Login

  

Para el 150º aniversario de la Masacre de Sand Creek





Thread creado por giorgiocba el 07/12/2018 12:20:15 pm. Lecturas: 26. Mensajes: 4. Favoritos: 0





07/12/2018 12:20:15 pm 
       4                           
Para el 150º aniversario de la Masacre de Sand Creek. Travis Wilkerson. 2014

Introducción

En el mes de Octubre de 2018, se desarrolló una nueva edición del festival de cine DOCBA en la ciudad capital de Argentina. Allí se hizo una retrospectiva del director estadounidense Travis Wilkerson, quien ha dedicado su carrera a realizar películas de corte netamente político, tomando partido por las minorías oprimidas tales como los negros o la población indígena de su país. El solo hecho de mencionar que Wilkerson hace cine político, puede erizar la piel de más de un cinéfilo. Sin embargo, debemos aclarar que sus filmes tienen una maestría formal, que hace honor a la mejor trayectoria del cine de este género.

Así como el tema del Acorazado Potemkin, del gran cineasta ruso Sergei Eisenstein, hace referencia a un hecho concreto de la Revolución Bolchevique, su forma es esencial para que este histórico film, trascienda de un mero panfleto a favor de la revolución.


Salvando las distancias temporales, espaciales y artísticas, podemos decir que el filme de Wilkerson “ Para el 150º aniversario de la Masacre de Sand Creek” es un gran filme que merece verse porque es justamente la originalidad de su forma la que eleva a un nuevo nivel la evocación de la mantaza ocurrida.

La importancia del título en las películas

Esta película de Wilkerson posee el título apropiado, simple y directo, imposible de tergiversar por ningún distribuidor oportunista, y pone en contexto, lo que de otra forma parecerían imágenes creativas pero atemporales. Su referencia numérica, hace que podamos saber cuando ocurrió la matanza, si conocemos el año de realización del filme o, a la inversa, que podamos saber cuando se hizo la película si conocemos el año del genocido recordado. Si Usted no sabe que fue la Masacre de Sand Creek, es mejor que se informe antes, para sentir mejor este cortometraje, porque la gratuidad de la barbarie desplegada por el ejército yanqui contra indios indefensos, no debe tener muchos parangones en la historia ignominiosa de la especie humana. Insisto entonces que se trata de un gran acierto la elección del título, que resulta largo pero imprescindible, para ubicar al espectador desprevenido en el contexto histórico preciso. Dos momentos en realidad. El del hecho evocado, y el de la realización del filme.

El contenido

El corto de Wilkerson, tiene otra originalidad formal: habla de personas, genocidas y víctimas, pero todos los protagonistas están fuera de campo. No hay presencia humana visible y sin embargo se siente con profundo dolor el sufrimiento de los indios masacrados. Wilkerson retrata el escenario donde los hechos ocurrieron y es el sonido, otro elemento fundamental que resignifca todo el sentido de las imágenes, el que da la medida del drama humano. Escuchamos en forma permanente ruidos de cañones y la metralla disparando. Se los escucha asordinados, sin extremar el volumen porque aturdidría a la espectador y faltaría el respeto a los homenajeados.

Sin una sola palabra pronunciada en todo el filme, demuestra que lo esencial del cine de calidad, puede encontrar un público que hable diversos idiomas, y sin embargo se una en la contemplación de la potencia de las buenas imágenes y los apropiados sonidos.

El corto de Wilkerson es una clase magistral de como se puede hacer cine político, sin caer en la bajada de línea y demuestra que hacer buen cine puede ser barato, si tenemos la imaginación del director y alentamos la del espectador, sin necedidad de recurrir a ostentosas escenografías y numerosos actores.

Puede verse este corto en la siguiente dirección web: https://vimeo.com/114665191

Ultima edición por giorgiocba el 08/12/2018 06:35:01 , editado 3veces
44 4



07/12/2018 01:58:48 pm 
       0                           
Lo voy a ver, gracias por la info.


08/12/2018 01:01:08 am 
       1                           
Hipnótico... pero saber que todo son imágenes y las grabaciones de fuegos artificiales del 4 de Julio de un vecino!!!... Hay que tener bocho para darse esas ideas..
PS: Podria decirse que juntar el 4 de Julio con la masacre india no es una buena idea... o es la mejor?


08/12/2018 02:47:06 pm 
       1                           
Serjat


Miembro desde: 28/01/2009

Threads abiertos: 80
Mensajes: 3089  
Subtítulos subidos: 0
Threads Favoritos: 0





Sand Creek era un pacífico poblado situado a 40 millas de Fort Lincoln. Los cheyennes y arapahoes que lo habitaban habían recibido de las fuerzas militares de Fort Lincoln garantías de que podían pasar el invierno en paz en Sand Creek y que los hombres del poblado podían salir de caza a por provisiones para el invierno.

