Login

  

Lapso de reflexión - Sergio Gaut vel Hartman





Thread creado por Cordwainer el 07/09/2017 09:39:09 pm. Lecturas: 357. Mensajes: 4. Favoritos: 1





07/09/2017 09:39:09 pm 
       4                           
Cordwainer


Miembro desde: 22/01/2005

Threads abiertos: 15
Mensajes: 1346  
Subtítulos subidos: 4
Threads Favoritos: 0





Me sumo a la movida literaria con esta joyita:


El Agente de Seguridad condujo al tipo de cabello rojo hasta la puerta del despacho del Secretario de Asuntos Estrambóticos. Golpeó con los nudillos suavemente, dos veces, y esperó a que el Primer Ujier les franqueara el paso. Desde el interior se oyó la voz abaritonada del Segundo Ujier:

—Que el Delirante Citado entre solo.

El Agente de Seguridad se encogió de hombros, y con un leve toque en la espalda impulsó al Delirante Citado, dio media vuelta y regresó al pasillo. A él sólo le pagaban por conducir a los Delirantes Citados que los dejaran o no penetrar en la antecámara era algo que lo tenía totalmente sin cuidado.

En el pasillo lo interceptó el Burócrata Ambulatorio, conocido de cafeterías y comedores:

—¿Quién era?

El Agente de Seguridad pensó: qué mierda le importa pensó: es un asunto secreto pensó: este tipo no tiene nunca algo que hacer pensó: no me vendría nada mal un café doble y un pastel de manzanas.

—Invíteme con un café doble y un pastel de manzanas y le cuento todo.

—Hecho.

Recorrieron los pasillos en silencio. La cafetería estaba en el ala este, directamente sobre los jardines. A través de los amplios ventanales podía verse el inefable mundo exterior, olerse los fragantes rosales y disfrutarse el atardecer de primavera. Pero el máximo placer eran las bellísimas moles grises de los edificios del Gobierno que ocupaban la totalidad del campo visual.

—Odio pasar la vida encerrado en estas oficinas —dijo el Agente de Seguridad señalando con una mueca los jardines y más allá.

—También yo. ¡Qué día hermoso! —Luego de una pausa—: ¿Y bien?

El Agente de Seguridad carraspeó:

—Un chiflado más. Dice tener documentación fiable que demuestra que los ahtram de Altair llegarán de un momento a otro en sus naves gigantes en forma de disco y destruirán la Tierra con rayos laser…

El Burócrata Ambulatorio se atragantó con un trozo demasiado grande de pastel de manzana.

—Y ¿por qué la destruirían?

—El tipo dice que por hacer mal uso de la energía atómica, por arruinar la ecología de nuestro planeta y por demostrar crecientes tendencias agresivas.

—Ja-ja-já. Déjeme descostillarme. Somos agresivos desde el Crô Magnon, arruinamos el planeta desde Noé y hacemos mal uso de la energía atómica por lo menos desde Hiroshima. ¡Qué demente!

—Este tipo dice que los ahtram pueden viajar a velocidades superiores a la luz y que poseen armas que harían babear a nuestros militares. El tipo quiso dejar en claro que los ahtram jamás aplican sus armas a causas innobles.

—Entiendo. El tipo tiene una respuesta para cada insensatez. Pero ¿por qué han demorado treinta y cinco años en borrarnos del Universo? Si patrullaban la zona en 1945 y contemplaron el honguito, ya tenían entonces una buena razón para…

—Según el tipo fueron a pedir instrucciones. El Gran Consejo, o lo que cuernos mande allá. Habrá evaluado nuestros antecedentes y conductas y decidido de acuerdo con ellas.

—¡Pero treinta y cinco años! Una oportuna llamada por radio, subradio o hipe radio podía haber servido perfectamente. ¿No conocen el ansiable de Leguen?

—El tipo dice que ellos sólo habrán pasado algunos días standard. El «estiramiento» subjetivo del tiempo es un subproducto de la relatividad. Ellos fueron y volvieron en un santiamén.

—¿Y tienen que entrevistar a muchos rayados de ésos en la Secretaría de Asuntos Estrambóticos?

—¡Docenas! ¡Cientos! Tipos que predicen terremotos, asesinatos, tornados. Tipos que dicen estar en contacto con mundos paralelos en los que Kennedy no fue asesinado o que un polaco fue elegido Papa. Y los contactos de tercer, cuarto, quinto, sexto…

El agente de Seguridad se detuvo al notar que el Burócrata Ambulatorio palidecía intensamente. Como daba la espalda al ventanal, tuvo que volverse para divisar el enjambre de pequeñas naves que, semejantes a voraces pirañas, descendían en picada sobre las bellísimas moles grises de los edificios del Gobierno y las demolían con disparos de cañones protónicos.

—Finalmente el tipo tenía razón —dijo el Burócrata Ambulatorio—. Van a tener que cambiarle el nombre a la Secretaría.

—Ah, esos. No, se equivoca esos no son los ahtram de Altair. Son los zerep de Spica que fueron a pedir autorización para borrarnos de la faz del universo cuando la Inquisición empezó a meterse con Galileo Galilei.

«Lapso de reflexión», en la revista El Péndulo, 6, 1982
44 4



07/09/2017 09:48:01 pm 
       1                           
fedeguille


Miembro desde: 21/03/2007

Threads abiertos: 34
Mensajes: 14874  
Subtítulos subidos: 1
Threads Favoritos: 0





¿Otro integrante de la ´´Brigada El Péndulo´´? ¡Vamos todavía! (Aunque eso denuncia tu edad...)


07/09/2017 09:51:31 pm 
       0                           
Cordwainer


Miembro desde: 22/01/2005

Threads abiertos: 15
Mensajes: 1346  
Subtítulos subidos: 4
Threads Favoritos: 0





fedeguille escribió:
¿Otro integrante de la Brigada El Péndulo? ¡Vamos todavía! Aunque eso denuncia tu edad...


Confieso que he vivido, chamigo.
Llegué a atesorar 12 números de la susodicha (de las tres épocas), y las fui regalando a quienes creo amigos.
No me arrepiento.


07/09/2017 09:58:49 pm 
       1                           
fedeguille


Miembro desde: 21/03/2007

Threads abiertos: 34
Mensajes: 14874  
Subtítulos subidos: 1
Threads Favoritos: 0





Cordwainer escribió:
fedeguille escribió: ¿Otro integrante de la Brigada El Péndulo? ¡Vamos todavía! Aunque eso denuncia tu edad...Confieso que he vivido, chamigo.Llegué a atesorar 12 números de la susodicha de las tres épocas, y las fui regalando a quienes creo amigos.No me arrepiento.


Yo a mis amigos los quiero mucho. Daría mi vida por cualquiera de ellos. Pero las Péndulo, no. Ahí están, ajadas en su mayoría, descoloridas las tapas de las desdichadas que quedaron expuestas al sol de la mañana, pero ahí están.






seguridad

1