Relato propio - Pétalos de Bronce (parte 1 y 2) :: subdivx
  Login

  

Relato propio - Pétalos de Bronce (parte 1 y 2)





Thread creado por xgus el 11/01/2017 07:18:41 am. Lecturas: 527. Mensajes: 22. Favoritos: 3







11/01/2017 07:18:41 am 
       13                           
xgus


Miembro desde: 11/10/2003

Threads abiertos: 28
Mensajes: 331  
Subtítulos subidos: 20
Threads Favoritos: 0





Buenas divxers, Estoy escribiendo un libro de relatos que me gustaría compartir con ustedes para matar el aburrimiento. Les dejo la parte 1 Y 2 para quien tenga el coraje de leerlo.

PD: Fue presentado en un concurso literario de España, por lo que pueda tener algún que otro modismo de este país.

SALUDOS





1- FIN DEL VIAJE

Después de varias sacudidas entendí lo que farfullaba Eme. En la pantalla del ordenador parpadeaban las siguientes entradas:

29 LY STS OK.
ORB OK
DST LPS 2357 OK
SYS READY
LOV READY

Eme me miraba con los ojos inyectados en sangre. Rascándome la cabeza, le devolví la mirada con un gesto de indiferencia que ella tanto repudiaba. Zeta había ingresado los parámetros del destino erróneamente y comprendí la preocupación alarmante de Eme. Recordando las guías de nominación astronáutica, llegué a la conclusión abrumadora de nuestra situación.
Estábamos jodidos.
1313 13