Pero la llegada a Fort Lincoln del mayor Scott Anthony el 5 de noviembre de 1864 estaba destinada a cambiar drásticamente el destino de los habitantes del poblado. Tras reunirse con los jefes de los cheyennes y arapahoes, garantizarles nuevamente su seguridad y animarles para que se dedicaran a la caza del búfalo, escribió a sus superiores comunicando la presencia de “una banda de indios” a cuarenta millas del fuerte y pidiendo refuerzos.

Los refuerzos consistieron en seiscientos hombres al mando del coronel John Chivington, de infausto recuerdo. Cuando llegó a Fort Lincoln y Anthony le puso al tanto de la situación, Chivington preparó con sus oficiales un ataque a Sand Creek.

Alguno de ellos le hizo ver su oposición a sus planes por tratarse de un poblado pacífico al que se les había garantizado su seguridad por sus predecesores en el mando y que un ataque así sería un asesinato y un deshonor contra el uniforme que vestían. Chivington les acusó de ser amigos de los indios y les contestó:”yo he venido aquí a matar indios y créanme cuando les digo que a los ojos de Dios cualquier medio para llevarlo a cabo es apropiado y honorable”. Los oficiales contrarios tuvieron que acompañar a la expedición, bajo amenaza de consejo de guerra.

Así las cosas, el 29 de noviembre de 1864 una columna de más de setecientos hombres al mando de Chivington llegó a Sand Creek. Se estima que en el poblado había alrededor de seiscientas personas entre cheyennes y arapahoes, de los cuales dos terceras partes eran mujeres y niños. La mayoría de los guerreros, confiados en las palabras de Anthony y siguiendo sus consejos, se encontraban fuera del poblado cazando búfalos para aprovisionarse de cara al invierno. Los indios ni siquiera habían dispuesto centinelas para vigilar el poblado.

Chivington ordenó a sus hombres atacar. Los incrédulos, desarmados y asustados indios se arremolinaron alrededor de la tienda del jefe Caldera Negra, que exhibía una bandera americana y afirmaba a su gente que los soldados no les harían daño (un oficial le había asegurado en su día que mientras se encontrase bajo la bandera de EE.UU. ningún militar le dispararía). Para mayor seguridad, Caldera Negra izó también una bandera blanca junto a la americana. Por su parte, el jefe arapahoe Mano Izquierda decía a sus hombres que no atacasen a los soldados blancos, porque eran amigos.

Sin embargo los soldados (muchos de ellos en claro estado de embriaguez) hicieron caso omiso de todas estas señales y atacaron y dispararon indiscriminadamente y a sangre fría a hombres (los pocos que había), mujeres y niños sin preocuparles que estuvieran desarmados y alrededor de una bandera blanca y de otra americana. Además se enseñaron con los cadáveres, mutilando y cortando la cabellera a muchos de ellos. Al final de la “batalla” 105 mujeres y niños indios y 28 guerreros habían sido asesinados. La falta de disciplina, el alcohol y la sed de ensañamiento con los cadáveres de los soldados permitieron a muchos indios huir y se piensa que disparos propios fueron la causa de la mayoría de las bajas de los militares estadounidenses (9 muertos y 38 heridos).

Las noticias de lo ocurrido en Sand Creek corrieron como la pólvora entre las tribus indias y encendieron la llama de la guerra entre sioux, cheyennes y arapahoes. Entre otros, el coronel Fetterman y el general Custer (en la famosa batalla de Little Big Horn) pagaron las consecuencias de la ira de los guerreros indios por la masacre de Sand Creek.

Las noticias también se difundieron rápidamente entre los blancos. A la euforia inicial por lo que Chivington trató de vender como una gloriosa victoria militar siguió una ola de recriminaciones y vergüenza cuando se hicieron públicos los primeros testimonios del horror, la masacre, las mutilaciones y el ensañamiento. Incluso se creó un comité en el Senado para investigar los hechos, que destituyó a Chivington, aunque no le condenó a ninguna pena. En todo caso, desde entonces en la Historia de Estados Unidos el nombre de Chivington es sinónimo de infamia.

Nota completa:

https://curiosidadesdelahistoriablog.com/2014/03/07/la-masacre-de-sand-creek-oprobio-para-el-ejercito-de-ee-uu-en-las-guerras-indias/




creek

1