Foros en los que participó edgaralan :: subdivx
  Login

  





Últimos mensajes dejados por edgaralan

Mensaje escrito por edgaralan el 24/04/2017 11:44:07 am - Puntaje: 1 
Telius escribió:
MrChiesa escribió: Por mas que suene a historia de autosuperacion, el tipo invento la manera de evadir impuestos y quedar bien con los usuarios en el mismo momento.Uber no paga impuestos, no proteje a sus clientes ni a sus choferes. El unico que se la lleva en pala es el dueño.
Uber transfiere los riesgos a los choferes, los giles que se creen que ganan plata porque con Uber ganan mas que la nafta que le ponen al auto no se dan cuenta de que Uber les da mucho menos que el desgaste derivado del uso intensivo del auto, la plata que Uber gana sale de los ahorros o prestamos que pusieron los dueños de los autos al comprarlos.Cada vez que una persona se sube a un Uber, no solo está dando plata a una compañia basura que como bien dice MrChiesa, evade impuestos sino que tambien están estafando al pobre gil que como no sabe sacar cuentas del costo de mover su auto te paga el viaje!!Por eso si se van a subir a un Uber, miren la cara del conductor , porque es a esa persona a la que están cagando.Y lo mismo pasa con todas las economias colaborativas que son manejadas por empresas privadas.Las esconomias colaborativas son positivas, pero tienen que ser manejadas por el estado.Por ejemplo se podría cambiar a los taxis por car pooling, pero tiene que manejarlo el estado!!
el estado super eficiente q tenemos? gracias, paso
------------------------------------------------------------------------

