Login

  





Últimos mensajes dejados por Calvert

Mensaje escrito por Calvert el 09/09/2017 02:03:26 pm - Puntaje: 4 
Ted Chiang-La torre de Babilonia Si la torre estuviera tumbada sobre la llanura de Shinar, se tardaría dos días en caminar desde un extremo al otro. Pero como la torre se alza en vertical, se tarda un mes y medio en subir de su base a su cima, si quien sube no lleva carga alguna. Pero pocos hombres suben a la torre con las manos vacías el paso de la mayoría se reduce por la carreta de ladrillos de la que tiran. Transcurren cuatro meses entre el día en que se carga un ladrillo en una carreta y el día en que se toma de ella para que forme parte de la torre. Hillalum había pasado toda la vida en Elam, y sabía de Babilonia sólo porque era compradora de cobre elamita. Los lingotes de cobre se transportaban en barcos que viajaban Karun abajo hasta el Mar Inferior, rumbo al Éufrates. Hillalum y los demás mineros viajaron por tierra, siguiendo una caravana de mercaderes compuesta por onagros de carga. Anduvieron por un sendero polvoriento que descendía de la meseta y atravesaba las llanuras para llegar a los verdes campos cruzados por canales y diques. Ninguno de ellos había visto la torre antes. Se hizo visible cuando aún estaban a muchas leguas de distancia: una línea fina como una hebra de lino, oscilando en el aire caliente, elevándose de la costra de barro que era la propia Babilonia. Cuando se acercaron, la costra se convirtió en las poderosas murallas de la ciudad, pero ellos sólo tenían ojos para la torre. Cuando por fin bajaron la vista al nivel de la llanura fluvial, vieron las marcas que la torre había hecho en el exterior de la ciudad: el propio Éufrates corría ahora por el fondo de un lecho ancho y hundido, excavado para obtener arcilla con la que moldear ladrillos. Al sur de la ciudad podía verse una hilera tras otra de hornos ya apagados. Al aproximarse a las puertas de la ciudad, la torre parecía más enorme que nada que Hillalum hubiera imaginado jamás: una simple columna que debía ser tan ancha como un templo entero, y que sin embargo se alzaba tan alta que se reducía hasta hacerse invisible. Todos caminaban con la cabeza echada hacia atrás, entornando los ojos contra el sol. Nanni, el amigo de Hillalum, le dio un codazo, pasmado. —¿Tenemos que subir esa cosa? ¿Hasta arriba? —Subir para cavar. Parece... antinatural. Los mineros llegaron a la puerta central de la muralla occidental, por donde salía otra caravana. Mientras se agrupaban en la estrecha franja de sombra que proporcionaba la muralla, Beli, su capataz, se dirigió a gritos a los guardianes de las torres de la puerta. —Somos los mineros convocados desde la tierra de Elam. Los guardianes estuvieron encantados. Uno respondió: —¿Sois aquéllos que van a cavar para atravesar la bóveda del cielo? —Lo somos. La ciudad entera estaba de fiesta. El festival había comenzado hacía ocho días, cuando los últimos ladrillos fueron enviados a la torre, y durarían dos más. Cada día y cada noche, la ciudad se regocijaba, bailaba, festejaba. Junto con los fabricantes de ladrillos estaban los tiradores de las carretas, hombres en cuyas piernas resaltaban los músculos desarrollados por las subidas a la torre. Cada mañana una cuadrilla comenzaba su ascenso: subía durante cuatro días, transfería su carga a la siguiente cuadrilla de tiradores, y el quinto día volvía a la ciudad con las carretas vacías. Una cadena de cuadrillas conducía hasta lo alto de la torre, pero sólo las que estaban más abajo se unieron al festejo de la ciudad. Para aquéllos que vivían en la torre, se había enviado con antelación suficiente vino y carne para que el banquete se extendiera por todo el pilar. Por la noche, Hillalum y los demás mineros elamitas se sentaron en taburetes de adobe ante una larga mesa cargada de comida, una mesa entre muchas otras dispuestas en la plaza de la ciudad. Los mineros hablaban con los tiradores, haciendo preguntas sobre la torre. —Alguien me dijo que los albañiles que trabajan en lo alto de la torre sollozan y se arrancan los cabellos cuando se cae un ladrillo, porque tardarán cuatro meses en sustituirlo, pero a nadie le importa cuando un hombre cae y muere —dijo Nanni—. ¿Es eso cierto? Lugatum, uno de los tiradores más charlatanes, negó con la cabeza. —Oh, no, eso no es más que un cuento. Hay una caravana continua de ladrillos que sube por la torre miles de ladrillos llegan a la cima cada día. La pérdida de un solo ladrillo no es importante para los albañiles. —Se inclinó hacia ellos—. Sin embargo, hay algo que valoran más que una vida humana: una paleta. —¿Por qué una paleta? —Si a un albañil se le cae la paleta, no puede trabajar hasta que le suban una nueva. Durante meses no puede ganarse la comida que consume, así que se ve obligado a endeudarse. La pérdida de una paleta es causa de grandes llantos. Pero si un hombre se cae y su paleta queda atrás, los demás se sienten secretamente aliviados. El siguiente al que se le caiga la paleta puede tomar la sobrante y continuar trabajando sin tener que endeudarse. Hillalum se quedó consternado, y durante un instante de pánico intentó contar cuántos picos habían traído los mineros. Entonces cayó en la cuenta. —Eso no puede ser cierto. ¿Por qué no van a subir paletas de sobra? Su peso no añadiría casi nada al de todos los ladrillos que hay que subir. Y ciertamente la pérdida de un hombre significa un retraso considerable, a menos que haya otro hombre en la cima que sea un hábil albañil. Sin ese hombre, deben esperar a que otro suba desde abajo. Todos los tiradores rugieron de risa. —A éste no le podemos engañar —dijo Lugatum muy divertido. Se volvió hacia Hillalum—. ¿Empezaréis a subir cuando haya terminado el festival? Hillalum bebió de su cuenco de cerveza. —Sí. He oído que con nosotros irán unos mineros de un país occidental, pero no los he visto. ¿Los conoces? —Sí, vienen de un país llamado Egipto, pero no excavan mineral como vosotros. Ellos extraen piedra. —Nosotros también excavamos piedra en Elam —dijo Nanni, con la boca llena de carne de cerdo. —No como ellos. Ellos cortan granito. —¿Granito? —En Elam se extraía caliza y alabastro, pero granito no—. ¿Estás seguro? —Los mercaderes que han viajado a Egipto dicen que tienen zigurats y templos de piedra construidos con grandes bloques de caliza y granito. Y tallan estatuas gigantes de granito. —Pero el granito es muy difícil de trabajar. Lugatum se encogió de hombros. —Para ellos no. Los arquitectos reales piensan que vendrá bien contar con canteros como ésos cuando alcancéis la bóveda del cielo. Hillalum asintió. Eso podía ser verdad. ¿Quién sabía con certeza lo que necesitarían? —¿Los has visto? —No, aún no han llegado, aunque se los espera dentro de unos días. Pero quizá no lleguen antes del final del festival entonces los elamitas ascenderéis solos. —Vosotros nos acompañaréis, ¿verdad? —Sí, pero sólo durante los primeros cuatro días. Luego debemos volver, mientras que vosotros, afortunados, seguiréis adelante. —¿Por qué nos consideras afortunados? —Ansío subir hasta la cima. Una vez tiré con las cuadrillas superiores, y alcancé una altura de doce días de subida, pero eso es lo más alto que he estado. Vosotros iréis mucho más arriba. —Lugatum sonrió con tristeza—. Os envidio porque tocaréis la bóveda del cielo. Tocar la bóveda del cielo. Abrirse paso por ella a golpe de pico. Hillalum se sintió incómodo ante la idea. —No hay razón para envidiarnos... —comenzó a decir. —Así es —dijo Nanni—. Cuando hayamos terminado, todos los hombres tocarán la bóveda del cielo. A la mañana siguiente, Hillalum fue a ver la torre. Se detuvo en el patio gigantesco que la rodeaba. Había un templo a un extremo que hubiera sido impresionante si hubiera estado solo, pero apenas se apreciaba junto a la torre. Se podía sentir su absoluta solidez. Según contaban todas las historias, la torre había sido construida con una fuerza poderosa que ningún zigurat igualaba estaba completamente hecha de ladrillo cocido, mientras que los zigurats normales se construían con meros ladrillos de barro secado al sol, usando ladrillo cocido sólo en la fachada. Los ladrillos se unían con mortero de betún, que empapaba la arcilla cocida y formaba una ligazón tan dura como los propios ladrillos. La base de la torre se parecía a las dos primeras plataformas de un zigurat normal. Había una plataforma cuadrada y gigantesca de unos doscientos codos de lado y cuarenta codos de altura, con una triple escalinata en su fachada sur. Sobre la primera plataforma había otro nivel, una plataforma más pequeña a la que se llegaba sólo por la escalera central. Era en lo alto de la segunda plataforma donde empezaba la torre propiamente dicha. Tenía sesenta codos de lado, y se alzaba como un pilar cuadrado que soportase el peso del cielo. En torno a ella se enroscaba una rampa suavemente inclinada, abierta en el muro, que rodeaba la torre de la misma forma en que una tira de cuero envuelve el mango de un látigo. No mirando de nuevo, Hillalum vio que había dos rampas, y que estaban entrelazadas. El borde exterior de cada rampa estaba recorrido por columnas, no muy gruesas pero sí anchas, que proporcionaban un poco de sombra. Pasando la vista por la torre, vio franjas que se alternaban: rampa, ladrillo, rampa, ladrillo, hasta que ya no podía distinguirlas. Y la torre se alzaba aún más arriba, más allá de donde podía ver el ojo Hillalum parpadeó, entornó la vista, y se mareó. Dio un par de pasos torpes hacia atrás, y se volvió con un estremecimiento. Hillalum pensó en el cuento que le habían contado de pequeño, el relato que seguía al del Diluvio. Contaba que los hombres habían vuelto a poblar las cuatro esquinas de la tierra, habitando más países de los que nunca habían conocido antes. Que los hombres habían navegado