Login

  

Une jeunesse dorée (2019), comedia dramática francesa con Isabelle Huppert





Thread creado por agop el 13/08/2019 06:12:53 pm. Lecturas: 1. Mensajes: 1. Favoritos: 0





13/08/2019 06:12:53 pm 
       0                           
agop


Miembro desde: 20/12/2005

Threads abiertos: 550
Mensajes: 999  
Subtítulos subidos: 134
Threads Favoritos: 0





Une.Jeunesse.Dorée.2018.FRENCH.1080p.WEB.H264-EXTREME
Une jeunesse dorée FRENCH WEBRIP 2019
Une jeunesse dorée FRENCH WEBRIP 1080p 2019
Une jeunesse dorée FRENCH WEBRIP 720p 2019



Une jeunesse dorée aka
AKA
Golden Youth

112 min.
Francia 2019
Dirección
Eva Ionesco
Guion
Eva Ionesco, Simon Liberati
Música
Bertrand Burgalat
Fotografía
Agnès Godard
Reparto
Galatéa Bellugi, Lukas Ionesco, Isabelle Huppert, Melvil Poupaud, Alain-Fabien Delon
Productora
Coproducción Francia-Bélgica Macassar Productions


Rose, una chica de 16 años que fue abandonada por sus padres cuando era niña, y su novio, Michel, de 22 años, viven su primera gran historia de amor en el París de 1979, durante los años del Palace. Ambos se integran en un ambiente de excéntricos y modernos que solo viven para la juerga y la exuberancia. En una fiesta, conocen a Lucille y Hubert, una pareja de burgueses bohemios de unos 50 años, que les acogerán bajo sus alas y cambiarán sus vidas.


Proyectado en la sección Voices del Festival Internacional de Cine de Róterdam y en liza en la Competición Internacional del Festival de Goteborg, el segundo film de Eva Ionesco, Une jeunesse dorée, es una historia iniciática adolescente ambientada en París, durante el invierno de 1979. Adaptando material semiautobiográfico de su propio libro Innocence (2017), Ionesco cuenta la historia de Rose (Galatéa Bellugi), una chica adolescente que vive con una familia de acogida. Rose está locamente enamorada de su novio Michel (Lukas Ionesco), que es artista la primera vez que le vemos, lleva puestas unas alas de ángel. La cinta nos presenta a su protagonista como una joven romántica e idealista que sueña con pasar la vida en brazos de un hombre y haciendo arte. Su ensoñación no tarda en desmoronarse, pues el París bohemio revela pronto sus trampas ocultas. Ionesco muestra cómo Rose crece y acaba entendiendo que las espinas son tan importantes como la flor por el camino, la joven intenta labrarse una carrera artística y se desarrolla como mujer.

El bien recibido debut de Ionesco, My Little Princess (2011), se servía de una ambientación de cuento de hadas para contar la historia semiautobiográfica de una chica llamada Violetta cuya madre, interpretada por Isabelle Huppert, comienza a fotografiarla desnuda cuando solo tiene cinco años. En muchos aspectos —sobre todo, teniendo en cuenta que este nuevo trabajo también es semiautobiográfico—, Une jeunesse dorée parece una secuela del primer largo de Ionesco, a pesar de que se promocione como una obra aparte. La decisión de hacer una película desligada de la anterior tiene la ventaja de que la realizadora ha podido recurrir a Huppert otra vez. No obstante, a pesar de que interpreta un nuevo personaje, Lucille, hay muchas similitudes entre ambas mujeres, y su interpretación en este film no está a la altura de la de My Little Princess. Lucille se casa con Hubert (Melvil Poupaud), y ambos alojan a Rose y Michel con la intención de provocar una ruptura entre ellos y acostarse con los jóvenes. También enseñan a sus presas The Palace, legendario club parisino, donde estos conocen a varios personajes extravagantes. Sin embargo, el deseo de Ionesco de hacer hincapié en los personajes del club entraña una pérdida de concentración en sus protagonistas.

Une jeunesse dorée recupera la estética de cuento de hadas del anterior film de la directora, y está marcada por un cierto barroquismo, sobre todo en el estilo teatral de las interpretaciones. Es una decisión que funciona porque la cinta contiene una crítica implícita a la cultura del libertinaje, mostrando a todos los personajes como seres hiperrealistas y llenos de artificio. Aunque es fácil comprender por qué una adolescente como Rose se enamoraría de este mundo, la directora también quiere dejar claro que la joven está tomando un camino destructivo, por lo que debe tener cuidado. El fallo de este planteamiento es que Ionesco a veces no logra yuxtaponer plenamente el carácter seductor de la escena bohemia con la destrucción que causa. Muchos cineastas han caído en la falta de tratar de mostrar qué es el aburrimiento siendo aburridos, y de la misma forma, Une jeunesse dorée es por momentos un poco banal en su intento de mostrar la banalidad.












doree

1