Mensaje escrito por edgaralan el 24/04/2017 09:17:12 am - Puntaje: 3 
El impulso de Travis Kalanick, para triunfar en la vida lo ha llevado a seguir un patrón en el que el tomar riesgos, ha puesto a su compañía al borde de la implosión.  SAN FRANCISCO. Travis Kalanick, Director Ejecutivo de Uber, visitó la sede de Apple a principios del 2015 para reunirse con Timothy D. Cook, quien dirige la producción de iPhone. Se trataba de un encuentro al que Kalanick temía. Durante meses, el Señor Kalanick había lanzado una bola rápida sobre Apple, al dirigir a sus empleados para ayudar a camuflar la aplicación de gran alcance, lejos de la vista de los ingenieros de Apple. ¿La razón? De este modo, Apple no se enteraría de que había estado identificando y etiquetando secretamente los iPhones incluso después de que la aplicación había sido eliminada y los dispositivos borrados – una maniobra de detección de fraude que violaba los términos de privacidad de Apple.  Pero Apple vivía en el engaño, y cuando el Sr. Kalanick llegó a media tarde a la reunión, luciendo su par favorito de zapatillas deportivas color rojo brillante y calcetines en rosa intenso, el Sr. Cook ya estaba preparado. “Así que… he escuchado que ha estado rompiendo algunas de nuestras reglas” – dio el Señor Cook en su tono sureño tan tranquilo. Detenga el engaño, demandó entonces el Señor Cook, o la app de Uber será expulsada de Apple App Store. Para el Señor Kalanick, era un momento plagado de tensión. Si la app de Uber era lanzada de la App Store, perdería el acceso a millones de usuarios de iPhone, lo cual destruiría a su compañía. Así que el Señor Kalanick accedió.  En una búsqueda por convertir a Uber en una entidad con dominio mundial, Kalanick había pasado abiertamente sobre muchas reglas y normas, retrocediendo solamente cuando se encontraba atrapado o acorralado. Ha violado las regulaciones de transporte y seguridad, se resistió a los atrincherados competidores y capitalizo las lagunas legales y áreas grises para obtener ventaja comercial. En el proceso, el Señor Kalanick ha colaborado en la creación de una nueva industria de transporte, con Uber, extendiéndose a más de 70 países y ganando una valuación de casi 70 billones de dólares, con un negocio que sigue creciendo.  Pero el encuentro previo no declarado con el Señor Cook, mostró cómo el Señor Kalanick también era responsable de la toma de riesgos que empujaron a Uber más allá de la tensión, a veces, incluso, al borde de la implosión.  Cruzar esa línea no había sido cuestión de una sola vez para el Señor Kalanick. De acuerdo a diversas entrevistas con más de 50 empleados actuales y antiguos de Uber, inversionistas, y otros con quienes el ejecutivo tenía relaciones personales, el Señor Kalanick, de 40 años, se conduce a sí mismo hasta el punto de ganar lo que sea que él tenga en su mente, a cualquier costo – una característica que ahora ha sumido a Uber en la más álgida crisis desde su fundación en 2009. “La mayor fortaleza de Travis es que es capaz de atravesar paredes con tal de lograr sus objetivos,” dijo Mark Cuban, propietario de los Mavericks de Dallas e inversor multimillonario que ha asesorado a Kalanick. “La debilidad más grave de Travis, es que es capaz de atravesar paredes con tal de lograr sus objetivos. Esa es la mejor manera de describirlo.” [image]https://cdn1.nyt.com/images/2017/04/22/business/24travis-1/24travis-1-articleLarge.jpg[/image
] Oficina Central de Uber en San Francisco. La compañía ha crecido rápidamente, llegando a más de 70 países y ganando una valuación de cerca de $70 billones de dólares. La ceguera hacia los límites no es rara para los empresarios de Silicon Valley. Pero en el caso del Señor Kalanick, esto lo llevó a caer en un patrón que llevó demasiado lejos a Uber, incluyendo la duplicidad con Apple, sabotear a los competidores y permitiendo a la compañía el uso de una herramienta secreta llamada Greyball, para engañar a algunas de las agencias que observan el cumplimiento de la ley. Esa cualidad también se extendió a su vida personal, en donde el Señor Kalanick se mezcla con celebridades como Jay Z y hombres de negocios incluyendo al principal asesor económico del presidente Trump, Gary D. Cohn. Pero también alienó a varios ejecutivos, empleados y asesores de Uber. El Señor Kalanick, de cabello canoso, andar acelerado y un iPhone prácticamente incrustado en su mano, es descrito por sus amigos como más a gusto entre datos y números (algunos lo consideran un sabio de las matemáticas), que con la gente. Uber se enfrenta a las consecuencias. Durante los últimos meses, la compañía se ha recuperado de las acusaciones de un lugar de trabajo infectado de machismo, en donde los directivos