hasta los bordes del mundo, y habían visto que el océano caía en la niebla para unirse a las negras aguas del Abismo muy, muy abajo. Que los hombres se habían dado cuenta de esta forma de la extensión de la tierra, y les pareció pequeña, y desearon ver qué había más allá de sus fronteras, todo el resto de la Creación de Yahvé. Que miraron hacia el cielo, y se preguntaron por la morada de Yahvé, situada encima los depósitos que contenían las aguas del cielo. Y que, hacía muchos siglos, comenzó la construcción de la torre, un pilar del cielo, una escalera que los hombres pudieran subir para ver las obras de Yahvé, y que Yahvé pudiera bajar para ver las obras de los hombres. A Hillalum siempre le había parecido emocionante, una historia de miles de hombres que trabajaban sin cesar, pero con alegría, pues trabajaban para conocer mejor a Yahvé. Se había sentido emocionado cuando los babilonios llegaron a Elam buscando mineros. Sin embargo, ahora que se encontraba junto a la base de la torre, sus sentidos se rebelaron, insistiendo en que nada podía alcanzar hasta tan alto. Cuando miraba la extensión de la torre, ya no sentía como si estuviera sobre la tierra. ¿De verdad iba a subir por esa cosa? La mañana de la subida, la segunda plataforma se cubrió, de un lado a otro, de sólidas carretas de dos ruedas dispuestas en hileras. Muchas no estaban cargadas más que con comida de todo tipo: sacos de cebada, trigo, lentejas, cebollas, dátiles, pepinos, hogazas de pan, pescado seco. Había un número incontable de grandes jarras de arcilla con agua, vino de dátiles, cerveza, leche de cabra, aceite de palma. Otras carretas estaban cargadas con el tipo de productos que se vendían en un bazar: recipientes de bronce, cestas de caña, rollos de tela, taburetes y mesas de madera. También había un buey engordado y una cabra a los que unos sacerdotes ponían capuchas para que no pudieran ver a los lados y no temieran la subida. Serían sacrificados cuando llegasen a la cima. Luego había carretas cargadas con los picos y los martillos de los mineros, y los elementos de una pequeña forja. Su capataz también había ordenado que se cargasen varias carretas con leña y hatos de cañas. Lugatum estaba junto a una carreta, comprobando las cuerdas que ataban la leña. Hillalum se le acercó. —¿De dónde procede esta leña? No he visto ningún bosque desde que salimos de Elam. —Hay un bosque al norte, de árboles que plantaron cuando se comenzó a erigir la torre. Los troncos talados flotan río abajo por el Éufrates. —¿Plantasteis un bosque entero? —Cuando comenzaron la torre, los arquitectos sabían que para alimentar los hornos haría falta mucha más leña de la que se encontraba en la llanura, así que hicieron plantar un bosque. Hay cuadrillas cuyo trabajo es regar los árboles, y plantar uno nuevo cada vez que se tala otro. Hillalum estaba asombrado. —¿Y eso aporta toda la leña que se necesita? —La mayoría. Se han talado muchos otros bosques del norte, y su madera se ha traído río abajo. —Inspeccionó las ruedas de la carreta, descorchó una botella de cuero que llevaba y echó un poco de aceite entre la rueda y el eje. Nanni se acercó a ellos, mirando a las calles de Babilonia que se extendían ante ellos. —Nunca en mi vida he estado ni siquiera a esta altura, desde la que puedo bajar la vista y ver una ciudad. —Ni yo —dijo Hillalum, pero Lugatum se rió. —Vamos. Todas las carretas están listas. Pronto todos los hombres formaron parejas, cada una encargada de una carreta. Los hombres se colocaban entre las dos varas de tiro de la carreta, que tenían cuerdas para tirar. Las carretas tiradas por los mineros se mezclaron con las de los tiradores habituales, para asegurarse de que mantuvieran el paso. Lugatum y otro tirador llevaban la carreta que iba detrás de la de Hillalum y Nanni. —Recordad —dijo Lugatum—, permaneced a unos diez codos por detrás de la carreta que va delante. El hombre de la derecha carga con todo el peso cuando se toman las esquinas, y os turnaréis en esa posición cada hora. Los tiradores empezaron a conducir sus carretas por la rampa. Hillalum y Nanni se agacharon y pasaron las cuerdas de su carreta sobre hombros opuestos. Se incorporaron al tiempo, levantando la parte delantera de la carreta del pavimento. —Ahora tirad —gritó Lugatum. Se inclinaron contra las cuerdas, y la carreta comenzó a rodar. Una vez que estaba en marcha, tirar parecía bastante fácil, y se abrieron paso por la plataforma. Luego alcanzaron la rampa, y de nuevo tuvieron que inclinarse mucho. —¿Esto es un carro ligero? —murmuró Hillalum. La rampa era lo suficientemente ancha para que un hombre caminase junto a la carreta si tenía que pasar. La superficie estaba cubierta de ladrillo, con dos surcos marcados por siglos de ruedas. Sobre sus cabezas, el techo se alzaba formando una falsa bóveda, con los anchos ladrillos cuadrados dispuestos en capas superpuestas hasta juntarse en el centro. Las columnas de la derecha eran tan anchas que la rampa parecía, en cierta medida, un túnel. Si no se miraba directamente a un lado, no se notaba necesariamente que uno estaba en una torre. —¿Cantáis mientras excaváis? —preguntó Lugatum. —Cuando la piedra es blanda —dijo Nanni. —Cantad una de vuestras canciones de mineros, entonces. La señal pasó hasta los demás mineros, y en poco tiempo toda la cuadrilla estaba cantando. Mientras las sombras se achicaban, siguieron subiendo cada vez más arriba. Protegidos del sol, rodeados tan sólo de aire limpio, hacía mucho más fresco que en los estrechos callejones de la ciudad a nivel del suelo, donde el calor de mediodía podía matar a los lagartos cuando cruzaban a toda prisa la calle. Mirando por el lado, los mineros podían ver el oscuro Éufrates y los verdes campos que se extendían leguas y leguas, cruzados por los canales que destellaban a la luz del sol. La ciudad de Babilonia era una complicada pauta de calles y edificios apretados, deslumbrantes con el yeso de los encalados cada vez se veía menos de ella, mientras en apariencia se iba acercando a la base de la torre y quedaba oculta por ésta. Hillalum estaba tirando de nuevo de la cuerda de la derecha, la más cercana al borde, cuando oyó unos gritos procedentes del nivel inferior de la rampa ascendente. Pensó en parar y mirar por el lado, pero no quería interrumpir el paso, y de todas formas no podría ver la rampa inferior con claridad. —¿Qué sucede ahí abajo? —gritó a Lugatum a su espalda. —Uno de tus compañeros mineros tiene miedo a la altura. De vez en cuando hay un hombre así entre los que suben por primera vez. Estos hombres se aferran al suelo y no pueden seguir subiendo. Pero pocos lo sienten tan pronto. Hillalum lo entendió. —Conocemos un miedo parecido entre los que quieren ser mineros. Algunos hombres no pueden soportar el entrar en las minas por temor a quedar enterrados. —¿En serio? —gritó Lugatum—. No había oído hablar de eso. ¿Cómo te sienta la altura a ti? —No siento nada. —Pero miró brevemente a Nanni, y ambos supieron la verdad. —Sientes nervios en las palmas, ¿verdad? —susurró Nanni. Hillalum pasó las manos por la áspera fibra de la cuerda y asintió. —Yo también lo sentí antes, cuando estaba más cerca del borde. —Quizá deberíamos ir encapuchados, como el buey y la cabra —murmuró Hillalum en broma. —¿Crees que nosotros también tendremos miedo de la altura cuando subamos más arriba? Hillalum reflexionó. Que uno de sus compañeros sintiera miedo tan pronto no era buena señal. Pero no quiso preocuparse miles de personas subían sin miedo, y sería estúpido que el de un minero les infectase a todos. —Es sólo que no estamos acostumbrados. Disponemos de meses enteros para aclimatarnos a las alturas. Para cuando alcancemos la cima de la torre, desearemos que fuera más alta. —No —dijo Nanni—. No creo que entonces quiera seguir tirando de esta cosa mucho más. —Ambos se rieron. Por la noche tomaron una cena de cebada y cebollas y lentejas, y durmieron en los estrechos pasillos que penetraban en el cuerpo de la torre. Cuando despertaron a la mañana siguiente, los mineros apenas podían caminar, de lo doloridas que estaban sus piernas. Los tiradores se rieron y les dieron un bálsamo para que se lo frotasen en los músculos, y redistribuyeron la carga de las carretas para reducir la de los mineros. Para entonces, mirar por el lado hacía que las rodillas de Hillalum se debilitasen. A esa altura soplaba un viento constante, y adivinó que se haría más fuerte según subieran. Se preguntó si alguien había sido arrebatado por el viento de la torre en un momento de imprudencia. Y la caída ese hombre tendría tiempo de recitar una oración antes de tocar el suelo. Hillalum se estremeció al pensarlo. Aparte del dolor de las piernas de los mineros, el segundo día fue parecido al primero. Ahora podían ver a mucha mayor distancia, y la amplitud de la tierra visible era pasmosa se veían los desiertos más allá de los campos, y caravanas que parecían poco más que hileras de insectos. Ningún otro minero tuvo tanto miedo de la altura como para no poder continuar, y su ascenso prosiguió todo el día sin incidentes. Al tercer día, las piernas de los mineros no habían mejorado, y Hillalum se sentía como un viejo lisiado. Sólo al cuarto día sintieron mejor las piernas, y volvieron a tirar de sus cargas originales. La subida continuó hasta la noche, cuando se encontraron con la segunda cuadrilla de tiradores que llevaban carretas vacías rápidamente por la rampa descendente. Las rampas de arriba y de abajo se enroscaban la una en torno a la otra sin tocarse, pero estaban unidas por pasillos que atravesaban el cuerpo de la torre. Cuando las cuadrillas hubieron pasado completamente de una rampa a otra, intercambiaron las carretas. Los mineros fueron presentados a los tiradores de la segunda cuadrilla, y todos charlaron y comieron