11/01/2017 07:19:26 am 
       4                           
xgus


Miembro desde: 11/10/2003

Threads abiertos: 28
Mensajes: 331  
Subtítulos subidos: 20
Threads Favoritos: 0





2 - CAOS

No solo estábamos en un planeta diferente y sin el entrenamiento necesario, sino que no teníamos ni la más remota idea de qué nos encontraríamos ahí abajo.
- Deja en paz al retrasado y siéntate en tu silla. – escupió Zeta.
- ¿Pero qué coño has hecho? - preguntó Eme. Sus manos temblaban sin control y sus ojos no reflejaban rabia, sino miedo. Movió la cabeza lentamente hasta clavarse en mi rostro.
- Podemos enviar un mensaje a comandancia y sumirnos en las cápsulas de letargo hasta que vengan a buscarnos. - Dije.
- ¡Y una mierda! - estalló Zeta.- ¿Volver tres siglos más tarde y pasarme toda la vida encerrado? ¡Y una mierda!
- ¿Qué otra opción tenemos? - preguntó Eme. Su voz se abrió paso en un hilo de súplica. Parecía desesperada.
Zeta la miró y abrió la boca para decir algo, pero se mantuvo en silencio. Un silencio tan profundo que podían oírse los zumbidos eléctricos de la nave.
- Voy a preparar las cápsulas de letargo. - dije pausadamente.
Mis palabras encendieron una chispa en los ojos de Zeta. Se levantó tan rápido de su asiento y me dio un empujón tan brusco que casi me arranca los hombros.
- Resulta que ahora quieres jugar a ser hombre... – me dijo, dibujando una mueca de asco.- Tú eres la mierda en la suela de mis botas, chico, y te he dicho cien veces que cuando te dirijas a mí, lo hagas con respeto.
Me dio un golpe tan fuerte en la oreja que durante unos segundos la nave se volvió completamente blanca. Me encontré en el frío suelo metálico retorciéndome de dolor.
Lentamente fui recuperando la visión y pude ver a Eme forcejear con él. Las palabras me llegaban como desde el fondo de un pozo.
- ¡Idiota, no hay otra opción! - gritaba Eme.
Con un rápido movimiento Zeta hizo girar los brazos de Eme hasta lo más alto de su espalda, lo que hizo que soltara un alarido de dolor.
- Te diré lo que vamos a hacer. Bajaremos y cogeremos algunas piedras de este puto planeta, seguramente a los mierdas de gafas en la Tierra les encantarán. Nos pagarán un cheque tan gordo que no podríamos gastarlo ni en dos vidas. Fin de la historia.
Se me escapó una carcajada tan repentina que hizo que mi oreja me doliera todavía más.
- Eso es… probablemente lo más estúpido que he escuchado en toda mi vida. - lo dije mirándole a la cara y sin dejar de reír.
Me miró con una furia absoluta. Soltó a Eme, que todavía le mantenía el brazo en forma de presa y comenzó a andar muy despacio hacia mí. Todavía en el suelo, lo miré desde abajo y pude distinguir un hilo de saliva que se le escapaba por la comisura de los labios. Se plantó tan cerca de mí que fui capaz de oler el nylon de sus botas. Cerré los ojos lentamente y sentí la furia de una patada impactándome en los labios. La boca se me llenó automáticamente de sangre y noté su inconfundible sabor. El golpe fue de una fuerza animal que consiguió hacerme rodar hacia un lado. Creí haberme tragado algún diente.
- Joder… hoy vas a aprender una lección, chico. Te juro que lo harás.- me dijo, y noté que saboreaba cada palabra.
- ¡Déjalo o lo matarás! - gritó Eme a sus espaldas.
Cuando Zeta retrocedió para darme una segunda patada, Eme se abalanzó sobre él. Le hincó las uñas en la cara, dibujándole tres largas líneas por debajo de su ojo izquierdo.
- ¡Joder! - gritó Zeta mientras la apartaba de un manotazo. Seguía mirándome fijamente e intentó cuadrarse de nuevo para asestarme otra patada.
Eme volvió a la carga y trepó por sus espaldas. Sorprendido, intentó sacudirse frenéticamente y se le tensaron los músculos del cuello. Soltó una gran bocanada de aire cuando sintió que Eme le arrancaba la oreja de un fuerte mordisco.
Debajo del grueso traje gris noté como se me erizaban los pelos del brazo. Zeta no gritó, se limitó a poner los ojos en blanco mientras exhalaba el aire como una olla a presión. Con un movimiento tan veloz como un látigo, cogió a Eme por las axilas y la balanceó por encima de su cabeza hasta hacerla caer violentamente contra el suelo. Eme se quedó inmóvil con los ojos abiertos como platos. No sentía su cuerpo. Zeta la miró con los dientes tan apretados que podían distinguirse todos los músculos de su rostro. Le sangraba abundantemente un lado de la cara, evidenciando el vacío que había dejado el mordisco. Flexionó su pierna derecha tan alto, que la rodilla acarició su propia barbilla durante un instante. Al descargar la fuerza de su bota sobre el rostro de Eme, se escuchó un fuerte crac que retumbó por todas las paredes de la nave.
Intenté gritar pero la boca se me llenó de sangre y solo se escuchó un leve gorgoteo.
Zeta giró sobre sus talones y se abalanzó sobre mí. Esta vez no cerré los ojos y lo miré fijamente. Me levantó del suelo, cogiéndome del traje como si fuera un muñeco y me arrastró por un pasillo de la nave. Abrió la primera esclusa y continuó caminando con paso firme. Mis pies no tocaban el suelo. Llegó a la segunda esclusa e introdujo el código. Al abrirse, unas luces rojas inundaron la bóveda. Pude distinguir las siluetas de los LOV bajo un manto rojo. Todo iba tan deprisa que cuando entendí lo que estaba haciendo, noté un frío helado que subía por mi espalda. Intenté decir algo, pero las palabras se ahogaron en mi garganta. Zeta abrió de un golpe la escotilla de cristal del LOV y me metió de un empujón. Se inclinó sobre el mando de control y desactivó el descenso automático, luego, tiró violentamente de las palancas de control analógico hasta que cedieron con un fuerte chasquido. Cerró la escotilla violentamente y se quedó mirándome a través del cristal con una sádica sonrisa que dibujaba su rostro ensangrentado. Dio unos golpecitos con los nudillos en el cristal y me saludó, para después desaparecer tras la esclusa.
Pasados unos minutos eternos, una luz verde cubrió el cuerpo del LOV y la plataforma comenzó a girar suavemente sobre sus engranajes. La bóveda silbó y liberó gas hacia sus cuatro costados. Se abrió por completo y reveló una imagen majestuosa. Rodeada por un negro absoluto, podía distinguirse la brillante superficie de LPS 2357. El suelo metálico del LOV vibró bajo mis pies y noté que el primer enganche se había liberado. Aunque imperceptible, sentía como el segundo enganche era lo único que me mantenía en la plataforma. Los ojos se me llenaron de sudor y me escocía la boca. El enganche cedió y el LOV salió eyectado por la bóveda a una velocidad vertiginosa.


11/01/2017 08:16:06 am 
       2                           
000121


Miembro desde: 27/04/2016

Threads abiertos: 8
Mensajes: 961  
Subtítulos subidos: 0
Threads Favoritos: 5





Esta bueno. Me gustan los nombres. Aún pudieran ser más extraños.

Cuando una vez escribí un cuento de Ciencia Ficción me muní de un montón de palabras náuticas para señalar las partes de la nave, todas las saqué de Master and Commander de OBrian. E inventé unas cuantas más por mi propia cuenta combinando algunas de ellas.