se excedían de manera rutinaria con agresiones verbales, físicas y en ocasiones sexuales, hacia los empleados. El Señor Kalanick incluso participó en esta imagen, al verse involucrado en un intercambio de gritos con un conductor de Uber en febrero el incidente fue registrado por el conductor, y después se filtró en internet. (El Señor Kalanick ahora tiene un conductor privado). El daño ha sido extenso. Los detractores de Uber han comenzado con una campaña con el hasthag #deleteUber (borra Uber). Los ejecutivos han abandonado el barco. Algunos inversionistas de Uber han criticado abiertamente a la compañía. El liderazgo del Señor Kalanick está en un punto precario. Mientras que Uber es financiado por un grupo selecto de inversionistas que incluye a Goldman Sachs y el Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudita, Kalanick controla la mayoría de las acciones con derecho a voto de la compañía, junto con un puñado de amigos íntimos y ha acumulado en la junta directiva de Uber a un gran número de personajes que invierten directamente en su éxito. Sin embargo, los miembros de la junta han llegado a la conclusión de que se debe cambiar el estilo de la administración, y lo están presionando para que lo haga.  Kalanick se ha disculpado públicamente por su comportamiento, y por vez primera ha dicho que necesita ayuda en la administración. Está entrevistando candidatos para Jefe Principal de Operaciones, incluso mientras algunos empleados se preguntan si acaso una nueva adición al equipo hará la más mínima diferencia.  También ha estado trabajando con los altos ejecutivos para reestablecer algunos de los valores declarados de la compañía. Los resultados de una investigación interna sobre la cultura laboral de Uber se esperan para el próximo mes. A través del vocero de Uber, el Señor Kalanick rechazó una solicitud de entrevista. Apple se negó a comentar la reunión con el Señor Cook. Muchas de las personas entrevistadas para este artículo, que revelaron detalles de la vida del Señor Kalanick que no habían sido informados previamente, pidieron permanecer en el anonimato, pues habían firmado acuerdos de confidencialidad con Uber, o temían dañar su relación con el alto ejecutivo. El patrón del Señor Kalanick, para empujar los límites, está profundamente arraigado en su ser. Comenzó durante su infancia en los suburbios de Los Ángeles, en donde pasó de ser intimidado, a convertirse en el agresor continuó tomando riesgos a lo largo de los años, con dos start-ups de tecnología y cristalizó su papel en Uber. Vendiendo Eficiencia El Señor Kalanick creció en Northridge, un barrio de Los Ángeles. Sus padres, Bonnie y Donald Kalanick, se aseguraron de que él y su hermano Cory, nunca se quedaran con el deseo de nada. Naturalmente atlético y competitivo, sobresalía en la pista de atletismo y jugando futbol. Durante su época en la secundaria Patrick Henry, él era un estudiante muy disciplinado que obtenía buenas calificaciones – lo que lo situó bajo la mirada de algunos chicos mayores que lo molestaban. Fue entonces como, más tarde, el Señor Kalanick juró nunca volver a sentirse intimidado y dio un giro a las mesas de sus verdugos. También mostró señales de interés por el mundo de los emprendedores. Un verano vendió cuchillos de puerta en puerta para la empresa Cutco. A los 18 años, fundó New Way Academy, su propio negocio de preparación para el SAT junto con un socio. El estilo de vida Start-up pronto le llamó la atención. Después de asistir a la Universidad de California (LA), para especializarse en informática, el Señor Kalanick abandonó los estudios en 1998 para formar una start- up con varios de sus compañeros de clase. La compañía Scour, se convirtió en un modelo de intercambio de archivos similar a Napster, la cual permite a las personas compartir música digital y archivos multimedia a través de medios legalmente dudosos. Scour, que finalmente fue demandada por 250,000 millones de dólares por presunta infracción de los derechos de autor, presentó una solicitud de quiebra en el año 2000, una medida que la protegía de la demanda. El fracaso, sin embargo, no impidió que Kalanick ayudara a fundar otra empresa en Los Ángeles, Red Swoosh, tan sólo cuatro meses después. Red Swoosh creó una tecnología para transferir de manera eficiente grandes archivos de información digital uno de sus inversores fue el Señor Cuban.  