juntos esa noche. A la mañana siguiente, la primera cuadrilla preparó las carretas vacías para su regreso a Babilonia, y Lugatum se despidió de Hillalum y Nanni. —Cuidad de vuestra carreta. Ha subido toda la altura de la torre más veces que ningún hombre. —¿También envidias a la carreta? —preguntó Nanni. —No, porque cada vez que llega a la cima debe recorrer todo el camino hasta abajo. Eso no podría soportarlo. Cuando la segunda cuadrilla se detuvo al finalizar el día, el tirador del carro detrás de Hillalum y Nanni se acercó para enseñarles algo. Su nombre era Kudda. —Nunca habéis visto ponerse el sol a esta altura. Venid, mirad. —El tirador fue hasta el borde y se sentó, con las piernas colgando por el lado. Vio que dudaban—. Venid. Podéis tumbaros y mirar por el borde, si preferís. —Hillalum no deseaba parecer un niño temeroso, pero no podía obligarse a sentarse ante un precipicio que se extendía miles de codos bajo sus pies. Se tumbó sobre el vientre, asomando sólo la cabeza. Nanni hizo lo mismo. —Cuando el sol esté a punto de ponerse, mirad hacia abajo, al costado de la torre. —Hillalum miró hacia abajo, y dirigió rápidamente la vista hacia el horizonte. —¿Cuál es la diferencia en la puesta de sol aquí? —Pensadlo, cuando el sol se hunde tras los picos de las montañas del oeste, se hace oscuro en la llanura de Shinar. Sin embargo, aquí estamos más alto que las cumbres de las montañas, así que todavía podemos ver el sol. El sol debe bajar más para que aquí se haga de noche. Hillalum se quedó con la boca abierta al comprender. —Las sombras de las montañas marcan el comienzo de la noche. La noche cae sobre la tierra antes que aquí. Kudda asintió. —Se puede ver a la noche viajando torre arriba, desde el suelo hasta el techo. Se mueve rápidamente, pero deberíais poder observarla. Miró el globo rojo del sol durante un minuto, y luego bajó la vista y señaló. —¡Mirad! Hillalum y Nanni miraron hacia abajo. En la base del inmenso pilar, la diminuta Babilonia estaba a oscuras. Entonces la oscuridad subió por la torre, como un toldo que se desenrollase hacia arriba. Se movía tan despacio que Hillalum podía contar los momentos que pasaban, pero luego se hizo más rápida según se acercaba, hasta que pasó sobre ellos más rápidamente que un parpadeo, y se encontraron sumidos en el crepúsculo. Hillalum se dio la vuelta y miró hacia arriba, a tiempo para ver cómo la oscuridad ascendía rápidamente por el resto de la torre. Gradualmente, el cielo se volvió menos luminoso mientras el sol se hundía bajo el borde del mundo, a mucha distancia. —Algo digno de verse, ¿no os parece? —dijo Kudda. Hillalum no dijo nada. Por primera vez, supo lo que era realmente la noche: la sombra de la propia tierra arrojada contra el cielo. Después de subir durante otros dos días, Hillalum se acostumbró un poco a la altura. Aunque estaban a casi una legua del suelo, podía soportar permanecer al borde de la rampa y mirar torre abajo. Se agarró a una de las columnas del borde, y se inclinó cuidadosamente para mirar hacia arriba. Se dio cuenta de que la torre ya no parecía un pilar de superficie lisa. —La torre parece ensancharse más arriba —dijo a Kudda—. ¿Cómo es posible? —Mira mejor. Hay balcones de madera que salen de los lados. Están hechos de madera de ciprés, y cuelgan de cuerdas de lino. Hillalum entornó la vista. —¿Balcones? ¿Para qué son? —Están cubiertos de tierra para que la gente pueda cultivar verduras. A esta altura escasea el agua, así que el cultivo más frecuente es la cebolla. Más arriba, donde hay más lluvia, verás judías. —¿Cómo puede haber lluvia más arriba que no caiga aquí? —preguntó Nanni. A Kudda le sorprendió que preguntase eso. —Se seca en el aire al caer, por supuesto. —Oh, por supuesto. —Nanni se encogió de hombros. Hacia el final del día llegaron al nivel de los balcones. Eran plataformas planas repletas de cebollas y sujetas con gruesas cuerdas que colgaban del muro superior de la torre, justo debajo de la siguiente hilera de balcones. En cada nivel, el interior de la torre tenía varias habitaciones estrechas donde vivían las familias de los tiradores. Se podía ver a las mujeres sentadas ante los umbrales cosiendo túnicas, o en los jardines desenterrando bulbos. Los niños jugaban rampa arriba y abajo, pasando entre las carretas de los tiradores, y corrían por el borde de los balcones sin miedo. Los moradores de la torre reconocieron fácilmente a los mineros, y todos sonrieron y saludaron. Cuando llegó la hora de la cena, todas las carretas se detuvieron y la comida y otros productos fueron retirados para que los usase esta gente. Los tiradores saludaron a sus familias, e invitaron a los mineros a compartir su cena. Hillalum y Nanni comieron con la familia de Kudda, y disfrutaron de una estupenda cena de pescado seco, pan, vino de dátiles y frutas. Hillalum vio que esta sección de la torre formaba una especie de ciudad diminuta dispuesta en fila entre dos calles, la rampa ascendente y la descendente. Había un templo donde se realizaban los rituales de los festivales había magistrados que resolvían las disputas había tiendas que se proveían con los productos de la caravana. Por supuesto, la ciudad era inseparable de la caravana: ninguna podía existir sin la otra. Y sin embargo, cualquier caravana era en esencia un viaje, una cosa que empezaba en un sitio y terminaba en otro. Esta ciudad nunca había sido prevista como un lugar permanente, era simplemente parte de un viaje de varios siglos de duración. Después de cenar, preguntó a Kudda y a su familia: —¿Habéis visitado alguna vez Babilonia? La mujer de Kudda, Alitum, respondió: —No, ¿para qué íbamos a hacerlo? Es un largo camino, y aquí tenemos todo lo que necesitamos. —¿No sentís ningún deseo de caminar realmente sobre la tierra? Kudda se encogió de hombros. —Vivimos en el camino hacia el cielo todo el trabajo que hacemos es para extenderlo más. Cuando abandonemos la torre, seguiremos la rampa ascendente, no la descendente. Según subían los mineros, con el paso del tiempo llegó el día en que la torre parecía ser igual cuando se miraba hacia arriba o hacia abajo desde el borde de la rampa. Por debajo, el fuste de la torre se reducía hasta desaparecer mucho antes de que pareciera alcanzar la llanura a sus pies. De la misma forma, los mineros estaban aún lejos de poder ver la cima. Lo único que era visible era un trecho de torre. Mirar arriba o abajo era terrorífico, pues la seguridad de la continuidad había desaparecido ya no formaban parte del suelo. La torre podría haber sido un hilo suspendido en el aire, sin contacto ni con la tierra ni con el cielo. Hubo momentos durante esa parte de la ascensión en que Hillalum se desesperó, sintiéndose fuera de lugar y lejos del mundo era como si la tierra le hubiera rechazado por su infidelidad, mientras que el cielo se negaba a aceptarle. Deseó que Yahvé hiciera una señal que permitiera a los hombres saber que su afán gozaba de su aprobación de otra forma, ¿cómo podían estar en un lugar que ofrecía tan pocos alicientes al espíritu? Los moradores de la torre a esa altitud no se sentían incómodos con su posición siempre saludaban a los mineros cálidamente y les deseaban suerte con su tarea en la bóveda. Vivían entre las húmedas nieblas de las nubes, veían las tormentas desde abajo y desde arriba, recogían cosechas del aire, y no temían en ningún momento que éste fuera un sitio inapropiado para los hombres. No contaban con seguridades o ánimos divinos, pero la gente nunca conocía momentos de duda. Con el paso de las semanas, el sol y la luna alcanzaron alturas cada vez menores en sus viajes cotidianos. La luna inundaba el lado sur de la torre con sus rayos plateados, brillando como si el ojo de Yahvé los observase. Al cabo, estuvieron exactamente al mismo nivel de la luna cuando ésta pasaba habían alcanzado la altura del primero de los cuerpos celestes. Se esforzaron por distinguir los detalles de la cara devastada de la luna, y se maravillaron de su movimiento solemne que despreciaba cualquier apoyo. Entonces se acercaron al sol. Era la estación veraniega, cuando el sol parece estar casi justo encima de Babilonia, lo que hacía que pasase cerca de la torre a esa altura. Ninguna familia vivía en esa sección de la torre, ni había ningún balcón, puesto que el calor era tan grande que quemaba la cebada. El mortero entre los ladrillos de la torre ya no era de betún, que se hubiera reblandecido y derretido, sino de arcilla, que había sido prácticamente cocida por el calor. Como protección contra las temperaturas diurnas, las columnas se habían ensanchado hasta formar un muro casi continuo que encerraba la rampa en un túnel con sólo unas estrechas ranuras para dejar entrar el viento sibilante y lanzas de luz dorada. Las cuadrillas de tiradores habían estado regularmente distribuidas hasta este punto, pero aquí era necesario un ajuste. Salieron cada vez más temprano cada mañana, para conseguir mayor oscuridad durante el tiempo de tiro. Mientras estuvieron al nivel de sol, viajaron únicamente de noche. Durante el día, intentaban dormir, desnudos y sudorosos bajo la brisa caliente. A los mineros les preocupaba que, si conseguían dormirse, se cocerían hasta morir antes de despertarse. Pero los tiradores habían hecho el viaje muchas veces, y nunca habían perdido a ningún hombre, y al cabo del tiempo subieron por encima del nivel del sol, donde las cosas eran como habían sido más abajo. Ahora la luz del día brillaba hacia arriba, lo que parecía lo más antinatural del mundo. Los balcones tenían algunos tablones de menos para que la luz del sol pudiese entrar por ellos, con tierra en las pasarelas restantes las plantas crecían de lado y hacia abajo, doblándose para atrapar los rayos del sol. Luego se acercaron al nivel de las estrellas, pequeñas esferas de