Si tengo que encontrar algún defecto a lo tuyo sería que hay demasiada acción y muy poca reflexión.

Pero sos bueno.


11/01/2017 08:25:53 am 
       1                           
xgus


Miembro desde: 11/10/2003

Threads abiertos: 28
Mensajes: 331  
Subtítulos subidos: 20
Threads Favoritos: 0





000121 escribió:
Esta bueno. Me gustan los nombres. Aún pudieran ser más extraños.Cuando una vez escribí un cuento de Ciencia Ficción me muní de un montón de palabras náuticas para señalar las partes de la nave, todas las saqué de Master and Commander de OBrian. E inventé unas cuantas más por mi propia cuenta combinando algunas de ellas.Si tengo que encontrar algún defecto a lo tuyo sería que hay demasiada acción y muy poca reflexión.Pero sos bueno.


Gracias por leerlo. Y si... la documentación hace que un texto sea más solido.
Con respecto a lo de la acción, no todo el relato es así... espera a leerlo completo y verás cual es el objetivo del relato.


11/01/2017 09:13:37 am 
       2                           
xgus


Miembro desde: 11/10/2003

Threads abiertos: 28
Mensajes: 331  
Subtítulos subidos: 20
Threads Favoritos: 0





ACTUALIZADO parte 3



3 – LAS DOS LUNAS


Desperté cubierto en sudor y sentí como el dolor gobernaba mi cuerpo como la picadura de miles de avispas. Tardé unos minutos en asimilar la situación: me encontraba en el LOV, tumbado boca abajo, con la cabeza hundida en el cristal de la escotilla.
Intenté girar mi cuerpo para liberar mi brazo izquierdo, pero descubrí que mi otro brazo colgaba en una posición antinatural probablemente estuviera dislocado. Con esfuerzo, me ayudé con las piernas para ejercer presión sobre la escotilla y arqueando la espalda libré el brazo del peso de mi cuerpo. El sudor comenzaba a entrarme en los ojos y sentí sangre reseca en mi boca. Sentía un calor asfixiante.
Con el brazo libre intenté llegar a la válvula de apertura, pero al estar girado ciento ochenta grados, se encontraba lejos de mi alcance. Me estiré al máximo y por un momento pensé que me partiría en dos. Notando como el sudor y las lágrimas entraban en mis ojos, la punta de mis dedos acariciaron la válvula. Apreté ferozmente la mano y tiré de ella con fuerza. Luego de un silbido, la escotilla cedió treinta centímetros y se detuvo tras un golpe seco. Sentí un calor húmedo en los hombros y caí preso del pánico cuando noté que comenzaba a entrar agua a través de la apertura.
Sabía que debía mantener la calma pero comprendí que debía esforzarme al máximo o moriría ahogado en cuestión de minutos. Ayudándome con las piernas, utilicé todo el peso de mi cuerpo para empujar la escotilla. No se movió ni un centímetro.
Notaba el agua trepar por encima de mis hombros y comenzaba a entrarme por la nariz. Tomé una bocanada de aire y giré sobre mi mismo hasta sumergir completamente la cabeza en el agua. Repartí la superficie de mi espalda en el cristal de la escotilla y empujé ejerciendo toda la fuerza que me otorgaban mis músculos. La escotilla cedió unos pocos centímetros, lo que hizo que entrase más agua. Completamente sumergido noté como los pulmones ardían en busca de aire y decidí atravesar la escotilla a pesar de tener una abertura tan estrecha. Logré salir.