Sean Stanton, ex vicepresidente de ventas de Red Swoosh, dijo sobre el Señor Kalanick: “Scour era sobre eficiencia. Swoosh era sobre eficiencia. Es sólo la forma en que su cerebro está conectado. Es la forma en la que Uber trabaja ahora: ¿Cuál es la forma más rápida, barata, y eficiente para llegar del punto A al punto B? Eso lo consume a él y a todas las partes de su vida.” Con Red Swoosh, el Señor Kalanick comenzó a exhibir su característica agresividad. Cuando la empresa luchaba, el Señor Kalanick y un socio tomaron los dólares de los impuestos de los cheques de pago de los empleados – mismos que se supone deben ser retenidos y enviados al Servicio de Rentas Internas – y reinvirtió el dinero en la start-up, incluso cuando sus amigos y consejeros le advirtieron que esa acción era potencialmente ilegal. El Señor Kalanick estaba desesperado por mantener a Red Swoosh a flote, así que regresó a casa de sus padres. Por segunda ocasión, evitó la bancarrota levantando otra ronda de financiación. Los dólares de los rebeldes contribuyentes, finalmente llegaron a la I.R.S. Fue entonces cuando el Señor Kalanick se mudó a Tailandia con su equipo de software en abril del 2006 para ahorrar dinero al llevar una vida menos costosa en el extranjero, mientras que también utilizaba su viaje como un ejercicio para la construcción de equipos. En esa época no sólo estaba interesado en los negocios. En 2003 llenó un formulario de registro para postularse como gobernador de California y registró un sitio web, travis4gov.com, posicionándose como candidato independiente, aunque nunca hizo labor de campaña. En otras facetas de su vida, una vez obtuvo la segunda puntuación más alta a nivel mundial en el video juego Nintendo Wii Tennis. En el año 2007, el Señor Kalanick vendió Red Swoosh a Akamai, una compañía de servicios en la nube, por aproximadamente $19 millones. El acuerdo convirtió al ejecutivo, que ahora se dirigía al norte de San Francisco, en un millonario. Para ese entonces, algunos asesores se habían tornado hostiles hacia él. “El Travis Kalanick que conocí hace 17 años era implacable en la búsqueda de sus objetivos a expensas de quienes lo apoyaran en el camino, quienes eran engañados por su propia narrativa personal embellecida y un prevaricador serial,”, dijo Peter Yorke, ex consejero de Red Swoosh y ejecutivo de tecnología de gran experiencia.  Otros se quedaron con él. Michael Robertson, director ejecutivo de MP3, un servicio precursor en la distribución de música digital, comentó lo que le dijo al Señor Kalanick: “Algunas veces, en los negocios, tienes que luchar contra el sistema, y puede ser brutal y muy feo”. En San Francisco, el Señor Kalanick y Angie You, su novia durante muchos años, compraron una bella casa en las colinas superiores de la sección Castro de la ciudad. Aunque la pareja ya se había separado, permanecían cercanos y solían conversar a menudo. El Ascenso de Uber La idea de Uber surgió en 2009, con Garrret Camp, un amigo del señor Kalanick, que adquirió la fijación de soñar con un auto privado de lujo a través de una aplicación de smartphone, tras ser incapaz de conseguir un taxi en San Francisco. El Señor Camp habló incesantemente sobre esta idea, incluyendo en la casa del Señor Kalanick, apodado el “Jam Pad”. Los empresarios frecuentemente organizaban tormentas de ideas ahí, y la casa incluso contaba con su propia cuenta de Twitter, controlada por el Señor Kalanick. Cuando el alcalde Bill de Blasio intentó reducir el número de autos Uber en Nueva York, la compañía emprendió una ardua campaña en contra de la medida. UberCab, como se llamaba en ese momento, comenzó sus operaciones en San Francisco en el 2010. El Señor Camp y el Señor Kalanick eligieron ese nombre para hacer énfasis sobre la conveniencia de solicitar un auto desde la aplicación. El Señor Kalanick deseaba tomarse un descanso de su vida de tiempo completo en las start-ups después de haber liderado las operaciones de Red Swoosh, así que él y el Señor Camp nombraron a Ryan Graves, quien respondió a una llamada de auxilio por Twitter, como Director Ejecutivo. Unos meses más tarde, el Señor Kalanick cambió de idea y asumió el mando de UberCab. Rápidamente posicionó la start-up como una alternativa a la industria del taxi. En ese momento, las empresas de taxis se manejaban con puños de acero en muchas ciudades. Los reglamentos establecían, ciudad por ciudad, procedimientos específicos como estaciones base, medidas de seguridad y otras estipulaciones. El Señor Kalanick ignoró todas esas reglas. “Estamos en una campaña política”, dijo una vez en una conferencia de tecnología, “y el candidato es Uber.  