Login

  





Los mejores comentarios de edgaralan

Mensaje escrito por edgaralan el 01/04/2010 02:04:54 pm - Puntaje: 44 
Se trata de la legisladora Adriana Bortolozzi de Formosa. Elaboró un proyecto para que \pierda status público\ y no reciba más aportes del fisco. Asegura que con su iniciativa se va a \separar definitivamente al Estado\ de la institución eclesiástica. [image]http://www.infobae.com/adjuntos/imagenes/56/0325673B.jpg[/image] Una senadora del oficialismo impulsa un proyecto de ley para que la Iglesia Católica deje de recibir apoyo financiero del Estado y pierda definitivamente el \ status público\. La legisladora por Formosa Adriana Bortolozzi busca activar el debate en el Congreso de un proyecto que elaboró en 2006 para \cambiar el status jurídico de la Iglesia\. \El problema es que como los católicos no ponemos nada de nuestro bolsillo, no nos comprometemos con nuestra religión. Pienso que eso deberíamos revertirlo. De a poco, los fieles deberíamos aportar más a la Iglesia y lograr la separación de la Iglesia y el Estado, por el bien de todos\, sostuvo la senadora. Uno de los principales objetivos de la iniciativa es que el Estado deje de financiar a la Iglesia, según publicó Parlamentario.com. Según indica la propuesta, \la Iglesia Católica y las demás entidades religiosas \no necesitan asignaciones\ del Estado para subsistir y \son capaces de adquirir bienes\.

Mensaje escrito por edgaralan el 17/11/2009 01:21:54 pm - Puntaje: 41 
[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=HEheh1BH34Q[/youtube]

Mensaje escrito por edgaralan el 29/06/2010 12:08:03 pm - Puntaje: 40 
es nuestra culpa que siempre queden eliminados por nosotros?????

Mensaje escrito por edgaralan el 30/12/2011 03:30:28 pm - Puntaje: 39 
a la mañana entre, hice click y me lleve una grata sorpresa!!

Mensaje escrito por edgaralan el 01/06/2015 01:30:56 pm - Puntaje: 39 
sea suicidio u homicidio, el video muestra que estamos en un pais 100% bananero... o alguien puede decir que el video mustra que la ivestigacion se hace correctamente?

Mensaje escrito por edgaralan el 08/05/2017 07:47:39 am - Puntaje: 35 
[youtube]gw_bATX4T1M[/youtube]