Me encontré tumbado sobre unas piedras planas cubiertas de agua. Miré alrededor y me descubrí en el delta de un río estrecho que desembocaba en un vasto pantano. Sentí el agua muy caliente acariciando mi piel, era de un color verde profundo. Reflejaba un haz de luz rojizo, irradiado por una luna visible que dibujaba las siluetas de unas montañas rocosas. Evalué mentalmente mis prioridades: Primero debería colocarme el hombro en su sitio y segundo, intentar dar la vuelta al LOV que se encontraba tumbado del revés y se estaba llenando de agua.
Me puse de pie y emprendí la búsqueda de una roca adecuada para ponerme el hombro en su sitio. A poca distancia encontré una piedra que se elevaba en forma oval y sus cantos eran lisos y suaves al tacto. Me coloqué junto a ella y luego de tres respiraciones profundas me golpeé con vigor el hombro derecho. Se escuchó un leve crujido, como el ruido que hace una rama seca al partirse, y la articulación volvió a su posición natural. Mentiría si dijese que sentí un dolor insoportable, me dolían tantas partes de mi cuerpo que prácticamente no noté diferencia alguna.
No quería perder ni un minuto de mi tiempo, así que busqué entre las piedras del río y encontré una rama tan gorda como un extintor de incendios. Coloqué dos piedras planas en el techo ovalado del LOV y con ayuda de la rama, comencé a hacer palanca. El vehículo se balanceó repetidas veces, se mantuvo un instante en el aire buscando equilibrio y cayó hacia un lado recuperando su posición original.
El cauce del río no tenía suficiente agua como para alcanzar el nivel de la escotilla, por lo que decidí no intentar sacarlo del agua.
Luego de inspeccionarlo un momento confirmé que ningún sistema eléctrico funcionaba, pero tanto la válvula de apertura de la escotilla como los filtros de aire parecían cumplir su función.
Mientras cavilaba mis opciones, escuché rugir a mi estómago y me di cuenta que tenía un hambre voraz y que estaba peligrosamente sediento. No tenía ni idea de cuánto tiempo había estado inconsciente dentro del LOV. Me arrodillé junto al río y formando un hueco con mis manos, lo llené de agua caliente. A pesar de sentir una sed abrasadora, me contuve y solo dí un par de sorbitos. Esperaría al menos veinticuatro horas para beber hasta saciarme.
Eché a andar siguiendo el cauce del río, no quería alejarme demasiado del LOV. A medida en que avanzaba sorteando las piedras, observé el paisaje que me envolvía. Las piedras dejaban paso a una densa vegetación de color verde azulado. A sus espaldas se erguían largos y espesos árboles de forma cónica. No se apreciaba viento alguno, sus hojas permanecían inmóviles como pequeñas esculturas.
Lo peor, sin duda, era el calor y la asfixiante humedad. Todo estaba caliente al tacto: las piedras, las plantas, el agua, incluso el aire que exhalaba al respirar. Constantemente se me formaban perlas de sudor en la frente y rodaban hasta mis ojos.
Colgando de unos arbustos distinguí unos frutos ovalados de color marrón oscuro. Arranqué uno y lo examiné detenidamente. Su tacto era áspero y pegajoso, estaba caliente como todo lo demás. Me lo guardé en el traje.
Un tenue resplandor púrpura se elevó por la superficie del río y contemplé como la luna roja se perdía detrás de las montañas. A mis espaldas, descubrí como emergía un segundo satélite, de un azul profundo por encima del horizonte. Era mucho más grande que el primero y más brillante. A medida que trepaba por el cielo encendía los colores de todo lo que me rodeaba, incluso mi propia piel. Fue un espectáculo asombroso.
Noté que algo me sacudía de mi estado de conmoción, un leve movimiento justo en la otra orilla del río. Miré con atención, pero todo parecía estar sumido en una inmensa quietud. Pude observar decenas de flores hexagonales, sus pétalos brillaban incandescentes bajo la imponente luna azul. Allí los vi por primera vez.
Reptó por encima de un árbol caído con un movimiento inmensamente delicado. Avanzó entre la maleza decididamente y no pude distinguir ni un solo sonido. Su piel era del color del bronce. Estiró su cuello con un movimiento elegante hasta detenerse junto a las flores. Arrancó una y la observó con unas manos diminutas. Luego ladeó un momento la cabeza y se la comió.
En ese momento una pequeña rama crujió bajo mis pies, lo que hizo que contuviese la respiración.
Pude observar como su cuerpo de bronce se movió lentamente hasta ponerse de pie y se quedó inmóvil, mirándome desde el otro lado del río.
Logré ver cómo sus ojos, profundamente negros, me observaban fijamente. Su rostro carecía de emoción. Si no la hubiese visto moverse momentos atrás, habría jurado que era una estatua.
Los arbustos a su alrededor comenzaron a moverse y de la oscuridad, emergieron decenas de siluetas de bronce. Algunos iban de pie, pero la mayoría reptaba a cuatro patas. Al sentir centenares de ojos negros traspasar mi cuerpo, sentí un nudo en el estómago.
Retrocedí unos pasos sin dejar de mirarlos. Uno de ellos propinó un alarido, largo y agudo, que retumbó en mi pecho. Poniéndose de pie, todos lo imitaron. Fue tan abrumador que se erizaron todos los pelos de mi cuerpo. Reaccioné cuando echaron a correr cruzando el río, desesperados, empujándose unos con otros salvajemente. Algunos todavía gritaban.
Eché a correr río abajo saltando entre las piedras, estaba débil por las magulladuras y el traje mojado limitaba mis movimientos. Sus gritos acariciaban mi piel y sentí pánico. Sus pasos se escuchaban cada vez más cerca y por el rabillo del ojo, notaba destellos de bronce sobre el agua.
Distinguí la silueta del LOV, semihundido, brillando como el fuego azul. Al correr con el agua hasta las rodillas, mi velocidad disminuyó drásticamente y pensé que no llegaría a tiempo.
Pero lo hice. Había dejado la escotilla abierta para que se secara el interior, lo que me permitió entrar de un salto y cerrarla bruscamente. Accioné la válvula y cerró herméticamente, mientras que miles de cuerpos chocaban contra el cristal.
En la cabina sólo se escuchaba mi respiración acelerada, al otro lado, arañaban el cristal. Golpeaban la estrecha puerta con puños cerrados y, aunque no los escuchara, podía verlos gritar. Algunos se daban cabezazos contra la ventana hasta sangrar.
Los observé durante largas horas. Por momentos cesaban los golpes y desaparecían del marco de la escotilla, pero poco después, reaparecían con más ímpetu que antes y continuaban estrellándose contra el cristal.
De tanto en tanto dejaban de golpear y, simplemente, se quedaban mirando desde afuera con ojos inexpresivos. Los rostros lo cubrían todo. Prefería los golpes.
Desaparecieron junto con el brillo incandescente de la luna azul, perdiéndose tras las montañas.