El oponente se llama Taxi, dijo añadiendo un gesto obsceno. “A nadie le gusta, no es un bue personaje, pero está tan impregnado en la maquinaria política, que mucha gente le debe favores”. El Señor Kalanick llevó ese mismo nivel de intensidad a la sede de Uber, caminado rápidamente mientras trabajaba dando vueltas a lo largo de su oficina. “Su ritmo es tan legendario”, dijo su padre alguna vez, “que le hace agujeros a las alfombras.” El Señor Kalanick se centró en expandir rápidamente UberCab. La compañía envió un pequeño equipo de choque a una nueva ciudad – Seattle, por ejemplo – para reclutar agresivamente a nuevos conductores a través de Craiglist y otros listados en línea. Luego, el equipo comercializó la aplicación de UberCab para aumentar el número de pasajeros. Eso llamó la atención de los reguladores. En octubre del 2010, la compañía redujo su nombre a Uber, después de recibir una carta de solicitud de cese de parte de los funcionarios de San Francisco, por comercializarse como una compañía de taxis sin licencia ni los permisos adecuados.  Para influir en legisladores en la aceptación de Uber, el Señor Kalanick tomó medidas adicionales. En 2014, Uber contrató a Ben Metcalfe, un ingeniero que describió su trabajo como “la construcción de herramientas personalizadas para apoyar el compromiso ciudadano a través de asuntos legislativos” para impulsar “el bienestar y cambio social”. En la práctica, el Señor Metcalfe y su equipo, crearon un sistema basado en correo electrónico para ayudar a los usuarios y conductores de Uber para ponerse en contacto directo con los legisladores locales y así presionar para que se permitiera el uso de Uber en sus ciudades. El sistema era similar a Change.org, un sitio web que impulsa el cambio social a través de peticiones en línea. Los funcionarios de la ciudad y del Estado, pronto se vieron inundados con emails en apoyo a Uber. En algunos lugares, a los empleados de Uber se les indicó que crearan programas informáticos conocidos como scripts, que votarían automáticamente por el servicio de asistencia en transporte en las encuestas lanzadas por la administración de la ciudad. Estas tácticas eran efectivas. En 2015, cuando el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio intentó reducir el número de autos Uber, Uber añadió una pestaña “de Blasio” en su aplicación, para mostrar los largos tiempos de espera en cada viaje si la legislación en contra de Uber era aprobada. La gente podría enviar fácilmente este formulario al correo electrónico del alcalde y al Ayuntamiento, apoyando a Uber con tan sólo pulsar un botón en la aplicación. El Señor de Blasio capituló y la legislación no tuvo lugar. Apoderándose del Escenario Principal Mientras Uber ganaba impulso, el Señor Kalanick se movió hacia los reflectores. No fue algo que sucedió naturalmente. Un amigo recordó una noche con un grupo de parejas casadas en el Club Gold, un club de striptease de San Francisco, hace algunos años. El Señor Kalanick, que era soltero, sacó una computadora portátil para trabajar en una hoja de cálculo, mascullando números de Uber mientras sus amigos observaban a las bailarinas en el escenario. Otro amigo llamó al Señor Kalanick una “estrella de rock mundial de la tecnología”, lo que significa algo muy diferente en Silicon Valley que en la escena musical. “Trabajar con y alrededor de uno, requiere un tipo diferente de mentalidad y habilidad”, dijo Andy Abramson, un asesor del Señor Kalanick. El Señor Abramson comparó al director con otros fundadores idiosincrásicos como Jeff Bezos de Amazon. El Señor Kalanick fue finalmente persuadido por otros. Shervin Pishevar, un inversionista de Uber, a veces llevaba a Kalanick a los clubes de Los Ángeles durante los fines de semana, brindándole un auto y un cambio de “ropa de club”. El Señor Pishevar, quien no respondió a la solicitud de un comentario, era el jefe de Uber en su ingreso al mundo de celebridades de Los Ángeles. Las estrellas de Hollywood estaban ansiosas por comprar en Uber, la cual ya comenzaban a usar para desplazarse. Actores como Edward Norton, Olivia Munn y Sophia Bush tomaron pequeñas apuestas a favor de la compañía. El señor Kalanick, y su ejecutivo superior, Emil Michael, llegaron a salir de fiesta con Leonardo Di Caprio, quien también es un inversor, y Jay Z cuya esposa, Beyoncé, actuó para los empleados de Uber en una fiesta de piscina en las Vegas en el año 2015. Jay Z le dio dinero en alguna ocasión al Señor Michael en un intento de invertir aún más en Uber. El Señor Michael y el Señor Kalanick, aturdidos al rechazar a una celebridad, aceptaron un poco del dinero, diciendo que ya tenían demasiados inversionistas interesados. Los representantes de Jay Z no respondieron a las solicitudes de comentarios. El Señor Kalanick también soñó con atraer a las celebridades a puestos de asesoría en Uber. Uno de los objetivos era persuadir a Oprah Winfrey, para que se incorporara a la junta – algo que algunos ejecutivos de Uber creían que podría suceder después de que el Señor Kalanick conociera a la Señora Winfrey en una fiesta en la