Mensaje escrito por edgaralan el 09/01/2013 07:06:17 pm - Puntaje: 33 
Confieso que me encantan casi todas las películas sobre el espacio. Incluso las malas. Pero hay ciertos errores que me molestan profundamente. Empecemos por aclarar que cuando hablo de espacio no me refiero exclusivamente a películas de ciencia ficción, sino a todas aquellas ambientadas fuera de la atmósfera terrestre. Sí, ya sé que si nos ponemos tiquismiquis no hay película de este tipo que resista un análisis científico serio, pero tras visionar un importante número de películas espaciales -algunas de las cuales han requerido grandes dosis de paciencia por mi parte, la verdad sea dicha- me he dado cuenta de ciertos errores de bulto que se repiten una y otra vez. Pareciera que estos gazapos han entrado a formar parte del acervo popular y que toda película del género debe incluirlos si quiere parecer realista. ¿Cuáles son? Vamos allá. 1- ¡A la porra la primera ley de Newton! Cualquiera que no estuviese dormido durante las clases de física en el instituto recordará la Primera Ley de Newton, también conocida como Principio de Inercia. Según este famoso principio de la dinámica, un objeto que no esté sometido a la acción de una fuerza resultante no nula permanecerá en reposo o se moverá en línea recta con velocidad constante. Dicho de otro modo, una nave espacial podrá desplazarse sin necesidad de mantener encendidos sus motores todo el rato. Que se lo digan a las naves Voyager o Pioneer, que se alejan del Sol a una velocidad de unos 17 km/s desde hace años, y eso que no cuentan con ninguna propulsión. Esto también es válido para satélites que se encuentren alrededor de cuerpos planetarios: un objeto en órbita no tiene por qué mantener su sistema de propulsión activo constantemente. Pero héte aquí que este detalle fundamental se les suele pasar por alto a los guionistas y nos hemos acostumbrado a ver flotas de naves con sus motores continuamente encendidos, incluso cuando están en órbita. Obviamente, habrá que activar los motores si queremos acelerar o cambiar de trayectoria, ¡pero es que así no les va a durar el combustible ni un asalto! Hablando de combustible, los guionistas de cine parece que no conocen la Ecuación de Tsiolkovsky, porque cualquier nave que se precie transporta propergoles para viajar casi indefinidamente. [image]http://2.bp.blogspot.com/-KaWGq-5KsPg/UOyZQ7IMmUI/AAAAAAAA4GA/GHEItLNS_oA/s1600/star+wars+out
er+space+spaceships+vehicles+1680x1050+wallpaper_wallpaperswa.com_29.jpg[/image] La flota rebelde de Star Wars como ejemplo de naves con motores encendidos permanentemente. ¡Qué manía! (Lucasfilm). 2- Qué difícil es eso de las órbitas Ya que hemos mencionado las órbitas en el punto anterior, parece que los guionistas tampoco se aclaran con este concepto. En las películas vemos como en muchas ocasiones las naves espaciales levitan a cierta altura sobre la superficie de los planetas de forma mágica. Si se trata de una producción de ciencia ficción, podemos imaginar que hay algún tipo de dispositivo antigravitatorio de por medio -lo que podría explicar casos como la Estrella de la Muerte sobre la luna de Endor, por ejemplo-, pero de no ser así estamos ante una violación clara de las leyes de la física. Otra cosa es que la nave esté situada en una órbita (geo)estacionaria, pero en muchas pelis aparecen claramente estáticas en una órbita inferior. Casi nunca vemos naves orbitando la Tierra u otros mundos como debe ser, moviéndose a la correspondiente velocidad orbital mientras la superficie del planeta se desplaza lentamente bajo la nave. Si el simple concepto de órbita circular es difícil de entender, mejor no hablamos de los otros tipos de órbitas (elípticas, parabólicas o hiperbólicas) y trayectorias. En algunas películas -Mission to Mars, por ejemplo- las naves pasan de una trayectoria hiperbólica a una órbita circular alrededor de un planeta sin solución de continuidad y sin maniobra propulsiva de por medio. [image]http://4.bp.blogspot.com/-GJip4KvHeE8/UOyZQCvJqFI/AAAAAAAA4F8/0OM4Df76Szw/s1600/mission-to-ma
rs_cb09a30f.jpg[/image] Las naves se mueven como quieren en las películas del espacio. 3- Trajes espaciales flácidos A todos nos resulta normal ver cómo los astronautas salen al vacío del espacio exterior o a una superficie planetaria hostil tras ponerse la correspondiente escafandra espacial. Hasta aquí nada que objetar. Lo malo es que por lo general dichos trajes parecen ser eso, simples uniformes con casco y no escafandras de presión como son en la realidad. Y es que los trajes espaciales son básicamente globos presurizados con un humano dentro. La movilidad de estos trajes es muy reducida, especialmente si nos movemos por la superficie de mundos con gravedad. Pero lo cierto es que los héroes de estas producciones suelen moverse sin dificultad cual gacelas cósmicas. Solamente podríamos pasear con trajes normales -no de presión- dotados de un sistema de soporte vital en aquellos mundos con atmósferas densas. En el Sistema Solar, el único mundo de esas características con superficie sólida -además de la Tierra, obviamente- es Titán, la luna de Saturno (Venus es demasiado caliente y su presión atmosférica demasiado alta). [image]http://2.bp.blogspot.com/-UKd34Ix51tY/UOyZPqy73GI/AAAAAAAA4F0/voG1LH8G2wg/s1600/Mission+to+Ma