fuego que se extendían por todas partes. Hillalum había esperado que estuvieran dispuestas más densamente, pero incluso contando las estrellas diminutas invisibles desde el suelo, parecían estar muy dispersas. No estaban todas a la misma altitud, sino que ocupaban varias leguas de altura. Era difícil saber a qué distancia estaban, puesto que no había nada que indicara su tamaño, pero de vez en cuando una se acercaba más, permitiendo apreciar su asombrosa velocidad. Hillalum se dio cuenta de que todos los objetos del cielo se desplazaban a velocidades parecidas, de forma que pudieran viajar en un solo día de un borde del mundo al otro. De día, el cielo era de un azul mucho más pálido de lo que parecía desde la tierra, señal de que se estaban acercando a la bóveda. Inspeccionando el cielo, Hillalum se sintió sorprendido al comprobar que había estrellas visibles durante el día. No podían verse desde la tierra entre el brillo del sol, pero desde esta altitud se apreciaban claramente. Un día Nanni se le acercó con aire urgente y le dijo: —¡Una estrella ha chocado contra la torre! —¡Qué! —Hillalum miró a su alrededor, lleno de pánico, como si hubiera sufrido un golpe. —No, no ahora. Hace mucho tiempo, más de un siglo. Uno de los moradores de la torre está contando la historia su abuelo lo vio. Entraron en los pasillos y vieron a varios mineros sentados en torno a un anciano apergaminado. —... se incrustó en los ladrillos a una media legua por encima de aquí. Aún puede verse la cicatriz que dejó es como una picadura gigante. —¿Qué pasó con la estrella? —Ardía y siseaba, y era demasiado brillante para contemplarla. Los hombres pensaron en sacarla para que pudiera seguir su curso, pero estaba demasiado caliente para acercarse a ella, y no se atrevieron a apagarla con agua. Al cabo de unas semanas se enfrió hasta formar una masa nudosa de negro metal celeste, tan grande como el contorno de los brazos unidos de un hombre. —¿Tan grande? —dijo Nanni, con la voz llena de asombro. Cuando las estrellas caían a la tierra por su cuenta, a veces se encontraban pequeños montones de metal celeste, más duro que el mejor bronce. Este metal no podía ser fundido para forjarlo, así que se trabajaba a martillazos tras calentarlo al rojo con él se hacían amuletos. —Así es, y nadie había oído jamás que una masa de este tamaño se hubiera encontrado en la tierra. ¿Podéis imaginar las herramientas que se podrían fabricar con ella? —No intentasteis martillarla para hacer herramientas, ¿verdad? —preguntó Hillalum, horrorizado. —Oh, no. Los hombres tenían miedo de tocarla. Todo el mundo descendió de la torre, esperando el castigo de Yahvé por perturbar el funcionamiento de la Creación. Esperaron durante meses, pero no hubo ninguna señal. Al cabo volvieron y sacaron la estrella del agujero. Está en un templo de la ciudad, abajo. Hubo un momento de silencio. Luego uno de los mineros dijo: —Nunca he oído hablar de esto en los relatos sobre la torre. —Fue una trasgresión, algo de lo que no se habla. Según subían por la torre aún más arriba, el cielo se iba volviendo de color más claro, hasta que una mañana Hillalum se despertó y se paró en el borde y gritó de la impresión: lo que antes había parecido un cielo pálido era ahora como un techo blanco que se extendía muy por encima de su cabeza. Estaban ya tan cerca que podían ver la bóveda del cielo, verla como un sólido caparazón que encerraba todo el cielo. Los mineros hablaban en voz baja, mirando hacia arriba como idiotas, mientras los moradores de la torre se reían de ellos. Al continuar subiendo, se sorprendieron de ver lo cerca que estaban en realidad. La falta de rasgos de la superficie de la bóveda les había engañado, haciéndola indetectable hasta que surgió, de repente, al parecer justo sobre sus cabezas. Ahora, en lugar de subir al cielo, subían para alcanzar una llanura sin marcas que se extendía infinitamente en todas direcciones. Todos los sentidos de Hillalum estaban desorientados ante su visión. A veces, cuando miraba la bóveda, sentía como si el mundo se hubiera invertido de alguna forma, y le parecía que si tropezaba caería para arriba, hacia la bóveda. Y cuando le parecía que la bóveda estaba sobre su cabeza, sentía su peso opresivo. La bóveda era un estrato tan pesado como el mundo entero, y sin embargo carecía completamente de apoyo, y él temía lo que nunca había temido en las minas: que el techo cayese sobre él. Había otros momentos en los que parecía como si la bóveda fuera un precipicio vertical de altura inimaginable que se alzara ante él, y la tierra apenas perceptible tras él fuera otro semejante, y la torre una cuerda tensa entre los dos. O lo peor de todo, por un instante le pareció que no había arriba ni abajo, y su cuerpo no sabía en qué dirección debía sentirse atraído. Era como el miedo a las alturas, sólo que mucho peor. A menudo se despertaba de un sueño poco reparador para encontrarse sudoroso y con los dedos atenazados, intentando aferrar el suelo de ladrillo. Nanni y muchos de los demás mineros tenían también los ojos enrojecidos, aunque ninguno hablaba de lo que perturbaba su sueño. Su ascenso se volvió más lento, en lugar de ir más rápido, como había esperado Beli, el capataz la vista de la bóveda inspiraba incomodidad en lugar de ansia. Los tiradores habituales se impacientaban con ellos. Hillalum se preguntó qué clase de persona producía vivir en esas condiciones. ¿Cómo evitaban caer en la locura? ¿Se acababan acostumbrando a esto? ¿Acaso los niños nacidos bajo un cielo sólido gritarían si vieran el suelo bajo sus pies? Quizá los hombres no estaban hechos para vivir en un sitio así. Si su propia naturaleza les impedía acercarse mucho al cielo, entonces los hombres deberían permanecer sobre la tierra. Cuando alcanzaron la cima de la torre, la desorientación desapareció, o quizá se habían vuelto inmunes. Allí, de pie en la plataforma cuadrada de la cima, los mineros contemplaron la visión más asombrosa que nunca hubieran visto ojos humanos: muy lejos bajo ellos se extendía un tapiz de tierra y mar velado por la niebla, ondulando en todas direcciones hasta donde alcanzaba la vista. Justo por encima de ellos colgaba el propio techo del mundo, el límite superior absoluto del cielo, que garantizaba que su posición era la más alta posible. Allí estaba todo cuanto podía verse de una sola vez de la Creación. Los sacerdotes comenzaron una oración a Yahvé dieron gracias porque se les permitiera ver tanto, y pidieron perdón por su deseo de ver más. Y en la cima se dispusieron los ladrillos. Se podía oler el denso y áspero olor del alquitrán, surgiendo de los calderos calientes en los que se fundía el betún. Era el olor más terrestre que los mineros habían olido en los últimos cuatro meses, y sus narices se desesperaron por atrapar un soplo antes de que se lo llevase el viento. Allí en la cima, donde la sustancia que supuraba de las grietas de la tierra se volvía sólida para unir los ladrillos, la tierra estaba haciendo brotar un miembro que perforase el cielo. Allí trabajaban los albañiles, los hombres manchados de betún que mezclaban el mortero y colocaban hábilmente los pesados ladrillos con absoluta precisión. Más que nadie, estos hombres no podían permitirse marearse cuando veían la bóveda, pues la torre no podía separarse ni la anchura de un dedo respecto a la vertical. Estaban acercándose al final de su tarea, y después de cuatro meses de ascensión, los mineros estaban listos para empezar la suya. Los egipcios llegaron poco después. Eran de piel oscura y de constitución delgada, y tenían barbillas escasamente pobladas. Habían tirado de carretas llenas de martillos de dolerita, y herramientas de bronce, y cuñas de madera. Su capataz se llamaba Senmut, y discutió con Beli, el capataz elamita, sobre la forma de penetrar en la bóveda. Los egipcios construyeron una forja con lo que habían traído, como hicieron los elamitas, para volver a forjar las herramientas de bronce que perderían el filo durante la excavación. La bóveda en sí estaba apenas más allá de las puntas extendidas de los dedos de un hombre parecía lisa y fría cuando uno saltaba para tocarla. Parecía estar hecha de un granito blanco de grano fino, sin marcas y sin ningún rasgo. Y ahí estaba el problema. Mucho tiempo antes, Yahvé había enviado el Diluvio, liberando las aguas de arriba y de abajo las aguas del Abismo habían brotado de las fuentes de la tierra, y las aguas del cielo habían manado por las compuertas de la bóveda. Ahora los hombres veían la bóveda de cerca, pero no había compuertas que pudieran distinguirse. Escudriñaron atentamente la superficie en todas direcciones, pero no había aberturas, ventanas o grietas que interrumpieran la llanura de granito. Parecía que su torre se encontraba con la bóveda en un punto entre dos depósitos, lo que desde luego era una suerte. Si hubieran visto una compuerta, hubieran tenido que arriesgarse a abrirla a golpes para vaciar el depósito. Eso significaría lluvia en Shinar, fuera de estación y más intensa que la lluvia de invierno causaría inundaciones a lo largo del Éufrates. La lluvia terminaría probablemente cuando el depósito quedase vacío, pero siempre cabía la posibilidad de que Yahvé los castigase e hiciese que la lluvia continuase hasta que la torre cayese y Babilonia se disolviese en una masa de barro. Aunque no había compuertas visibles, seguía existiendo un riesgo. Quizá las puertas no tuvieran cierres perceptibles para los ojos mortales y hubiera un depósito justo sobre ellos. O quizá los depósitos eran inmensos, de forma que incluso si las compuertas más cercanas estaban a muchas leguas de distancia, aún habría un depósito sobre ellos. Hubo mucha discusión sobre cuál era la mejor forma de actuar. —Ciertamente, Yahvé no permitirá que la torre sea barrida por el