isla española de Ibiza – pero la idea nunca se materializó. La portavoz de la Señora Winfrey declinó hacer comentarios. En Señor Kalanick comenzó a mezclarse con ejecutivos de negocios elite. Desarrolló una estrecha relación con el Señor Cohn, un ejecutivo de primer nivel en Goldman Sachs. En un momento, los dos hombres llegaron a hablar a diario. El Señor Cohn y un portavoz de la Casa Blanca no respondieron a las solicitudes de comentarios. Principios de Liderazgo Al interior de Uber, el Señor Kalanick comenzó a codificar los pilares de la cultura de la empresa. Particularmente admiraba a Amazon, la compañía de comercio en línea, comprometida con 14 principios de liderazgo, incluyendo “aprender y ser curiosos”, e “insistir en los estándares más altos”. De modo que él creó 14 valores para Uber, con principios como “estar súper bombeado” y estar “siempre andando”. Algunos empleados admiran la profunda participación del Señor Kalanick en Uber. “Los conocimientos tradicionales estaban a la mano y arraigado en los productos.”, dijo Chris Messina, quien abandonó Uber en enero, refiriéndose al apodo de Kalanick. “Se preocupaba profundamente por el producto y la gente que lo construía”. El principal mantra de Kalanick era “crecimiento sobre todo”. Eso significaba que los mejores empleados en Uber eran a menudo promovidos y protegidos. Cuando un gerente general, título para un jefe división ciudad, le arrojó una taza de café a uno de sus subordinados durante un ataque de ira, el incidente fue reportado a Recursos Humanos, pero no se le dio seguimiento. En ese momento, el puesto de Gerente General división Ciudad, de Uber, tenía peso. Otras quejas también llegaron a oídos sordos. Después de un contragolpe por el aumento de precios de Uber, (elevando los precios cuando la demanda es alta), en medio de una tormenta en la costa durante el 2013, la respuesta de Kalanick a los molestos usuarios fue un torrente de economía y matemáticas. “Hicimos más viajes debido a nuestra proximidad, no menos”, dijo en una entrevista para Wired en ese momento. “Le dimos a la gente más opciones para moverse, y esa es toda la “jodida” intención.” Amigos y empleados le dijeron al Señor Kalanick que al menos debía fingir que le importaba cómo se veía al tomar una postura tan hostil hacia los usuarios de Uber. Varios lo describieron como “emocionalmente no inteligente”. El Señor Kalanick cometió otros errores. En el 2014, él y su entonces novia, Gabi Holzwarth, viajaron a Corea del Sur con el Señor Michael y otros empleados de Uber para beber y cantar karaoke. El establecimiento era un bar de acompañantes en donde los clientes podían pagar por la compañía de mujeres, y algunos miembros de la fiesta eligieron a sus citas para la noche. El incidente, reportado por The Information, resultó en una queja de recursos humanos de un empleado que acudió al evento. El mismo año, el Señor Kalanick discutió sobre cómo Uber había impulsado su atractivo hacia las mujeres en una entrevista con GQ, llamando a la compañía “imán de pechos”. Y apenas unos días después de que un ex empleado publicara un blog en febrero explicando el acoso sexual en Uber, el señor Kalanick asistió a la ceremonia de los Premios de la Academia de Vanity Fair en Hollywood, impresionando a algunos colegas con su perceptible insensibilidad. Su deseo de crecimiento también conocía pocos límites. Uber se lanzó en China en 2013, y el Señor Kalanick gastó billones de dólares para superar al local titular Didi Chuxing – sólo para tener que retirarse el año pasado, debido en parte, a grandes pérdidas. El Señor Kalanick ahora está gastando mucho en la India, para ganar en el lugar, incluso ofreciéndose a convertirse en un ciudadano hindú si esto ayuda a Uber. La compañía ha dicho que perdió cerca de $2.8 billones de dólares en el 2016, excluyendo el caso de China. Por la Victoria Con el Señor Kalanick establecido en el trono de Uber, los empleados actuaron para asegurar que el servicio ganara sin importar nada más. Gastaron gran parte de su energía contra rivales como Lyft. Uber designó equipos a la así llamada inteligencia competitiva, adquiriendo datos de un servicio de análisis llamado Slice Intelligence. Utilizando un servicio de captación de e-mails que sus propietarios llamaron Unroll.me Slice recopiló los recibos de los usuarios de Lyft vía e-mail y los vendió como información anónima a Uber. Uber utilizó la información como un proxy a la salud de los negocios de Lyft. (Lyft también opera con un equipo de inteligencia competitiva). Slice confirmó que vende datos anónimos (lo que significa que los nombres de los clientes no están adjuntos), basados en los recibos de viajes de Uber y Lyft, pero se negó a