rs+Pic+06.jpg[/image] En Mission to Mars vemos los típicos trajes espaciales flácidos. 4- Descompresiones explosivas y cascos iluminados A estas alturas el que más o el que menos sabe que en el espacio las descompresiones explosivas como las que aparecen en la película Atmósfera Cero (Outland) o Desafío Total (Total Recall) son una simple fantasía, pero supongo que el morbo de ver cuerpos descuartizados por la diferencia de presiones sigue siendo lo suficientemente alto como para que de vez en cuando veamos versiones de este mito en algunas películas. Pues no, el cuerpo humano no explota si la estructura de un vehículo espacial se rompe súbitamente (aunque el resultado no sería menos letal). Un error más sutil y mucho más común es el que tiene que ver con el proceso de salir al exterior de la nave. Por lo general, los astronautas se ponen sus trajes y salen por la puerta/esclusa tan ricamente. En la realidad, esta forma de proceder los habría matado o incapacitado por culpa de una embolia. La presión de un traje espacial es inferior a la presión en el interior de una nave espacial, por lo que los astronautas deben realizar un proceso de descompresión para purgar el nitrógeno de su sangre respirando oxígeno puro. Puesto que la atmósfera de un traje está compuesta exclusivamente por oxígeno, sólo podremos reducir la duración de este proceso si la atmósfera de la nave también es de oxígeno (como en las naves Apolo) o si usamos un traje rígido de alta presión. Otro detalle menor, pero que me molesta especialmente, es la manía que tienen los guionistas de incluir luces en el casco. Pero no para iluminar el exterior, no, que sería lo lógico, ¡sino para alumbrar la cara del astronauta! Entiendo que se trata de un recurso cinematográfico para reconocer al actor claramente, pero es que es tan absurdo que clama al cielo. Y lo peor es que probablemente se trata del error más extendido de todos los de esta lista. No hace falta decir que salir al exterior de una nave en medio de la oscuridad -o subir a la azotea de tu casa por la noche, ya que estamos- con una linterna apuntando a tu cara no es una idea muy inteligente que digamos. [image]http://4.bp.blogspot.com/-pPvQrMr_6vo/UOycC6Ru64I/AAAAAAAA4HU/-E8Mob5BcZs/s1600/IM+2013-01-08
+a+las+21.11.22.png[/image] ¿Alguien puede ver con esas luces enfocándote a la cara? 5- Escapes de motores incorrectos El error que voy a comentar pudiera parecer muy técnico, y quizás lo sea, pero me llama la atención porque revela lo poco que entendemos el espacio. Los humanos hemos evolucionado en un mundo con atmósfera, de ahí que no estemos familiarizados con ambientes donde reina el vacío. Me explico. Fíjense bien en el escape de cualquier motor cohete en una película. Parece normal, ¿no? Pues no, y de hecho me atrevo asegurar que en el 100% de las películas donde vemos motores cohete funcionando en el vacío, están mal representados. En el vacío, los gases de los motores se expanden enormememnte, alejándose de la forma más o menos cilíndrica que solemos asociar con los escapes de un motor a reacción o cohete. Pero hay más: la ausencia de oxígeno provoca que el color anaranjado de las llamas características asociadas a un escape disminuya o desaparezca por completo. El resultado es que, dependiendo de la mezcla de combustible empleada, ¡el escape de un cohete en el vacío pueda ser casi invisible! [youtube]Q-ci9xIgNZM[/youtube] 6- Estrellas en el cielo ¿Por qué no se ven estrellas en las imágenes de los astronautas del Apolo?, claman los negacionistas/conspiranoicos de las misiones lunares. Pues por la misma razón que no las vemos si caminamos de noche por las calles de una gran ciudad iluminada. El brillo de las fuentes de luz y de los objetos iluminados nos deslumbra e impide ver los astros. En el caso de los astronautas, por supuesto que son capaces de ver las estrellas de noche, esto es cuanto su nave pasa por la sombra de la Tierra (o cualquier otro cuerpo celeste). Sin embargo, y a pesar de la ausencia de atmósfera, de día resulta mucho más difícil observar las estrellas -aunque no imposible- por culpa de la luz proveniente de nuestro planeta (o de la Luna en el caso de los astronautas del Apolo), ya que el contraste es demasiado intenso. Curiosamente, en las películas es habitual ver la Tierra -u otro mundo- rodeada de millares de estrellas como si fuera de noche cerrada. Si nuestros ojos fuesen distintos podríamos ver las estrellas claramente en el espacio de día, pero no es el caso. [image]http://3.bp.blogspot.com/-H5jSp3S_cL0/UOyZOw_-nNI/AAAAAAAA4Fo/ic9RUQrc9pk/s1600/hc4900_SpaceC