11/01/2017 09:17:21 am 
       0                           
modpjk


Miembro desde: 24/04/2006

Threads abiertos: 7
Mensajes: 269  
Subtítulos subidos: 26
Threads Favoritos: 0





Cambiá DST LPS 2357 OK por ACT 1 PT 69 OK y tenés el éxito literario asegurado.


11/01/2017 09:25:40 am 
       0                           
xgus


Miembro desde: 11/10/2003

Threads abiertos: 28
Mensajes: 331  
Subtítulos subidos: 20
Threads Favoritos: 0





modpjk escribió:
Cambiá DST LPS 2357 OK por ACT 1 PT 69 OK y tenés el éxito literario asegurado.


Jajaja gracias por tu analisis literario! tomo nota.

Por cierto, el comando DST LPS 2357 OK significa ´´Destination: Living populated system OK´´


11/01/2017 09:49:27 am 
       0                           
modpjk


Miembro desde: 24/04/2006

Threads abiertos: 7
Mensajes: 269  
Subtítulos subidos: 26
Threads Favoritos: 0





Mejor no te aclaro lo que significa el comando ACT 1 PT 69 OK...


11/01/2017 10:06:24 am 
       3                           
xgus


Miembro desde: 11/10/2003

Threads abiertos: 28
Mensajes: 331  
Subtítulos subidos: 20
Threads Favoritos: 0





modpjk escribió:
Mejor no te aclaro lo que significa el comando ACT 1 PT 69 OK...


No hace falta aclararlo, el chiste no era tan difícil como podría esperarse de alguien que se interesa por un hilo de literatura. No te preocupes, lo entendimos todos.
Gracias por tu aporte.


11/01/2017 10:34:16 am 
       1                           
modpjk


Miembro desde: 24/04/2006

Threads abiertos: 7
Mensajes: 269  
Subtítulos subidos: 26
Threads Favoritos: 0





No creas, en el mundo literario hay mucho snob con el cerebro hueco pero, eso sí, una alta capacidad para citar frases ingeniosas de tipos que sí son pensantes.