agua —argumentó Qurdusa, uno de los albañiles—. Si la torre fuera un sacrilegio, Yahvé ya la habría destruido. Sin embargo, en todos los siglos que llevamos trabajando, nunca hemos visto la más mínima señal de disgusto de Yahvé. Yahvé secará cualquier depósito antes de que lo perforemos. —Si Yahvé mirase este afán con tan buenos ojos, ya habría una escalera dispuesta para nosotros en la bóveda —respondió Eluti, un elamita—. Yahvé no nos ayudará ni nos pondrá obstáculos si perforamos un depósito, nos las veremos con el asalto de sus aguas. Hillalum no pudo mantener sus dudas en silencio en un momento como ése. —¿Y si las aguas son infinitas? —preguntó—. Puede que Yahvé no nos castigue, pero Yahvé puede permitir que hagamos caer nuestro propio juicio sobre nosotros. —Elamita —dijo Qurdusa—, aunque seas un recién llegado a la torre, deberías saber que eso es imposible. Trabajamos por amor a Yahvé, lo hemos hecho durante toda la vida, como nuestros padres de generación en generación. Unos hombres tan virtuosos como nosotros no pueden ser juzgados duramente. —Es cierto que trabajamos con el más puro de los objetivos, pero eso no quiere decir que hayamos trabajado sabiamente. ¿Eligieron realmente los hombres el camino correcto cuando optaron por vivir sus vidas lejos de la tierra de la que fueron formados? Nunca ha dicho Yahvé que la elección fuera correcta. Ahora nos aprestamos a forzar al cielo a abrirse, aunque sabemos que hay agua sobre nosotros. Si nos equivocamos, ¿cómo podemos estar seguros de que Yahvé nos protegerá de nuestros propios errores? —Hillalum aconseja precaución, y yo estoy de acuerdo —dijo Beli—. Debemos asegurarnos de que no desatamos un segundo Diluvio sobre el mundo, ni siquiera lluvias peligrosas sobre Shinar. He discutido con Senmut de los egipcios, y me ha mostrado diseños que han empleado para sellar las tumbas de sus reyes. Creo que sus métodos pueden proporcionarnos seguridad cuando comencemos a excavar. Los sacerdotes sacrificaron al buey y a la cabra en una ceremonia en la que se dijeron muchas palabras sagradas y se quemó mucho incienso, y los mineros comenzaron a trabajar. Mucho antes de que los mineros alcanzasen la bóveda se había hecho evidente que limitarse a cavar con martillos y picos no sería práctico: incluso si estuvieran haciendo un túnel horizontal, no conseguirían avanzar más de dos dedos al día a través del granito, y hacer un túnel hacia arriba sería mucho más lento. En vez de eso, utilizaron el fuego. Con la leña que habían traído, se hizo una hoguera bajo el punto elegido de la bóveda, y se alimentó regularmente durante un día. Ante el calor de las llamas, la piedra se agrietó y desgajó. Tras dejar que el fuego se extinguiese, los mineros arrojaron agua sobre la piedra para agrandar las grietas. Entonces pudieron romper la piedra en grandes trozos que cayeron pesadamente sobre la torre. De esta forma pudieron avanzar casi un codo entero por cada día que ardía el fuego. El túnel no se alzaba directamente en vertical, sino que formaba un ángulo como el de una escalinata, de forma que pudieran construir una rampa de escalones para llegar hasta él desde la torre. El fuego dejaba las paredes y el suelo lisos los hombres construyeron una estructura de escalones de madera en la parte inferior para no resbalarse. Usaron una plataforma de ladrillo cocido para acercar la hoguera al final del túnel. Cuando el túnel hubo penetrado diez codos en la bóveda, lo alisaron y ensancharon para formar una habitación. Una vez que los mineros retiraron toda la piedra que había sido debilitada por el fuego, los egipcios comenzaron a trabajar. No usaban fuego para cortar la piedra. Sólo con sus bolas y mazos de dolerita, comenzaron a construir una puerta corrediza de granito. Primero quitaron piedra trozo a trozo para separar un inmenso bloque de granito de una de las paredes. Hillalum y los demás mineros intentaron ayudar, pero les pareció muy difícil: la piedra no se desgastaba mediante la presión, sino que se reducía lasca a lasca, usando golpes de martillo de una fuerza determinada, y los más débiles y los más fuertes no servían de nada. Al cabo de unas semanas, el bloque estaba listo. Era más alto que un hombre, y aún más ancho. Para liberarlo del suelo, cortaron ranuras alrededor de la base y metieron cuñas secas de madera. Luego metieron cuñas más pequeñas en las primeras para abrirlas, y echaron agua en las grietas de forma que la madera se hinchase. En unas horas, apareció una grieta en la piedra, y el bloque quedó suelto. En la parte trasera de la habitación, a la derecha, los mineros quemaron un pasillo estrecho que se dirigía hacia arriba formando una cuesta, y en el suelo frente a la entrada de la cámara cavaron un canal en cuesta descendente de un codo de profundidad. Así se formó una rampa continua y lisa que atravesaba el suelo inmediatamente frente a la entrada, y terminaba justo a su izquierda. En esa rampa los egipcios cargaron el bloque de granito. Tiraron y empujaron el bloque por el corredor lateral, donde apenas encajaba, y lo sostuvieron en ese sitio con una pila de ladrillos planos de adobe dispuestos contra la parte inferior de la pared izquierda, como una columna que yaciese sobre la rampa. Con la piedra corrediza para detener las aguas, los mineros ya podían continuar su túnel con seguridad. Si quebraban un depósito y las aguas del cielo comenzaban a fluir por el túnel, romperían los ladrillos uno por uno, y la piedra se deslizaría hacia abajo hasta descansar en el agujero del suelo, bloqueando completamente la entrada. Si las aguas fluían con tanta fuerza que empujaban a los hombres fuera de los túneles, los ladrillos de adobe se acabarían disolviendo, y de nuevo la piedra se deslizaría hacia abajo. Las aguas quedarían contenidas, y los mineros podrían empezar un nuevo túnel en otra dirección, para evitar el depósito. Los mineros volvieron a usar el fuego para continuar el túnel, empezando en el extremo opuesto de la sala. Para que el aire circulase por la bóveda, se dispusieron oblicuamente pellejos de buey tensos sobre altos armazones de madera a la entrada del túnel en la cima de la torre. Así el viento constante que soplaba bajo la bóveda del cielo era guiado hacia arriba y al túnel mantenía el fuego ardiendo, y limpiaba el aire cuando se apagaba el fuego, de forma que los mineros pudieran cavar sin respirar humo. Los egipcios no dejaron de trabajar una vez que la piedra corrediza quedó lista. Mientras los mineros atacaban con los picos el extremo del túnel, los egipcios se dedicaron a tallar una escalera en la piedra sólida, para sustituir los escalones de madera. Esto lo hicieron con las cuñas de madera, y los bloques que quitaban del suelo inclinado dejaban tras de sí escalones. Así trabajaron los mineros, extendiendo el túnel cada vez más. El túnel siempre subía, aunque cambiaba de dirección regularmente como un hilo en una sutura gigante, de forma que su dirección general era directa hacia arriba. Construyeron otras salas con puertas corredizas, de forma que sólo el segmento superior del túnel quedaría inundado si perforaban un depósito. Tallaron canales en la superficie de la bóveda, de los cuales colgaron pasarelas y plataformas comenzando desde estas plataformas, a buena distancia de la torre, excavaron túneles laterales que se encontraban con el túnel principal muy adentro. El viento era guiado por estos túneles para proporcionar ventilación, limpiando el humo de la parte más profunda del túnel. Durante años continuó el trabajo. Las cuadrillas de tiradores ya no llevaban ladrillos, sino leña y agua para las hogueras. La gente empezó a habitar los túneles más cercanos a la superficie de la bóveda, cultivando verduras que crecían hacia abajo en plataformas colgantes. Los mineros vivían allí, al borde del cielo algunos se casaron y tuvieron hijos. Pocos volvieron a pisar la tierra. Con un trapo mojado envolviéndole el rostro, Hillalum bajó de los escalones de madera hasta encontrar piedra, después de haber echado más leña en la hoguera al final del túnel. El fuego duraría muchas horas, y él esperaría en los túneles inferiores, donde el viento no estaba lleno de humo. Entonces se produjo un ruido distante de algo que se rompía, el ruido de una montaña de piedra que se partía en dos, y luego un rugido creciente. Y entonces un torrente de agua apareció bajando por el túnel. Durante un momento, Hillalum quedó helado de terror. El agua, sorprendentemente fría, chocó contra sus piernas, derribándole. Se levantó, buscando aire, inclinándose contra la corriente, aferrando los escalones. Habían topado con un depósito. Tenía que llegar más abajo de la puerta corrediza más cercana antes de que se cerrarse. Sus piernas deseaban saltar de escalón en escalón, pero sabía que no permanecería de pie si lo hacía, y ser arrastrado por la corriente enfurecida probablemente le mataría. Yendo tan rápido como podía, bajó de escalón en escalón. Se resbaló varias veces, deslizándose hasta doce escalones seguidos los escalones de piedra le arañaron la espalda, pero no sintió dolor. Todo el tiempo estaba seguro de que el túnel se vendría abajo y le aplastaría, o si no la bóveda entera se abriría, y el cielo aparecería bajo sus pies, y caería a la tierra con la lluvia celeste. El castigo de Yahvé había llegado, un segundo Diluvio. ¿Cuánto le quedaba para alcanzar la piedra corrediza? El túnel parecía extenderse sin fin, y las aguas fluían hacia abajo aún más rápido ahora. Estaba prácticamente corriendo escaleras abajo. De repente tropezó y chapoteó en agua poco profunda. Se había pasado el final de las escaleras, y había caído en la sala de la piedra corrediza, y había agua a la altura de sus rodillas. Se levantó, y vio a Damqiya y Ahuni, dos compañeros mineros, que acababan de verle. Estaban