revelar quién compra la información. Uber también intentó ganar a los conductores de Lyft. La “calificación de satisfacción del conductor” de Uber, una métrica interna, ha caído desde el 2016, y aproximadamente una cuarta parte de sus conductores se vuelven parte del promedio cada tres meses. De acuerdo a una diapositiva interna sobre los niveles de ingresos de los conductores, que fue vista por The New York Times, Uber consideró a Lyft y McDonalds, como sus competidores principales para atraer a nuevos conductores. Para frustrar a los conductores de Lyft, Uber despachó a algunos empleados para ordenar y cancelar viajes en Lyft, en masa. Otros tomaron los viajes y pasaron el trayecto intentando persuadir a los conductores a cambiar a Uber a tiempo completo. Después de que el Señor Kalanick supiera que Lyft estaba trabajando con una modalidad de auto compartido, Uber creó e inició con su propia alternativa para el auto compartido, UberPool, en 2014, dos días antes de que Lyft lanzara su proyecto. Ese año, Uber estuvo muy cerca de comprar Lyft. En una reunión en la casa del Señor Kalanick, y entre cajas de comida china, él y el Señor Michael, recibieron al presidente de Lyft, John Zimmer, quien pidió el 15 por ciento de Uber a cambio de la venta de Lyft. Durante la siguiente hora, el Señor Kalanick y el Señor Michael se rieron repetidamente de la audaz solicitud del Señor Zimmer. No se llegó a ningún acuerdo. Lyft se negó a comentar. La rivalidad seguía en vigor. En 2016, Uber celebró una reunión cumbre en Ciudad de México con algunos gerentes de alto nivel, donde distribuyó un libro de estrategias sobre cómo cortar a Lyft del negocio y tuvo sesiones sobre cómo dañar a su competidor. Para desarrollar su propio negocio, Uber esquivó a las autoridades. Algunos empleados empezaron a usar una herramienta llamada Greyball para engañar a los funcionarios que intentaban cerrar las operaciones de Uber. La herramienta, desarrollada para ayudar a la seguridad del conductor, y engañar a los defraudadores, mostró esencialmente una versión falsa de la aplicación de Uber a algunas personas, para disfrazar las ubicaciones de los autos y los conductores. Pronto se convirtió en una herramienta para que los conductores de Uber evadieran la captura por aplicación de la ley en los lugares en que el servicio era considerado ilegal. Después de que The Times informara sobre Greyball en marzo, Uber dijo que prohibiría a los empleados el uso de la herramienta contra la aplicación de la ley. La idea de engañar a Apple, el principal distribuidor de la aplicación de Uber, comenzó en el 2014. En ese momento, Uber estaba lidiando con el fraude de cuenta generalizada en lugares como China, en donde algunos defraudadores compraban iPhones robados que eran borrados y después re-vendidos. Algunos conductores de Uber, entonces creaban docenas de direcciones de e-mail falsas para darse de alta como nuevos conductores de Uber asignados a cada teléfono, y solicitar viajes desde esos equipos, los cuales entonces aceptarían. Ya que Uber estaba repartiendo incentivos a los conductores que atendieran a más viajes, los conductores podrían ganar mucho más dinero de esta forma. Para detener esta actividad, los ingenieros de Uber asignaron una identidad persistente a los iPhones con pequeños códigos, una práctica llamada “finger-printing” (huella dactilar). Uber podría entonces identificar un iPhone e impedir ser víctima de un fraude después de que se hubiese borrado la información de los dispositivos. Hubo un problema: el finger-printing en los iPhones infringían las reglas de Aple. El Señor Cook creía que con limpiar el iPhone se aseguraba que no quedara ningún rastro de la identidad del propietario en el dispositivo. Así que el Señor Kalanick  dijo a sus ingenieros que “geo-cercaran” la sede de Apple en Cupertino, California, de modo que pudieran identificar digitalmente a la gente que revisara el software de Uber desde su ubicación específica. Uber entonces aplicó este código en la gente dentro de esta geo-cerca, esencialmente, dibujando un lazo digital alrededor de aquellos que se querían mantener en la oscuridad. Los empleados en los cuarteles de Apple no eran capaces de ver el finger-printing de Uber. El engaño no duró. Los ingenieros de Apple, fuera de Cupertino, siguieron silenciosamente los métodos de Uber, lo que llevó al Señor Cook a llamar al Señor Kalanick a su oficina. El Señor Kalanick estaba estremecido ante el rugido del Señor Cook, de acuerdo a una persona que lo vio justo después de la reunión. Pero sólo fue un impacto momentáneo. Después de todo, el Sr. Kalanick se había enfrentado a Apple, y Uber había sobrevivido. Había vivido para pelear otro día.

