuro te da una opción de comprar o de leer gratis con Kindle, nunca he bajado un libro de ahí así que desconozco si es el procedimiento correcto. Me cuentas si lograste bajarlo y que te pareció.


Ahí lo busqué y apareció =) Podrías poner la tapa acá, que se ve medio mal.






edad

1