ante la piedra que ya bloqueaba la salida. —¡No! —gritó. —¡La han cerrado! —chilló Damqiya—. ¡No nos han esperado! —¿Falta alguien más? —gritó Ahuni, sin esperanza—. Quizá podamos mover el bloque. —No hay nadie más —respondió Hillalum—. ¿Pueden empujarla desde el otro lado? —No pueden oírnos. —Ahuni aporreó el granito con un martillo, sin producir ningún sonido entre el estruendo del agua. Hillalum pasó la vista por la pequeña sala, notando sólo ahora que había un egipcio flotando boca abajo en el agua. —Murió al caer por las escaleras —aulló Damqiya. —¿No hay nada que podamos hacer? Ahuni miró hacia arriba. —Yahvé, sálvanos. Los tres estaban de pie metidos en el agua que subía, rezando con desesperación, pero Hillalum sabía que era en vano: su destino le había alcanzado por fin. Yahvé no había pedido a los hombres que construyeran la torre o que perforaran la bóveda la decisión de construirla era exclusivamente de los hombres, y morirían en esta empresa de la misma forma en que morían dedicados a cualquiera de sus tareas terrestres. Su virtud no les salvaría de las consecuencias de sus actos. El agua les llegaba al cuello. —Subamos —gritó Hillalum. Ascendieron por el túnel trabajosamente, contra la corriente, mientras el agua subía tras sus pasos. Las pocas antorchas que iluminaban el túnel se habían apagado, así que subían en la oscuridad, murmurando oraciones que no podían oír. Los escalones de madera en la parte superior del túnel se habían salido de su sitio, y estaban encajados más abajo. Pasaron sobre ellos hasta que llegaron a la lisa inclinación de piedra, y allí esperaron a que el agua los llevase más arriba. Esperaron sin palabras, agotadas sus oraciones. Hillalum se imaginó que estaba en el gaznate negro de Yahvé, mientras el poderoso bebía hasta saciarse de las aguas celestes, listo para tragarse a los pecadores. El nivel del agua subió, y los llevó consigo, hasta que Hillalum pudo alzar las manos y tocar el techo. La fisura gigante desde la que manaban las aguas estaba justo a su lado. Sólo quedaba una pequeña bolsa de aire. —Cuando la cámara esté llena, podemos nadar en dirección al cielo —gritó Hillalum. No podía saber si le habían oído. Tomó aire por última vez mientras el agua llegaba al techo, y nadó hasta entrar en la fisura. Moriría más cerca del cielo que ningún hombre antes que él. La fisura se extendía a lo largo de muchos codos. En cuanto Hillalum la atravesó, el estrato de piedra se deslizó de sus dedos, y sus miembros aleteantes no tocaron nada. Por un momento sintió una corriente que lo transportaba, pero luego ya no estuvo seguro. Con nada más que oscuridad a su alrededor, de nuevo sintió ese horrible vértigo que había experimentado cuando se acercaba a la bóveda: no podía distinguir las direcciones, ni siquiera arriba y abajo. Se propulsó y pateó el agua, pero no sabía si se estaba moviendo. Inerme, quizá estaba flotando en agua calma, quizá estaba siendo arrastrado furiosamente por una corriente sólo sentía un frío entumecedor. Nunca vio luz alguna. ¿No tenía este depósito una superficie a la que pudiera llegar? Entonces volvió a toparse con la piedra. Sus manos percibieron una fisura en la superficie. ¿Estaba de vuelta a donde había comenzado? Estaba siendo forzado a pasar, y no tenía fuerza para resistirse. Fue introducido en el túnel, y chocó contra sus paredes repetidamente. Era increíblemente profundo, como el más profundo pozo de mina: le parecía que sus pulmones iban a estallar, pero aún no había llegado al final del pasaje. Finalmente no pudo contener más el aliento, y éste escapó de sus labios. Estaba ahogándose, y la oscuridad que le rodeaba entró en sus pulmones. Pero de repente las paredes se abrieron y se alejaron de él. Estaba siendo transportado por una corriente de agua. ¡Sentía aire sobre el agua! Y entonces no sintió nada más. Hillalum se despertó con la cara apretada contra piedra mojada. No podía ver nada, pero podía sentir el agua cerca de sus manos. Se dio la vuelta y gimió le dolía todo el cuerpo, estaba desnudo y buena parte de su piel estaba rascada hasta sangrar o arrugada por la humedad, pero respiraba aire. Pasó el tiempo, y finalmente pudo incorporarse. El agua fluía rápidamente en torno a sus tobillos. Caminando en una dirección, el agua se hacía más profunda. En la otra, había roca seca al tacto, parecía esquisto. Estaba completamente a oscuras, como en una mina sin antorchas. Con las yemas de los dedos desgarradas tanteó su camino por el suelo, hasta que se alzó y se convirtió en una pared. Lentamente, como una criatura ciega, gateó de un lado a otro. Encontró la fuente del agua, una gran abertura en el suelo. ¡Se acordaba! Había sido arrojado del depósito a través de ese agujero. Siguió gateando durante lo que parecieron horas si estaba en una caverna, era inmensa. Encontró un lugar donde el suelo se alzaba en una cuesta. ¿Había una pasaje que conducía hacia arriba? Quizá le llevaría al cielo. Hillalum gateó, sin tener ni idea de cuánto tiempo transcurría, y sin preocuparse de que nunca podría volver sobre sus pasos, pues no podía regresar por donde había venido. Siguió túneles que conducían hacia arriba donde los encontró, y hacia abajo cuando no tuvo más remedio. Aunque antes había tragado más agua de lo que hubiera creído posible, comenzó a sentir sed, y hambre. Y al cabo vio luz, y echó a correr para salir afuera. La luz hizo que cerrase los ojos con fuerza, y cayó de rodillas con los puños apretados ante la cara. ¿Era ésta la luz de Yahvé? ¿Podrían sus ojos soportar verla? Unos minutos después fue capaz de abrirlos, y vio un desierto. Había salido de una cueva en las estribaciones de unas montañas, y las rocas y la arena se extendían hasta el horizonte. ¿Era el cielo exactamente como la tierra? ¿Vivía Yahvé en un lugar como éste? ¿O era éste meramente otro reino de la Creación de Yahvé, una tierra encima de la suya, mientras que Yahvé vivía aún más arriba? Un sol yacía cerca de las cumbres de las montañas a su espalda. ¿Estaba subiendo o bajando? ¿Habría días y noches allí? Hillalum atisbó el paisaje arenoso. Una línea se movía por el horizonte. ¿Era una caravana? Corrió hacia ella, gritando con la garganta reseca hasta que tuvo que detenerse para respirar. Una figura al final de la caravana le vio, e hizo que la hilera se detuviese. Hillalum siguió corriendo. El que le había visto parecía ser un hombre, no un espíritu, y estaba vestido como alguien que atraviesa el desierto. Tenia un pellejo de agua listo. Hillalum bebió tanto como pudo, jadeando para recuperar el aliento. Finalmente se lo devolvió al hombre, y dijo entrecortadamente: —¿Dónde está este lugar? —¿Has sido atacado por bandidos? Nos dirigimos a Erech. Hillalum se lo quedó mirando. —¡Pretendes engañarme! —gritó. El hombre se echó atrás, y le miró como si se hubiera vuelto loco por el sol. Hillalum vio a otro hombre de la caravana que se acercaba a investigar—. ¡Erech está en Shinar! —Así es. ¿No te dirigías a Shinar? —El otro hombre estaba preparado para usar su bastón. —Vine desde... Estaba en... —Hillalum se detuvo—. ¿Conoces Babilonia? —Oh, ¿hacia allí te dirigías? Está al norte de Erech. Entre ellas hay un viaje corto. —La torre. ¿Has oído hablar de ella? —Ciertamente, el pilar del cielo. Se dice que los hombres de su cima están haciendo un túnel para atravesar la bóveda del cielo. Hillalum cayó sobre la arena. —¿Te encuentras mal? —Los dos caravaneros mascullaron entre sí, y fueron a hablar con los demás. Hillalum no los observaba. Estaba en Shinar. Había vuelto a la tierra. Había subido más allá de los depósitos del cielo, y había llegado otra vez a la tierra. ¿Le había traído Yahvé a este sitio para impedirle llegar más arriba? Sin embargo, Hillalum no había visto todavía ninguna señal, ninguna indicación de que Yahvé se hubiera percatado de su presencia. No había experimentado ningún milagro que Yahvé hubiera realizado para colocarle allí. Hasta donde podía saber, simplemente había nadado desde la bóveda y había llegado a la caverna que había debajo. De alguna forma, la bóveda del cielo estaba debajo de la tierra. Era como si estuvieran una junto a la otra, aunque estuvieran separadas por muchas leguas. ¿Cómo era posible? ¿Cómo podían tocarse lugares que estaban distantes? La cabeza de Hillalum le dolía de intentar pensarlo. Y entonces se le ocurrió: el cilindro de un sello. Cuando se pasaba sobre una tablilla de arcilla blanda, el cilindro tallado dejaba una marca que formaba una imagen. Dos imágenes podían aparecer en extremos opuestos de la tablilla, aunque estuvieran lado a lado en la superficie del cilindro. Todo el mundo era como un cilindro de este tipo. Los hombres imaginaban que el cielo y la tierra eran los extremos de una tablilla, con el firmamento y las estrellas entre ellos pero el mundo estaba envuelto sobre sí mismo de alguna manera fantástica, de forma que el cielo y la tierra se tocaban. Ahora estaba claro por qué Yahvé no había derribado la torre, no había castigado a los hombres por desear llegar más allá de los límites que tenían impuestos: pues el viaje más largo sólo les volvería a llevar al lugar del que habían partido. Siglos de su trabajo no les mostrarían más extensión de la Creación que la que ya conocían. Pero a través de su empresa, los hombres tendrían un atisbo de la inimaginable artesanía de la obra de Yahvé, verían cuán ingeniosamente había sido construido el mundo. Mediante esta construcción, la obra de Yahvé estaba firmada, y la obra de Yahvé quedaba oculta. De esta forma, los hombres sabrían cuál es su lugar. Hillalum se incorporó, con las piernas débiles de asombro, y buscó a los caravaneros. Volvería a Babilonia. Quizá vería de nuevo a Lugatum. Haría llegar la noticia a los hombres de la torre. Les contaría cuál era la forma del mundo.