owboys_satelliteLg.jpg[/image] En Space Cowboys vemos las estrellas a pesar del brillo del satélite. [image]http://1.bp.blogspot.com/-0DUBqY3972U/UOyaQUZUK2I/AAAAAAAA4Gk/Jx08PC7pJXk/s1600/tumblr_mg3qv1
G0Tt1qifec8o1_1280.jpg[/image] En la realidad, como vemos en esta foto de la ISS en la que aparece la Luna y la Soyuz TMA-07M, las estrellas son invisibles de día (NASA). [youtube]RiGeqsGjhoY[/youtube] En este vídeo desde la ISS se aprecian las estrellas de noche: 7- Retraso en las comunicaciones Entiendo que estamos ante otro recurso cinematográfico para hacer fluida la acción, pero lo normal es que las producciones de Hollywood no tengan en cuenta la finitud de la velocidad de la luz y el retraso en las comunicaciones que ello conlleva. Claro que una película en la que haya que esperar media hora entre frase y frase durante una conversación que tenga lugar entre un astronauta que esté en Marte y su familia en la Tierra debe ser la mar de aburrida. 8- Los problemas de la ingravidez Resulta lógico que en la mayoría de películas ambientadas en el espacio se salten las leyes de la física a la torera y los astronautas aparezcan sometidos a un campo gravitatorio dentro de la nave, en vez de estar en caída libre. Limitaciones presupuestarias y todo eso. No vamos a armar un escándalo por ello. Resulta más curioso ver cómo retratan la ingravidez cuando lo hacen. Uno de los recursos más habituales es representar a los astronautas moviéndose a cámara lenta, como si la ingravidez ocasionase una especie de aletargamiento o debilidad muscular. Ciertamente, los astronautas se mueven a veces despacio para evitar chocar con sus compañeros o con el equipo que les rodea, pero normalmente se desplazan y realizan sus tareas a velocidad normal. Otro error curioso es la falta de precisión a la hora de representar otros campos gravitatorios. Todos los planetas y satélites -o incluso cometas, véase Armageddon- de la Galaxia tienen una aceleración superficial de 9,8 m/s2, si hemos de hacer caso a las películas. 9- Entradas atmosféricas extrañas Las entradas a alta velocidad en la atmósfera de un planeta -o reentradas en el caso de la Tierra- son una verdadera pesadilla para los guionistas. No es extraño contemplar una nave que se precipita a varios kilómetros por segundo contra un planeta y que sin embargo no se calienta lo más mínimo al descender hacia la superficie. Como mucho vemos algo de condensación a su alrededor. Y luego está el extremo opuesto, entradas dramáticas en la que la nave entra en medio de una bola de fuego crepitante. La realidad es distinta. Una reentrada es un suceso tremendamente violento, ya que el vehículo debe disipar en poco tiempo la enorme energía cinética que posee al moverse a 8-11 km/s, lo que provoca temperaturas del orden de 2000º C (contrariamente al sentido común, vale la pena señalar que la mayor parte del calentamiento en una entrada atmosférica proviene de las ondas de choque generadas por la nave en movimiento, no de la fricción con el aire, pero esa es otra historia). Pero el caso es que a esas elevadas temperaturas lo que se forma alrededor de la nave es una bola de plasma, que no de fuego, con características muy diferentes a lo que podríamos imaginar si vamos al cine. 10- El sonido Por supuesto, no podíamos olvidarnos del error más común y extendido. ¿Hace falta repetir otra vez que en el vacío no hay sonido? Señores directores, aprendan de Kubrick, por favor. Y después de leer esto puede que te estés preguntando si hay películas espaciales fidedignas. Sí, las hay, pero muy, muy pocas. La única que evita la mayoría de estos errores es la gran 2001, una odisea del espacio, esa obra maestra de Kubrick que más de cuarenta años después nadie ha logrado superar. Apolo 13 también es una gran película espacial -que no de ciencia ficción-, aunque cae en ciertos gazapos menores, como es el caso de las estrellas en el cielo y los escapes de los motores cohete. Pero todo eso queda compensado por el hecho de que gran parte de sus escenas fueron rodadas en caída libre dentro de un avión en vuelo parabólico, por lo que es una de las pocas películas con escenas de ingravidez reales. También merece una mención la serie Defying Gravity, que, aunque tenía un guión horroroso, era relativamente potable en estos aspectos. En definitiva, está claro que el espacio es un lugar extraño, pero tras medio siglo de viajes espaciales tripulados ya es hora de que nos familiaricemos con él. [image]http://1.bp.blogspot.com/-nvV4PvfZMEU/UOyZOGFSmrI/AAAAAAAA4Fk/B-g_T5cNx0Y/s1600/Apollo+13+scr
een1.jpg[/image] Apolo 13, una película espacial casi perfecta. Fuente: [link]http://danielmarin.blogspot.com.ar/2013/01/los-10-errores-mas-comunes-en-las.html[/link][ancho
r_text]danielmarin.blogspot.com.ar[/anchor_text]