11/01/2017 10:53:48 am 
       2                           
xgus


Miembro desde: 11/10/2003

Threads abiertos: 28
Mensajes: 331  
Subtítulos subidos: 20
Threads Favoritos: 0





4 – REVELACIÓN


Me sorprendí al agacharme junto al río y contemplar la imagen que devolvían las oscuras aguas del pantano. Desnudo, observé como una barba desaliñada comenzaba a poblar mi rostro y unas profundas líneas rectas cruzaban mi piel. Si bien me costaba calcular el tiempo que llevaba en aquel planeta, había aprendido a calcular el ciclo de las lunas a la perfección.
Aprendí que luego del destello púrpura, fruto del choque de las dos lunas, disponía de alrededor de quince minutos para regresar al LOV. Porque, por supuesto, ellos regresaban con cada luna azul, eficientes como un reloj.
Mi rutina consistía en explorar los alrededores justo después de la caída de la segunda luna, en busca de alimentos. Mi dieta consistía básicamente en las frutas que dotaban los arbustos del río, eran odiosamente ácidas y pegajosas, pero me mantenían con vida. De tanto en tanto, cruzaba el río para comer algunas de las flores hexagonales que observé el primer día que los vi. Su sabor intenso me recordaba a ostras de río, pero además, tenían un efecto ligeramente alucinógeno.
Cuando el tenue resplandor rojizo dibujaba las colinas que bordeaban el pantano, me sumergía en sus aguas verdosas, para luego regresar al LOV moderadamente limpio.
El hecho de haber colocado un manto de ramas secas cubriendo el cristal de la escotilla, desde dentro, me permitía dormir durante la luna azul. Si bien estaba sellada herméticamente, retumbaban cientos de golpes sordos durante largas horas. Aprendí a dormir con ellos.
Con el paso de los ciclos, notaba que los trayectos en busca de alimentos se hacían cada vez más largos, por lo que decidí intentar llegar más lejos. Me puse en marcha poco después de cesar los golpes y eché a andar río abajo durante algunas horas. El paisaje monótono se multiplicaba en ambas orillas y comencé a subir por una colina empinada, elevándose por encima del cauce del río. Al llegar a la cima, me tumbé en el suelo asfixiado por el calor.
Me aproximé al extremo opuesto para observar hacia el otro lado. Pude distinguir un hilo de agua cayendo entre unas rocas, en forma de cascada, en un pequeño lago de aguas azuladas. Estaba rodeado por un rudimentario muro de rocas afiladas, dibujando su contorno. Junto a él descubrí una pequeña playa de tierra rojiza que moría justo al costado de una montaña, parcialmente cubierta por una especie de zarzas verdes.
Noté crecer una sensación dentro de mi vientre que me decía que algo no estaba bien. Entonces la vi. Un destello de bronce a los pies del lago me hizo dar un respingo.
Estaba agachada junto al agua y hundía sus diminutas manos en el lago. Sus movimientos tenían una delicadeza casi hipnótica. Por momentos se quedaba inmóvil, ladeando ligeramente la cabeza, como buscando una fragancia en el aire. Durante unos instantes pensé que podría olerme desde la distancia.
La observé largos minutos sin estar muy seguro de lo que debía hacer. La vi arquear la espalda y levantarse como una flor en primavera, muy lentamente. Articuló sus esbeltas piernas de bronce y comenzó a andar. Un paso, dos, tres. Una barrera invisible pareció golpearla, deteniéndola por completo y se llevó las manos justo debajo del mentón. A pesar de la distancia pude distinguir una cuerda rodeando su cuello y, en el otro extremo, varios nudos sujetándola a un poste clavado en la tierra.
Sentí un profundo escalofrío cuando realmente comprendí lo que estaba advirtiendo. Por encima de las rocas, una batería de placas lumínicas formaban una larga hilera. Las zarzas que cubrían el costado de las montañas se movieron ligeramente y revelaron una gran puerta metálica. Incrustada en una especie de caverna, pude intuir la silueta del módulo VPM. Su esclusa silbó y se abrió por completo.
Salió bostezando, estirando los brazos por detrás de la espalda. Iba desnudo. Avanzó arrogantemente hasta detenerse junto a ella. Desató la cuerda anudada en su cuello y, tomándola por su melena, lamió su rostro muy lentamente. Ella lo miró con sus negros ojos vacíos de emoción. La empujó violentamente y, arrastrándola por el pelo, la introdujo dentro del módulo. Justo antes de cerrarse la esclusa, pude ver un destello en los ojos lascivos de Zeta. La puerta se cerró y todo se quedó en silencio.


