Login

  

La Leyenda de La Siesta





Thread creado por fercabe10 el 20/03/2017 02:00:36 am. Lecturas: 687. Mensajes: 4. Favoritos: 0





20/03/2017 02:00:36 am 
       4                           


Todo el mundo sabe lo que significa ´´La hora de la siesta´´, es el cese de actividades a partir de la hora del almuerzo hasta las 16:30 aproximadamente. Se sabe que en las grandes ciudades ya casi no se acostumbra, si es que alguna vez se acostumbró. Es parte del folklore del interior de varios países latinos, pero lo que pocos saben es por qué se llama “SIESTA”. Su nombre se remonta a más de un siglo atrás. La costumbre, desde luego que ya existía. En los campos o en poblados rurales, los trabajadores y comerciantes acostumbraban a dormir un rato luego del almuerzo para arrancar nuevamente con las actividades matutinas que quedaron inconclusas o iniciar otras.

Hace muchos, muchos años en un asentamiento rural muy parecido a todos los pueblos de ese entonces, había un leñador que trabajaba para una importante empresa de maderas muy similar a todas esas grandes empresas que deforestaron el continente. Este leñador arrancaba sus actividades a las 6 de la mañana, luego del mate cosido con rebanadas del exquisito pan que preparaba su esposa el día anterior.

Tenía la costumbre, el honrado obrero, luego de la pequeña ración de guiso de sobras que le daban sus patrones, de buscar un buen algarrobo o chañar y rendirle homenaje antes de hacharlo. Se tiraba a los pies del arbusto y cerraba los ojos por 2 horas. Se llenaba de energía y seguía. Esto, todos los días, de sol a sol, de lunes a lunes. Se hizo parte de su vida, una costumbre que quedaría hasta el momento de la muerte, y él lo sabía. Pasaron los años, y a veces pensaba “qué bueno sería mi cama”, deseando reposar en su rústico colchón. Mucho más de 1000 días hacía que no almorzaba en casa, y cada invierno llegaba casi tarde con la leña para prender el fuego. Cosa que iba aquejándolo cada vez más, su mujer era una compañera inigualable y él apenas llegaba con la leña. Con la idea de revertir la situación y aprovechando que la nueva zona de trabajo asignada estaba bastante cerca de su rancho, planificó sacrificar las horas de sueño e ir abasteciendo el hogar para estar preparado y dejar de andar a las corridas. Su satisfacción más grande era que por fin después de tantos años iba a pasar un almuerzo en casa, por más humilde que fuese la comida sabía que no había mejor cocinera que su amada esposa, ni lugar ni entorno más acogedor que su hogar.

Llegó el esperado día y para su señora también era una situación especial. Le había preparado un exquisito y abundante plato de pollo con verduras y salsas, le tenía preparado el vino y había vuelto a amasar pan para tenerlo recién hecho para él. Cuando el hombre puso pie en la cocina y vio el plato, los ojos se le iluminaron, hacía años que no comía bien y se sentó a la mesa. Y comió, y comió. Llevaba poco más de medio plato cuando se sintió satisfecho, pero estaba tan rico que siguió comiendo. Se cortó otra rebanada de pan y la sopó en la salsa. Para este momento en el campo y con la escasa ración de comida que le daban, estaría buscando el místico arbusto para rendirle culto, pero ahora, todavía le quedaba pollo y verduras en el plato.

Una corriente de aire entró por la ventana y el sueño profundo empezó a adormecerle el cuello. Claro, no es fácil dejar una rutina tan arraigada. Y mientras daba un trago al vaso de vino para bajar el último bocado ya estaba prácticamente dormido despierto y se dio cuenta que no iba a poder seguir. Que necesitaba si o si ese ratito para descansar. ´´No, no, tengo que hacer una cortada de leña para traer´´ se decía a sí mismo, pero por otro lado la idea de tener su colchón a tan pocos pasos lo tentaba por completo y se rindió.

Mi negra, voy a tirarme un ratito a descansar, dijo y la Señora, confundida le preguntó:Te sientes mal, te pasa algo? El leñador respondió: Nada grave, solo un cansancio inaguantable. Ya empezando a enfadarse, pero todavía amable, ella le cuestiona: Pero y la leña para invierno? Has andado a los tumbos para traerla y dijiste que ibas preverlo ahora. El leñador notó la molestia de su mujer y vio amenazada su hora sagrada. Para revertir eso debía mostrar autoridad y seguridad. Ya no podía seguir esperando y deseaba con urgencia recostarse, así que le dijo: A los tumbos o como sea, la leña nunca va a faltar, ahora, cariño, me voy a recostar que en un rato vuelvo a trabajar. La señora se enojó, siempre fue amable pero cuando tuvo que mostrar autoridad nunca reparó en las formas, así que no sólo le dijo, le ordenó, en un tono que, sin gritar, era alto, firme y exageradamente imperativo: ¡VAS A BUSCAR LA LEÑA AHORA! y el leñador, sin dar marcha atrás le contestó llevando una mano bajo su vejiga: ¡SIESTA!
44 4



20/03/2017 09:19:50 am 
       1                           
Paulkaraoke


Miembro desde: 24/02/2013

Threads abiertos: 29
Mensajes: 2406  
Subtítulos subidos: 0
Threads Favoritos: 1





Me hizo acordar al usuario Chermany, que entre otras cosas se dedica a hacer leña del árbol caído. Hace un tiempo que no se lo ve por acá.


20/03/2017 01:53:52 pm 
       1                           
varnak


Miembro desde:
el principio!

Threads abiertos: 164
Mensajes: 12545  
Subtítulos subidos: 6
Threads Favoritos: 0





No creo en la mitología nórdica, la santiagueña.






luego

1