Mensaje escrito por edgaralan el 01/02/2013 04:24:33 pm - Puntaje: 31 
Hoy hace diez años que el Columbia se desintegró durante la reentrada, matando a sus siete tripulantes. El culpable de la tragedia era conocido por todos y respondía al nombre de BX-250. Ésta era la denominación comercial de una espuma de poliuretano que la NASA usaba como aislante del tanque externo del transbordador espacial. Sin que nadie se diese cuenta, un trozo de BX-250 perforó el ala izquierda del Columbia 81,9 segundos después del despegue, condenando a los astronautas de la misión STS-107 a una muerte segura dos semanas más tarde. [image]http://1.bp.blogspot.com/-TBj3LvKPZt8/UQro2M5m75I/AAAAAAAA5zE/caL22C7jWmg/s1600/sts107-735-03
2.jpg[/image] Pero cuando el Columbia se elevó a los cielos el 16 de enero de 2003 nadie se imaginaba que sería la última vez. Ocho minutos después del despegue el viejo transbordador alcanzó el espacio y todo el mundo respiró tranquilo. No en vano, la sabiduría popular decía que el lanzamiento era la fase más peligrosa de un vuelo espacial. Una vez en órbita ya no había nada que temer. Los siete tripulantes del Columbia se dispusieron a trabajar en sus respectivas tareas y durante casi 16 días vivieron en el espacio, dedicados en cuerpo y alma a los experimentos científicos del módulo Spacehab que se hallaba en la bodega de carga de la lanzadera. Para algunos miembros de la tripulación, como el comandante Rick Husband o los especialistas Michael Anderson y Kalpana Chawla, estar en el espacio no era una experiencia nueva. Pero para otros, como el piloto William McCool y los especialistas David Brown, Laurel Clark e Ilan Ramon -este último el primer astronauta israelí-, era la culminación de numerosos años de esfuerzo y sacrificio. Los vídeos que enviaron a la tierra durante la misión nos muestran a una tripulación relajada y feliz que disfruta de la vida en microgravedad. Pero no todo el mundo estaba contento. El impacto de nuestro amigo BX-250 no había pasado desapercibido. Un grupo de ingenieros descubrió el choque el día después del lanzamiento y estudiaron una y otra vez las imágenes del impacto, aunque finalmente se determinó que no había peligro alguno. Estos sucesos se habían convertido en una molesta rutina en las casi dos décadas que llevaba volando el transbordador, y eso a pesar de que el diseño original del shuttle nunca contempló este tipo de colisiones. La NASA había intentado eliminarlos a lo largo de la historia del programa, pero sin éxito. La espuma era necesaria para mantener las bajas temperaturas del hidrógeno y oxígeno líquidos que se guardaban en el tanque externo. Además, sin espuma se podría formar hielo en la superficie del tanque. Y el denso hielo era mucho más peligroso que la ligera espuma. No, eliminar la espuma aislante no era una opción. Desalentada, la agencia prefirió mirar para otro lado y considerar los desprendimientos de espuma como un mal menor con el que había que convivir. Y eso a pesar de incidentes como el ocurrido durante la misión STS-27 Atlantis, cuando el transbordador sufrió múltiples daños en el escudo térmico por culpa de material que se había desprendido de uno de los cohetes de combustible sólido (SRB). Por suerte, innumerables simulaciones numéricas y pruebas en tierra habían demostrado que el frágil escudo térmico compuesto por miles de delicadas losetas de cerámica podía soportar los impactos de espuma a gran velocidad. Pero esta ocasión era diferente. El trozo de espuma era considerablemente más grande de lo habitual y se desprendió cuando la lanzadera viajaba a 2600 km/h, a una altura de veinte kilómetros. Efectivamente, las losetas de la parte inferior del ala izquierda aguantaron el choque como unas campeonas, pero no así los paneles de carbono reforzado (RCC) que protegían el borde de ataque de las altísimas temperaturas de la reentrada. Curiosamente, a nadie se le había ocurrido llevar a cabo las mismas simulaciones de choques con espuma usando estos paneles en vez de losetas. Al cubrir un área mucho menor, la probabilidad de un impacto directo contra uno de estos paneles se consideró despreciable. Desgraciadamente, el trozo de BX-250 que se separó de la parte superior del tanque externo del Columbia (ET-93) tenía muy buena puntería y atravesó limpiamente el panel número ocho del ala izquierda, dejando un bonito boquete de 15 a 25 centímetros de diámetro. Lo suficientemente pequeño como para pasar desapercibido y no afectar a ningún sensor o sistema de importancia, pero lo suficientemente grande para ser mortal. Viendo las imágenes del despegue era imposible determinar si el trozo de espuma había causado algún daño en el escudo térmico, así que los gerifaltes de la NASA pronto pasaron página. Total, si de verdad se había producido algún destrozo importante no había nada que hacer y la tripulación estaría condenada. No había forma alguna de que el Columbia pudiese alcanzar la estación espacial internacional (ISS) desde su órbita y en cualquier caso no disponía de un sistema de acoplamiento. Además, en esta misión el Columbia no llevaba un brazo robot capaz de inspeccionar las alas y de todas formas los astronautas carecían de herramientas para reparar el escudo térmico. Mejor que la tripulación no supiera nada y viviese tranquila hasta el fin. Muchos técnicos de la NASA no estaban de acuerdo con la decisión de sus superiores de olvidarse del asunto del impacto. Según ellos, de haberse confirmado el daño catastrófico durante los primeros días de la misión se podría haber intentado salvar a la tripulación mediante un plan muy arriesgado. De acuerdo con esta estrategia, los astronautas habrían apagado todos los sistemas no esenciales para ahorrar energía. Mientras, la NASA intentaría preparar a toda prisa otro transbordador para lanzarlo lo antes posible. Una vez en órbita, los astronautas del Columbia viajarían hasta el transbordador de rescate mediante varias salidas extravehiculares. Era una locura, pero podía funcionar... siempre y cuando se diese luz verde al plan lo antes posible. Pero no pudo ser. El cuartel general de la NASA dijo que no. Y probablemente hizo lo correcto en base a las pruebas disponibles, ya que lanzar otro transbordador a toda prisa podría haber puesto en peligro más vidas. No obstante, a día de hoy sigue existiendo un elemento que enturbia este asunto. Y es que no sabemos si los satélites espía KH-11 pudieron observar los daños en el escudo térmico del Columbia para determinar la verdadera gravedad de la situación. Lamentablemente, las capacidades y operaciones de estos satélites siguen siendo absoluto secreto, así que resulta imposible juzgar hasta qué punto la cúpula de la NASA tomó la decisión más acertada con las pruebas de las que disponía. Los astronautas fueron informados del choque con el trozo de espuma, pero no lo consideraron algo especialmente grave. Es posible que el piloto y el comandante se sintieran un poco más preocupados de lo normal, pero de ser así no lo demostraron en las sesiones de comunicación con Houston. Y finalmente, tras una misión impecable, llegó la hora de volver a casa. El 1 de febrero de 2003 a las 8:15, hora de la costa este de los EEUU, el Columbia efectuó el encendido de los motores OMS para frenar su velocidad orbital mientras sobrevolaba cabeza abajo el Océano Índico. Media hora después dio comienzo de forma oficial la fase de reentrada sobre el Pacífico, aunque la tripulación no notó nada extraño. A las 8:53 el Columbia sobrevoló la costa oeste de los EEUU a unos 71 kilómetros de altura mientras volaba a Mach 23. En estos momentos la nave está rodeada de una bola de