11/01/2017 10:55:23 am 
       2                           
xgus


Miembro desde: 11/10/2003

Threads abiertos: 28
Mensajes: 331  
Subtítulos subidos: 20
Threads Favoritos: 0





5 - LÁGRIMAS EN LA COLINA


Muchas lunas pasaron, demasiadas, hasta notar que mi cuerpo y mi mente rozaban los límites de la extenuación. El desgaste del calor asfixiante, la soledad, las diarreas, y todo lo demás, comenzaba a abrir una grieta en mi endeble fuerza de voluntad. Había comenzado a consumir más pétalos hexagonales de lo habitual, por lo que las alucinaciones copaban gran parte del día. Incluso los asaltos nocturnos comenzaron a ser más extraños. A veces no se presentaban, lo que me hacía sentir incómodo, y eso me preocupaba bastante. En otra ocasión no se escuchó ningún golpe y, al marcharse el azul de la luna y abandonar el LOV, me encontré con una bandeja hecha de ramas secas con varias piezas de fruta, flores y un puñado de raíces brillantes.
Pero había algo que merodeaba por mi mente, como una pequeña brasa alojada en lo más profundo de mi pecho que ardía con cada luna extinguida. Atravesaba el río y subía por la colina casi cada día. Iba a verlos.
Sabía que era demencialmente peligroso. Si Zeta se enterase que me encontraba vivo, me mataría. Lo había intentado una vez, no dudaría en hacerlo de nuevo ahora que se encontraba pletórico en su paraíso personal. Pero, aún así, algo me empujaba a trepar esa colina para espiarlos.
Muchas veces llegaba a lo más alto, miraba hacia abajo y no podía verlos. El poste y la cuerda seguían allí, y la cascada continuaba su ritual de aguas azuladas.
Otras veces la veía moverse grácilmente junto al poste, mientras Zeta limpiaba las placas lumínicas, empapado en sudor.
En otra ocasión los vi junto a una gran hoguera. Ella miraba las llamas con una mirada ausente, mientras él masticaba algo de espaldas al fuego. Descubrí al menos seis cuerpos junto al lago, algunos estaban desmembrados.
Casi todas las excursiones terminaban igual. O bien él acababa arrastrándola hasta el interior del VPM, o bien la forzaba allí mismo, sobre la tierra, para luego darle una paliza. Fuese cual fuese el final del día, siempre me encontraba bajando por la colina con los ojos cubiertos de lágrimas.


6 – EL SUEÑO


Desperté cubierto en sudor, como cada día. Examiné detenidamente la escotilla del LOV y descubrí unas pequeñas grietas en el cristal. Estaba comenzando a astillarse. Llevaban varias lunas golpeándolo con piedras. Sabía que iba a terminar rompiéndose, pero confiaba en que fuese mucho más adelante.
Llevaba más de tres ciclos sin comer y mi estómago rugía de hambre. Eché a andar río abajo pero todos los arbustos se encontraban literalmente pelados. Partí con las colinas a mis espaldas hacia el bosque de las zarzas, pero el resultado fue el mismo. Nada. Alejándome más hacia el sur, reconocí arbustos frutales en sitios que visitaba por primera vez, pero me sorprendió encontrarlos vacíos. Regresé frustrado y con los pies destrozados.
No me encontraba con ganas de subir la colina, así que decidí cruzar el río y tumbarme en la otra orilla a comer flores.
Noté el suave roce de los pétalos invadir mi boca y me encontré tumbado en una cama blanda. Las nubes blancas se movían en el cielo formando figuras insólitas. Noté la brisa fresca en mi piel, propias de la Tierra. Sabía que estaba padeciendo el efecto de las flores, pero intenté aferrarme a esa sensación. Solo un poco más. Sentí mi cuerpo relajarse y sumirse en el más placentero de los sueños. Estaba donde tenía que estar.

Desperté pesadamente y parpadeé unos instantes, recobrando la conciencia. Aún estaba al otro lado del río, junto a las flores. Observé la superficie del agua, quieta, formando un largo espejo. Me estremecí al ver la niebla púrpura desvaneciéndose en los pies de la colina. La luna roja se había perdido en el horizonte. Mi piel brilló como un metal precioso, sabía que sería imposible llegar al LOV a tiempo.
A mis espaldas creció desafiante la gigantesca luna azul y, junto a ella, miles de ojos.
Avanzaron decididos entre los matorrales y bajando por los árboles. Sus pies, desconcertantemente silenciosos, se movieron velozmente sin emitir sonido alguno.
Fueron rodeándome despacio, mientras me observaban, hasta que uno de ellos rompió el círculo y se acercó reptando entre las rocas. Al llegar junto a mí, noté que llevaba una piedra en la mano. En sus ojos, negros como el fondo de un pozo, podía ver mi propio reflejo e intenté intuir cualquier tipo de emoción. Estaban desiertos.
Levantó la piedra tan alto que pude ver como se dibujaba su contorno tras el fulgor de la luna. Me golpeó en la cabeza y me sumergí en la oscuridad más absoluta.


11/01/2017 10:55:56 am 
       3                           
xgus


Miembro desde: 11/10/2003

Threads abiertos: 28
Mensajes: 331  
Subtítulos subidos: 20
Threads Favoritos: 0





EPÍLOGO – LA MUERTE, LA VIDA.