Mensaje escrito por Calvert el 07/09/2017 08:56:09 am - Puntaje: 5 
jeanpaul0 escribió: que pinta de gay el que sta de rodillas de campera negra. el segundo de izquierda a derecha
Es el personaje travesti de la serie, Sherlock.

Mensaje escrito por Calvert el 07/09/2017 07:03:27 am - Puntaje: 2 
Alberto Laiseca - La momia del clavicordio Roberto Prescott y Pedro Pecarí de los Galíndez Faisán, eran egiptólogos y pertenecían a la raza discontinua de los bofes putrefactibles. Se encontraban haciendo excavaciones en el Valle de los Reyes de la Música, y también en Gizeh. Su objetivo era encontrar la tumba de Tutanchaikowsky. Sabían que ella, al igual que casi todos los grandes y pequeños monumentos funerarios, había sido desvalijada por los saqueadores de tumbas muchas de éstas una escasa hora después de haberles puesto sus sellos los sacerdotes. La leyenda hablaba de que si bien la tumba de Tutanchaikowsky había sido violada, volcados los objetos sagrados, robadas sus copas de oro y plata -y lo que era más sacrílego e inútil: quemada la momia por orden de los Reyes Pastores-, igual ella contenía un tesoro arqueológico de incalculable valor, que las sucesivas generaciones de ladrones no habían tocado por considerar despreciable: el clavicordio de Wolfgang Amadeus Mozart. Como ya dije, prácticamente no había tumba que no hubiese sido visitada por esa gente excelente: la de Mendelssohn, Richard Strauss, Schumann. A este último compositor le habían sido cortadas las manos con una pistola de ultrasonido que lanzaba un la obsesivo, pues los hechiceros se las habían comprado a los saqueadores para preparar con ellas filtros mágicos. Ni siquiera Ricardo Wagner pudo escapar a la depredación, pese a que se hizo construir una Gran Pirámide de dos kilómetros de altura, haciendo trabajar a latigazos a sus nibelungos y a los gigantes Fáfner y Fásolt durante veintisiete años: casi todo el largo reinado de este autócrata. Los esforzados ladrones, con una industria digna de mejor causa, se las habían ingeniado para practicar un túnel en la piedra hasta la Cámara del Rey. Pusieron sus manos sobre la Barca Solar Fantasma que el faraón Wagner utilizaba para viajar al País del Poniente arrastraron y golpearon su momia por las galerías y también a la de Cósima, sacándolas al desierto. Allí, bajo la luz de la Luna y sobre la misma Barca Fantasma, quemaron aquellos combustibles sólidos. Nietzsche, muy a su pesar, había sido emparedado junto con Wagner, como castigo por haber escrito Ecce Homo. Le dieron la misión de custodiar al compositor y defenderlo a través del largo camino. Para salvarse de la pena había iniciado una maniobra parlamentaria de obstrucción, pero fue inútil. Antes de que pusieran la última hilera de ladrillos, tapiando por completo el nicho donde se encontraba envuelto en vendas como Christopher Lee, los sacerdotes le entregaron Así hablaba Zarathustra. La momia de Nietzsche protegió durante largo tiempo la tumba. Primero liquidó a una banda de mil ochocientos setenta saqueadores cuarenta y cuatro años más tarde hizo cagar a otros catorce pero, cuando veinticinco años después entraron en la tumba otros treinta y nueve, lo superaron y reventó apretado como sapo en la leñera. Se habían agotado sus potenciales, y además el horóscopo no era favorable a la momia aquel día. Buen susto se llevaron, no obstante, los que debieron enfrentarla. Los ladrones de tumbas robaron absolutamente todo -una vez triunfantes-, y quemaron el resto. Sólo quedó el monumento y el gran sarcófago de piedra en la Cámara del Rey. En lo de Tutanchaikowsky el suceso fue algo diferente, como ya adelanté, puesto que los violadores al menos dejaron el clavicordio. Roberto Prescott y Pedro Pecarí de los Galíndez Faisán, dieron orden a los obreros para que despejasen por completo de arena la entrada. Galíndez Faisán en persona rompió los sellos de los sacerdotes estaban intactos puesto que los saqueadores habían entrado por otro lado. Ya en el interior pudieron observar los estragos del pillaje: las mesas rotas, partidas las estatuas, el sarcófago de piedra rajado a martillazos y la parte del techo situada arriba suyo, ennegrecida por el humo que despidió la momia al quemarse. Al fondo de un oscuro corredor, parcialmente obstruido por escombros de esfinges, se encontraba el clavicordio cuajado de jeroglíficos. Los dos organizadores de la expedición, comenzaron a leer: A quien toque en este clavicordio sin respeto ni merecimiento, le caerá encima la maldición de Tutanchaikowsky. Roberto Prescott y Pedro Pecarí de los Galíndez Faisán, se rieron muchísimo. No creían en maldiciones, en primer lugar y aparte: si la maldición era tan poderosa ¿por qué no protegió a la tumba de los anteriores saqueadores? Además pensaban hacerse ricos y famosos con este clavicordio. ¡Como que había pertenecido a Mozart, nada menos! Resultaba curioso que los depredadores hubieran respetado aquel objeto. Lógico habría sido que lo destrozaran junto a todo lo demás para hacer daño, en todo caso. La suerte de los expedicionarios era increíble. Galíndez Faisán puso en marcha su grabador, y comenzó a tocar en el antiquísimo instrumento musical. La gente le pagaría oro, con tal de tener placas discográficas con la reproducción de los sonidos del clavicordio legendario. En él ejecutaría composiciones del propio Mozart, previos arreglos orquestales, bajo el lema: Mozart, pero no para exquisitos. Ya se lo imaginaba: Al alcance del pueblo, mediante arreglos populares y además... ¡con el genuino clavicordio, hallado luego de permanecer en un sepulcro miles de años protegido por el desierto! Pero lo que nadie sabía: ni antes los saqueadores de tumbas ni después los expedicionarios, era que dentro del clavicordio estaba la momia de Mozart, guardada como un arma secreta. Los sacerdotes le habían dado la orden mágica de no intervenir pasara lo que pasase, salvo que alguien tocara el instrumento porque entonces, ése sí, la pagaría por todos. Así pues la momia, llena de furia e impotencia había asistido a las profanaciones sucesivas, e incluso a la quema de Tutanchaikowsky, sin reaccionar. Aguardaba el momento en que estuviese autorizada a echarle mano a uno de esos tipos, y torturarlo día y noche sin cesar un solo instante ya que por esta misión, había postergado su propio viaje al País del Poniente. Con los agarrotados brazos cruzados sobre el pecho, oraba: ¡Oh, Osiris! ¡Señor del Amenti! ¡Permite que llegue pronto la hora de la venganza!. Los dos chichis, hechos unos señorones, salieron de la tumba dando orden de poner el clavicordio en seguridad, y cuidando todo el tiempo que los porteadores no raspasen los ideogramas inscriptos sobre la caoba. Pero -y este fue sólo el primero de una larga serie de sucesos inexplicables-, Roberto Prescott, quien se había quedado un poco más atrás, desapareció tragado por un deslizamiento de toneladas de arena que tapó la entrada. No había explicación, ya que la excavación se había realizado con apuntalamiento suficiente. A partir del desgraciado deslizamiento de arena y rocas citado, comenzó una extraña sucesión de catástrofes. Los miembros de la expedición murieron uno tras otro: enfermedades misteriosas suicidios tipos quienes decían que de noche los perseguían las momias otros, a los cuales las paredes se les llenaban de sangre y debían pasarse la noche entera limpiándolas, etc. Uno de los ayudantes: Azafrano Capitular Mileto, sumamente preocupado, fue a cierto lugar para que le hiciesen una carta astral. Según el astrólogo, las estrellas revelaban que moriría a causa de un perro. Azafrano pensó que tal cosa bien podía ser: vivía en un barrio lleno de esos animales, todos malísimos. Para protegerse, hasta el momento de la mudanza, fabricó un vaporizador cargado con aceite mineral y pimienta. Con él se consideraba seguro. Cierta noche -pensaba mudarse dentro de pocas horas y por lo tanto extremaba precauciones- iba hacia su casa con el spray fuera de la cartuchera, como Flash Gordon, puesto que la siguiente puerta sería la de un edificio que tenía dos perros peores que Cerbero, los cuales en anteriores oportunidades le habían arrancado trozos de indumentaria. Caminaba, listo para la acción y soplando un silbato imaginario para que sus tropas invisibles avanzasen (Kirk Douglas. La patrulla infernal). Sin embargo, los desaprensivos canes no daban señales de vida. Se los habría llevado la perrera o estarían durmiendo. Azafrano Capitular Mileto suspiró aliviado. Precisamente en el momento en que dijo: ¡Ah! ¡gracias a Dios!, se desprendió una monstruosa gárgola de un edificio y le partió la cabeza. Casi no necesito decir que dicha gárgola tenía forma de perro. Pedro Pecarí de los Galíndez Faisán, por su parte, hacía rato que había dejado de reírse. Transcurridos sólo dos meses desde la apertura de la tumba de Tutanchaikowsky, era el único que permanecía con vida. Donó el clavicordio a un museo para ver si se libraba de la maldición, pero no había caso: en su mansión, de noche, se oían gemidos y ruidos raros, tal como el rechinar de unos dientes gigantes, o alguien que arrastrara por los pasillos un enorme tenedor. No sabía por qué pensaba que se trataba de esto último y no de otro objeto cualquiera. La venta de las placas discográficas lo había hecho rico y famoso, pero no las tenía todas consigo. Contrató diez guardaespaldas, encargados de cuidarlo día y noche hacía revisar los frenos y la dirección del coche antes de salir, etc. Cierta madrugada tuvo un brusco despertar. Alucinaba que sus guardias estaban dormidos. Se levantó para investigar y comprobó que así era. Resultaba tan profunda la conmoción estupefaciente de aquel sueño mágico, que no pudo alterarla ni pegándoles patadas. Cagado de miedo intentó correr a su habitación y encerrarse con llave, pero, con esas manijas propias del terror, tropezaba continuamente con sus propios pies así que tardó muchísimo en llegar y cerrar la puerta. No había alcanzado a suspirar, cuando escuchó un susurro a su espalda. Se dio vuelta sofocado y, desde atrás de un cortinado rojo, apareció Mozart envuelto en vendas, con toda la potestad de su trenza: de la nuca, por entre las telas de lino, salía la famosa con un gran moño negro. Empuñaba un tenedor enorme en su mano derecha la punta algo inclinada hacia el piso, en reposo, como un dios que descansa. -¡La momia! -chilló Pedro Pecarí. Mozart dijo lentamente: -Hacía mucho tiempo que te quería agarrar, hijo de puta. Luego de la frase anterior comenzó a desplazarse muy despacio, elevando con calma los dientes del tenedor. La momia parecía altísima, de tres metros, y sin embargo no sobrepasaba la altura que tuvo en vida. Pedro Pecarí de los Galíndez Faisán lanzó un gemido, estorbado por frenos y desgastes que no se alcanzaba a explicar. Era como si el aire se hubiese transformado en un fluido viscoso lleno de vidrios molidos, que imponían un roce y pesados vínculos. Lastimaba caminar. Incomodísimo, con dilación y tardanza, arribó por fin a la escalera que permitía el acceso a planta baja. Descendió por aquélla sin utilizar los escalones: flotando con suavidad sobre una delgada capa de aire pegajoso. Se movía, pero siendo cada minuto un lapso más dilatado que el anterior. Ya cerca del fin de la escalera se volvió algo para ver los progresos de su perseguidor. Esa pesadilla de momia se disponía, justo en ese momento, a ir tras él. Y ella bajó como debe hacerla la Pálida con sus grandes pies desnudos, y el largo sudario blanco pesado como el telón de un teatro de óperas a veces parecía sonreír. Encendía y apagaba por turno el espejismo de una sonrisa, mediante el claroscuro alternado sobre las vendas. Vio a la momia en flotación, delgadísima y trotando sobre el viento, con el tenedor pelado. Volaba en silencio, semejante a las aves rock cuando planean moviendo grandes masas de aire o empujando pesadamente las aguas, como una enorme manta detrás del hombre rana. Pedro Pecarí Galíndez llegó al fin de la escalera y como polvo flotó sobre el pavimento del hall, y reinició su torpe marcha lunar. Las mismas invisibles emanaciones que lo sostenían a esa altura oscilante entre cinco y diez centímetros, eran las que lo pegoteaban estorbando su marcha. Caminó sin rumbo, en figuras geométricas. Si él trazaba una elipse, la momia -siempre detrás suyo dibujaba un brazo de parábola. Si él construía una sinusoide, ella la limitaba entre las dos partes de una hipérbole. Una carcoide, tenía como inmediata respuesta una circunferencia perfecta y mortífera. Era como el final de Don Giovanni, sólo que a la inversa en vez de venir el convidado de piedra en busca del amante, aquí la alegoría estaba invertida: la estatua de Don Juan se acercaba para matar al malvado y prejuicioso Comendador, justo cuando éste pensaba ingerir varias apetitosas viandas. A veces, en sus marchas y contradanzas, Pecarí Galíndez Faisán bajaba hasta tocar el suelo pero entonces era peor: parecía que llevara zapatos de metal, y por el pavimento pasase un poderoso campo electromagnético. De ninguna manera lograba entonces elevar su calzado. Sólo podía desplazarse arrastrando con pena sus pies. Quería encontrar la puerta de calle, pero ésta se hallaba bloqueada por un muro blanco que lo hacía rebotar ante cada intento de aproximación. Retrocedió trémulo y convulso, siempre confusamente vinculado al suelo. Sus piernas de títere grotesco no cesaban de importunarlo con su torpeza, al tiempo que el enemigo redoblaba su acoso de obsesión monstruosa y material. Salió del hall, pasando así a otras regiones de la casa. Mediante lentos desplazamientos callejeó por los pasillos, transformados en formidables avenidas. Todas sus vueltas laberínticas y espirales, sólo sirvieron para traerlo otra vez al hall de entrada, al pie de la escalinata. Volvió a subirla, siempre perseguido por aquel Minotauro. El corto trayecto de tres metros entre su habitación y el fin la escalera, se asemejó a una estremecedora autopista llena de coches. Reptó por ella, húmedo como un sapo, semi paralizado y jadeante. Al disponerse a cerrar la puerta, confirmó una vez más lo que ya sabía de sobra: era inútil buscar refugio allí, porque adentro lo esperaba el deslumbrador espejo de la muerte. El árbol del fin perdió sus cristales que descendieron con lentitud haciéndose trizas luminosas. Aquéllos, sus últimos días, bajaron hasta los bordes enjoyados y fastuosos límites, del sarcófago de la discontinuidad eterna. La principesca pobreza militar de la Muerte elevó marciales oriflamas, austeros estandartes de guerra, y negros, belicosos pendones. Las aguas de la consumación subieron. El batracio huyó seguido por blanco aletear de severa grulla. Andrógino chapoteó de un charco a otro, ya muy próximos cuatro colmillos de refulgente tigre. Mullido gordo tierno y fláccido, trotando sobre una delgada película de polvo astral extendida sobre él fulgurante nívea pesada mano. Reverberaron delante suyo irisados mortuorios reflejos como de trampa que cierra. Creía pisar líquenes esteparios o los orientes de heladas joyas. Una vez más bajó flotando la escalera, en trayectoria rectilínea. Comprendió que abajo lo esperaba la momia, pese a que segundos antes estaba a su espalda. Faisán descendió sobre las puntas del tenedor tetradentado, semejante a un proyectil cuyo curso alguien olvidó desviar. Con un violentísimo esfuerzo, modificó algo el rumbo. Tocó el suelo con los pies, luego que uno de los pinchos pasara a pocos milímetros de su tórax. Así prosiguieron largo rato, de un lugar a otro y en ida y vuelta, sin que Faisán pudiera desprenderse de su perseguidor, ni la momia alcanzarlo. Entendió cuán absoluto es el hecho de morirse en serio. No obstante era tan maldito que con una parte de su alma se alegraba. Él era el hombre que algún tiempo atrás había dicho La vida es dura. Menos mal que uno tiene sus masoquismos para distraerse. Distraete ahora, Soria. Lo que quieren los masoquistas no es morirse sino que los castren y después los dejen tirados en un zanjón. Y vivir muchísimo, siempre quejándose. O que les corten las manos, o los dejen ciegos. O que los maten, en todo caso, pero que la muerte tarde en llegar. Es por eso que a la gente no hay que castrarla, hay que clavarle una horquilla. -Las muertes rápidas son las peores -dijo Mozart, ya tocándolo. Tratando de salvarse, en su desesperación, Faisán se fragmentó en ocho faisanes para ver si por lo menos uno podía escapar. Todos ellos aletearon inarmónicos y agarrotados, acosados por ocho momias. Se dividió entonces en veinte, treinta y cinco, ene pedros Pecarí de los Galíndez Faisán, y eran ene las torvas momias que los perseguían. Y llegados que todos los faisanes fueron a la pared definitiva y última, la totalidad se fundió hasta quedar el único verdadero chichi, transformado en agitado y boqueante pollo. Y desde remotas distancias siderales, desde años luz fueron convergiendo sobre este solo punto, las ene alejadas momias, cada una empuñando un tenedor, y en las cercanías de su pecho se fueron uniendo unas con otras, y también lo hicieron las etéreas coordenadas sumables de las armas, hasta constituir un objeto sólido y letal. La materialización tuvo lugar a cuatro centímetros del pecho de Galíndez Faisán. Y el tenedor se acercó lentamente, y las puntas comenzaron a penetrarlo, al principio sin dolor, como si fueran humores helados. Los dientes del tenedor se le clavaron como cuatro palabras mágicas, o cuatro óperas. Terror y dolor. Terror y dolor para Faisán. Y lo traspasó como a un dorado pollo, dejándolo clavado contra la puerta de calle, ahora de madera, sin muro blanco, y que en su momento no pudo abrir. Así lo encontraron al otro día. Con aquella inmensa pieza de plata, sosteniéndolo contra la puerta.