plasma que bloquea las comuniciones de radio de forma intermitente, mientras el morro y el borde de ataque de la nave alcanzan temperaturas superiores a los 1500º C. Justo donde se encuentra el boquete causado por el choque con el trozo de espuma. A medida que el Columbia desciende, el aire se hace más denso y comienza a penetrar por la herida del panel de carbono dañado. A las 8:54 la telemetría muestra que los sensores del ala comienzan a dar lecturas extrañas y cinco minutos después el control de la misión observa preocupado como los sensores de presión de las ruedas del tren de aterrizaje izquierdo dejan de emitir. Sin que Houston ni los astronautas lo pudiesen saber, el aire sobrecalentado estaba derritiendo lenta pero inexorablemente la estructura interna de aluminio del ala izquierda, destruyendo los sensores en el proceso. El Capcom informa a los astronautas de los fallos en los sensores y el comandante Husband replica con un Roger, uh, bu... justo antes de que se corte la señal. Sería la última comunicación con la tripulación, aunque en Houston piensan que se trata de una interrupción normal de las comunicaciones por culpa del plasma. Pocos segundos después de que Husband pronunciase su frase, la alarma general saltó en el panel de mandos del Columbia. Se había perdido la presión hidráulica del ala izquierda y las superficies aerodinámicas no respondían. Los ordenadores de la nave intentan mantener la nave en la orientación correcta, pero es una batalla perdida. El ala izquierda del Columbia se está rompiendo y el orbitador comienza a girar de forma anómala. En este momento la tripulación tuvo que darse cuenta de que algo no iba bien. A las 9:00 el Columbia comienza a desintegrarse al no poder mantener la orientación adecuada con respecto a la dirección de avance. Las fuerzas aerodinámicas destrozan el vehículo ayudadas por las elevadas temperaturas de la reentrada. Desde el suelo, el Columbia se ha convertido en una estrella fugaz que desprende trozos luminosos a su paso. Pero no es el fin para la tripulación. Todavía no. El compartimento presurizado con los siete astronautas se separa del resto de la lanzadera e inmediatamente los tripulantes se quedan a oscuras e incomunicados. Las células de combustible, encargadas de suministrar la energía eléctrica, se han quedado atrás, en la bodega de carga. En una triste repetición de lo sucedido con el Challenger en 1986, la cabina de la tripulación resiste intacta la destrucción del vehículo. Pero, a diferencia de la tripulación del Challenger, los astronautas del Columbia van protegidos por trajes de presión ACES capaces de prolongar su agonía algunos segundos más. Los tres tripulantes de la cabina inferior, Ramon, Clarke y Anderson, deben afrontar sus últimos momentos en una oscuridad casi total. En la cubierta superior, Husband, McCool, Brown y Chawla pueden ver claramente por las ventanas cómo la cabina gira sin parar. Probablemente, Husband y McCool intentaron retomar el control del vehículo hasta el último momento, aunque ya no quedaba vehículo que controlar. Las aceleraciones que experimentaron los astronautas no superaron los 8 g, así que ninguno tuvo la fortuna de desmayarse por culpa de los bruscos giros de la cabina. Tampoco hubo ninguna dramática explosión final. La muerte sobrevino por hipoxia cuando la cabina se despresurizó -los astronautas no habían presurizado los trajes ACES en el momento de la fragmentación del orbitador- o por traumatismos severos cuando el compartimento se deshizo finalmente en la atmósfera a 32 kilómetros de altura. Desgraciadamente, no fue un suceso instantáneo, ya que la desintegración de la cabina se prolongó durante 24 largos segundos. Afortunadamente, se cree que 15 segundos después de la despresurización los siete miembros de la tripulación ya estaban inconscientes. Pero mejor dejamos los detalles más escabrosos al margen. La muerte a Mach 15 no es un asunto agradable. Lo más duro estaba por llegar. Los familiares y amigos de la tripulación esperaban ansiosos en la pista del Centro Espacial Kennedy para contemplar el majestuoso regreso del Columbia. Pero el transbordador nunca aterrizó. En Houston ya era evidente que la tripulación había muerto. Nadie puede sobrevivir a un accidente de este tipo. Sin embargo, y a pesar del retraso, en Florida los familiares no eran conscientes de lo sucedido. Los astronautas veteranos que los acompañaban se miraban entre sí. Sabían que algo había ido tremendamente mal. En el transbordador, o aterrizas a la primera o no aterrizas. No hay segunda oportunidad. Y no hay retrasos. Pocos minutos después, los teléfonos móviles comenzaron a sonar, confirmando los peores temores. El Columbia había desaparecido. En los meses siguientes se recuperarían los restos de la tripulación y unas 84000 piezas (el 38% del orbitador) repartidas por el sur de los Estados Unidos. En cierto modo, la NASA tuvo suerte de que el Columbia se desintegrase mientras sobrevolaba los EEUU, lo que permitió recuperar un gran número de piezas y determinar a ciencia cierta la causa de la tragedia (por suerte, las tres cámaras de combustión de los motores principales, de casi dos toneladas cada una, no causaron daños materiales cuando impactaron con el suelo a velocidades supersónicas). Y es que en misiones anteriores, el transbordador solía pasar sobre el Golfo de México durante la reentrada. Además de la pérdida de siete vidas, la tragedia del Columbia trajo consigo el fin del programa del transbordador. La administración Bush anunció en 2005 su intención de retirarlo en 2010 y sustituirlo por el Programa Constelación, cuyo objetivo era poner un hombre en la Luna antes de 2020. La ISS salvó al shuttle de una cancelación fulminante, ya que de no ser por el transbordador no se podría haber completado su construcción. Finalmente, en 2010 el presidente Obama cancelaría el Programa Constelación y, una vez finalizada la ISS, el año pasado el transbordador fue retirado sin tener un sustituto listo. Diez años después, la principal lección de la tragedia del Columbia sigue siendo que la exploración espacial tiene un precio. No importa lo avanzada que sea la tecnología: antes o temprano tendremos que hacer frente a algún accidente. Entre los efectos personales de los tripulantes del Columbia se encontraba un curioso dibujo llamado Paisaje lunar. Es una imagen a lápiz de la Tierra vista desde la superficie de la Luna, un simple dibujo que difícilmente llamaría la atención, de no ser por un detalle. El dibujo es obra de Petr Ginz, un chico judío de 14 años que lo creó mientras estaba internado en el campo de concentración de Theresienstadt en 1942. Desgraciadamente, nunca pudo ver cómo su dibujo se hizo realidad cuando las misiones Apolo nos enseñaron la Tierra desde nuestro satélite en los años 60. Ginz murió en Auschwitz en 1944 y su dibujo fue rescatado por la madre del astronauta Ilan Ramon, una superviviente del Holocausto. El dibujo de Ginz nos enseña que en los momentos más lúgubres y en las circunstancias más horribles que uno pueda imaginar, la humanidad sigue soñando con explorar y viajar a otros mundos. Diez años después, el mejor homenaje que le podemos hacer a la tripulación del Columbia es no olvidar este espíritu. [image]http://1.bp.blogspot.com/-5E4VEbO_UAs/UQsNUE6TExI/AAAAAAAA50s/gZ_0DZztsNc/s1600/JER2003020210
.jpg[/image] Sirva esta entrada de homenaje a todos aquellos que han dado su vida por la exploración del espacio. Per aspera ad astra. Semper Exploro. Fuente: [link]http://danielmarin.blogspot.com.ar/2013/02/diez-anos-de-la-tragedia-del-columbia.html[/link][a
nchor_text]Eureka[/anchor_text]