Mensaje escrito por edgaralan el 21/04/2017 09:13:45 am - Puntaje: 2 
yo no me doy de alta en ningun servicio del cual no me pueda dar de baja por mail/twitter
------------------------------------------------------------------------

Mensaje escrito por edgaralan el 21/04/2017 08:46:20 am - Puntaje: 3 
fibertel lo das de baja desde twitter

Mensaje escrito por edgaralan el 05/04/2017 06:19:01 pm - Puntaje: 1 
Enzo35 escribió: No puedo entender a las personas que se gastan tanta plata en un celular,osea me importa un huevo si tenes millones,¿como te vas a gastar 30.000 en un celular?,lo mas gracioso es que te comprar el iPhone -1 y es lo mismo.
si lo recontra usas para trabajar, no me parece mal... me parece mal pagar 30 cuanto se consigue a 15... pero el gasto en si no...

Mensaje escrito por edgaralan el 04/04/2017 12:10:28 pm - Puntaje: 4 
israel esta haciendo miles de millones investigando el canabbis... aca somos unos giles

Mensaje escrito por edgaralan el 20/03/2017 03:31:23 pm - Puntaje: 4 
mirta se ha convertido en la mejor entrevistadora de la argentina... no le importa nada a la vieja!

Mensaje escrito por edgaralan el 20/03/2017 08:34:41 am - Puntaje: 1 
otra gran serie q la estiran con la intencion de que dure y seguir facturando $$$... no los juzgo, pero se vuelve un embole

Mensaje escrito por edgaralan el 17/03/2017 12:58:57 pm - Puntaje: 1 
cambiaron de dominio -> http://www.btarg.org/

Mensaje escrito por edgaralan el 15/03/2017 08:10:46 am - Puntaje: 2 
Sergioicb escribió: La dejé de ver porque es muy pro yankee. Los rusos soviéticos en la ambientación, siempre unos boludos.
me parece q es al reves, los que quedan como nabos son los yankis... q nunca los pueden atrapar

Mensaje escrito por edgaralan el 01/03/2017 09:45:05 pm - Puntaje: 0 
disculpen mi ignorancia... pero esto del OC tenia sentido antes, cuando los procesadores no eran tan potentes y carisimos... pero hoy por hoy? para que necesitaria alguien hacerlo???

Mensaje escrito por edgaralan el 16/02/2017 09:09:31 pm - Puntaje: 1 
[youtube]mgtGAvFgxus[/youtube]

Mensaje escrito por edgaralan el 16/02/2017 09:51:06 am - Puntaje: 0 
los productores encontraron una manera de hacer $$$$ muy facil... y la van a hacer durar mientras se pueda... ojo, no los juzgo...
------------------------------------------------------------------------

Mensaje escrito por edgaralan el 14/02/2017 06:18:54 pm - Puntaje: 3 
nooo, ya no es necesario perder 40 minutos de tu vida viendo esta pedorrada... te recomiendo que te subscribas a este canal de youtube [youtube]G2m89kN3aNw[/youtube]