Mensaje escrito por Calvert el 14/07/2017 07:39:40 am - Puntaje: 13 
[youtube]sMTBsHxOg1U[/youtube] 21st Century Schizoid Man, el tema perfecto para esta serie...

Mensaje escrito por Calvert el 04/07/2017 10:16:50 am - Puntaje: 1 
[youtube]sN6opoE0iZk[/youtube] La sveglia di Fantozzi...

Mensaje escrito por Calvert el 26/06/2017 08:57:48 pm - Puntaje: 0 
it is said that your life flashes before your eyes before you die. That is true, its called living (Se dice que tu vida pasa en un destello ante tus ojos antes de morir. Eso es cierto, se llama vivir) Terry Pratchett, The Last Continent (1998) [image]http://4.bp.blogspot.com/-BQaJEkn_7IY/TZyjarrfS9I/AAAAAAAACOw/C05SL-5U53Q/s1600/deathatparty.
jpg[/image]

Mensaje escrito por Calvert el 26/06/2017 10:35:52 am - Puntaje: 1 
Ni me hagan hablar de la forrísima escena de la suelta de globos. Cuando la ví, quedé asi: [image]http://www.standbyformindcontrol.com/wp-content/uploads/2013/08/breakingbad_hector21.jpg[/ima
ge]
------------------------------------------------------------------------

Mensaje escrito por Calvert el 26/06/2017 09:53:23 am - Puntaje: 3 
Esta serie se fué al choto desde el principio, cuando al gordo se lo comen las cucarachas. ¿Me están jodiendo? ¿A esta altura del partido me vienen con muerte por cucaracha? Que se vayan a cagar, es una falta de respeto a los aficionados al género... [image]http://img2.tvtome.com/i/u/0721425f928e48c3c807d36022479b74.jpg[/image]

Mensaje escrito por Calvert el 26/06/2017 09:12:45 am - Puntaje: 2 
Vámonos muchachos, que ya llegaron los subalfabetizados del futbol a ocupar el thread con sus boludeces atómicas...
------------------------------------------------------------------------

Mensaje escrito por Calvert el 25/06/2017 09:30:31 am - Puntaje: 4 
Hwoarang escribió: algo para recomendar de crimen, ciencia ficcion o fantasia que sea menos de 1000 paginas? recien termine seveneves y el nombre del viento y me parecieron largos no importa si estan en ingles
Si sabés ingles, te recomiendo Star Maker y Last and First Men, de Olaf Stapledon. Puede ser que ya los hayas leído, pero si no es así, te aseguro que te van romper la cabeza.

Mensaje escrito por Calvert el 19/06/2017 06:32:12 pm - Puntaje: 4 
Botonazo el thread... [image]http://k33.kn3.net/taringa/5/9/6/A/C/6/narutox93/0C7.jpg[/image]

Mensaje escrito por Calvert el 05/06/2017 07:19:39 am - Puntaje: 6 
[image]http://cdn.collider.com/wp-content/uploads/2017/06/american-gods-a-murder-of-gods-image-1-600
x400.jpeg[/image] American Gods, tremendo episodio, con Vulcano diciendo: Cada bala disparada en un teatro lleno de gente es una oración en mi nombre y esa oración hace que ellos quieran rezar aún más

Mensaje escrito por Calvert el 01/06/2017 07:10:45 pm - Puntaje: 3 
[image]lasimagenesretro.files.wordpress.com/2013/10/telepibe.jpg[/image]