Mensaje escrito por edgaralan el 16/03/2016 04:24:38 pm - Puntaje: 31 
pianobar escribió: http://i67.tinypic.com/2m305l1.jpghttp://oi67.tinypic.com/2i771gp.jpghttp://i67.tinypic.com/az71xx.j
pgComo se nota que ninguno estuvo ni siquiera cerca de una casa de cambio, como es el trato de la gente que lleve mucha plata y la cantidad que mueven.Tuve la suerte de ester no en una casa de cambio, en una empresa turismo que además era casa de cambio y pasar detrás del mostrador, no tienen ni puta idea y por eso con una pelotudez de estas salen como locas a decir mira la que se afanaron, cuanta calle y cuantos años les faltan
el video no es una casa de cambio master... es una cueva!!!! esa plata esta ahi para una sola cosa... salir del pais por izquierda!

Mensaje escrito por edgaralan el 17/12/2009 11:18:20 pm - Puntaje: 30 
Hola, yo no me voy, me quedo este foro tiene un no se que que que se yo que me encanta!!!

Mensaje escrito por edgaralan el 07/09/2012 10:18:12 pm - Puntaje: 28 
si ven q no llego, arranquen...

Mensaje escrito por edgaralan el 14/11/2016 08:47:11 pm - Puntaje: 28 
Hola amigos, que les pareció este nuevo capitulo??? a mi me encantó

Mensaje escrito por edgaralan el 09/11/2010 05:04:27 pm - Puntaje: 27 
[image]http://cdn.alt1040.com/files/2010/11/carl-sagan.jpg[/image] De entre todos los divulgadores científicos que la historia nos ha dado uno que destaca especialmente sobre el resto por diversas razones es sin ninguna duda el gran Carl Sagan, quien hoy día 9 de noviembre de 2010 habría cumplido 76 años de edad si no hubiera sido por esa maldita neumonía que se lo llevó un 20 de diciembre del 96 a la edad de 62 años. Como era de esperar diversos organismos de todo el mundo están homenajeando a Sagan en el 76 aniversario de su nacimiento, celebración que servidor y esta casa en general no se querían perder y para unirnos a ella publicamos este post. Así que sin más dilación os dejo con quince citas y grandes frases de Carl Sagan a modo de homenaje y agradecimiento por —entre muchas otras cosas más que podríamos añadir— haber dedicado gran parte de su vida a la divulgación científica y descubrirle a millones de personas el maravillo mundo del Cosmos. Afirmaciones extraordinarias requieren siempre de evidencia extraordinaria. Si quieres salvar a tu hijo del polio puedes rezar o puedes vacunarlo… Aplica la ciencia. Vivimos en una sociedad profundamente dependiente de la ciencia y la tecnología en la que nadie sabe nada de estos temas. Ello constituye una fórmula segura para el desastre. El primer pecado de la humanidad fue la fe la primera virtud la duda. A veces creo que hay vida en otros planetas y a veces creo que no. En cualquiera de los dos casos la conclusión es asombrosa. La ausencia de prueba no es prueba de ausencia. Para hacer una tarta de manzana primero tienes que crear un universo. En algún sitio algo increíble espera ser descubierto. Somos el medio para que el Cosmos se conozca a sí mismo. El universo no fue hecho a medida del hombre tampoco le es hostil: Es indiferente. La ciencia es más que un simple conjunto de conocimientos: es una manera de pensar. Somos polvo de estrellas. En la Ciencia la única verdad sagrada, es que no hay verdades sagradas. Hemos averiguado que vivimos en un insignificante planeta de una triste estrella perdida en una galaxia metida en una esquina olvidada de un universo en el que hay muchas mas galaxias que personas. La Tierra es un lugar más bello para nuestros ojos que cualquiera que conozcamos. Pero esa belleza ha sido esculpida por el cambio: el cambio suave, casi imperceptible, y el cambio repentino y violento. En el Cosmos no hay lugar que esté a salvo del cambio. Fuente: http://alt1040.com/2010/11/carl-sagan-citas-frases

Mensaje escrito por edgaralan el 11/03/2011 12:03:55 pm - Puntaje: 27 
Hola, si estás podrido de ver los threads de RUFOTHEONE en la home de subdivx, vos podes bajarlos... como? usemos nuestros votos para votar otros threads y listo!!! yo creo que este usuario no infringe ninguna regla, pero me parece que se pasa, por eso uso mis votos para subir otros threads que creo deberian quedar en la home

Mensaje escrito por edgaralan el 09/04/2012 03:32:04 pm - Puntaje: 27 
[image]http://i1234.photobucket.com/albums/ff409/vadalan/milaso.jpg?t=1304313192[/image]

Mensaje escrito por edgaralan el 01/05/2017 05:56:42 pm - Puntaje: 27 
TROLL DE INTERNET [youtube]0uiBl2nLVZA[/youtube]

Mensaje escrito por edgaralan el 07/08/2010 12:54:56 am - Puntaje: 26 
Acabo de terminar de ver The Hurt Locker, alguien me puede explicar como fue que gano el oscar a mejor pelicula??? Lo dialogos no me parecieron nada del otro mundo, y ni hablar de que es recontra pro yanki... notaron que no hay soldados malos? todos son buenos y no le disparan a los sospechosos...

Mensaje escrito por edgaralan el 10/11/2011 12:25:11 pm - Puntaje: 26 
Faltandole el respeto a la gravedad

Mensaje escrito por edgaralan el 27/10/2015 11:12:31 am - Puntaje: 26 
la mina dijo scioli es el nuevo presidente de los argentinos... impresionante

Mensaje escrito por edgaralan el 17/07/2012 07:34:19 pm - Puntaje: 25 
lemans escribió:
pampero25 escribió:
Carlos2992 escribió: Ese es el precio del dolar ILEGAL y hay que ser muy boludo para ir y pagarlo.
sera ilegal ..pero es el precio de calle..lo q a vos te falta pq parece q vivis en un termo !!
Si vos necesitas dolares y no queres pagar impuestos jodete.
che, pero hoy por hoy, ni con guita en blanco podes comprar... te estan olbigando a ahorrar en una moneda q se devalua 20% anual... te parece justo?