Recobré la conciencia para descubrirme con los ojos vendados y maniatado por las muñecas. Me arrastraban a través de un sendero de piedras húmedas mediante una cuerda anudada a mi cuello. Mis pies reconocieron instantáneamente el camino, estábamos en el río. Miles de piernas se movían lentamente a mi alrededor bajo un manto azul que encendía todas las cosas. Caminábamos en silencio.
Avanzábamos decididamente, mientras mi mente se esforzaba en advertir que ocurriría a continuación. Siempre imaginé que cuando lograran atraparme terminarían despellejándome vivo.
- ¿Dónde vamos?- pregunté, y mis palabras atravesaron los árboles resultándome completamente extrañas. No sabía cuánto tiempo llevaba sin hablar.
Nos detuvimos por completo y noté como la venda de mis ojos resbalaba hacia abajo. Varios de ellos se habían acercado tanto que podía sentir su aliento. Me miraban con la cabeza ladeada, atravesándome con sus sombríos ojos. Nos encontrábamos al pie de la colina. Tensaron la cuerda y comenzamos a subir mientras mi corazón latía violentamente.
Llegamos a la cima y, durante unos minutos, nos quedamos mirando hacia el otro lado. Reconocí el gran lago azul, la cascada, el poste y la cuerda, las placas lumínicas. Me quitaron la cuerda del cuello y me libraron las manos, luego me propinaron un fuerte empujón, obligándome a descender por la colina. Ellos me miraban desde arriba.
Una vez abajo, me detuve en la playa de tierras rojas junto al poste, sin saber muy bien que hacer. Sentí un impulso de correr, pero sabía que sería en vano. El lago, las rocas afiladas y la silueta de la montaña lo cubrían todo.
Desde abajo, podía ver los miles de cuerpos de bronce brillando bajo el resplandor de la gigantesca luna. Envueltos en un aura fulgurante, me clavaban sus penetrantes ojos .
Uno de ellos dio un paso adelante y descargó un alarido que recorrió todo el planeta, con la fuerza de cien pulmones. Con los puños apretados, volvió a gritar antes de que el eco del primer alarido hubiese desaparecido. Repitió el proceso varias veces. Una y otra vez. Cada alarido se colaba en mis huesos y me hacía temblar. Entonces, las zarzas verdes se agitaron y, tras ella, se abrió la puerta del VPM.
Zeta se asomó, mirando hacia la cima de la colina y los vio. El gesto de su rostro reveló que no entendía lo que estaba sucediendo.
Allí, de pie junto al poste, me percaté de algo que no se me había ocurrido. Contemplé las miles de huellas sobre la tierra roja y las abolladuras en el marco de la esclusa del VPM, que evidenciaban cientos de golpes.
Justo entonces, Zeta me miró. Sus ojos se abrieron exageradamente y la expresión de su rostro cambió, dibujando mueca de asombro.
- ¡Me cago en todo el sistema solar! - dijo sonriendo de oreja a oreja.- Joder chico, no sé cómo te las has apañado para sobrevivir a la caída, y a estos bichos, pero sí que has demostrado tener los cojones bien puestos como para plantarte en mi casa.
- Me han arrastrado hasta aquí.
Zeta miro hacia arriba y luego me observó, acariciándose la barbilla como buscando una explicación.
- ¿Y qué mierda quieres?
- Ya te lo he dicho, me han traído aquí.
- En tal caso, ya puedes estar dándote la vuelta y volver al agujero del que has salido antes de que salga y te rompa todos los huesos.
Una sombra creció detrás de él y pude verla asomándose desde el interior del VPM. Su piel de bronce brilló con el destello azul de la luna. Ellos también la vieron.
Se escuchó un trueno de gritos desgarradores que bajó por la colina con la fuerza de un vendaval. Desde abajo, los tres los vimos empujarse, gritar y golpearse los pechos con puños cerrados.
Zeta apretó los dientes y se le hincharon las venas del cuello. La cogió por su larga melena y avanzó hasta mí, arrastrándola por la tierra. Al soltarla, le propinó una fuerte patada en el abdomen. En la cima de la colina, bramaron enfurecidos.
- Deberías dejarla marchar.- dije. Y noté el calor tan particular del odio en sus ojos.
- Así que esto es lo que pasa… ¿Te han traído aquí para una especie de trueque? - lo dijo y estalló en una profunda carcajada.
- Creo que ellos creen… - me detuve eligiendo las palabras.
Miró hacia arriba y gritó.
- ¡Yo soy Dios! - lo dijo, para luego darle otra brutal patada. Esta vez en la cabeza.
Por primera vez la escuché gemir de dolor, tendida en el suelo boca arriba.
- Vas a matarla. – le dije – Y harás que nos maten a los dos. Creo que es importante…
- Cierra el pico. – me dijo.- Aún no he comenzado contigo.
La cogió por la barbilla y le asestó un golpe con el dorso de la mano. Su cabeza giró violentamente y sus ojos se encontraron con los míos. Rasgados y de color azabache, eran como un cuarto salvajemente vacío, y aún así, sentí un fuego subir por mis entrañas.
Cuando Zeta estiró su brazo para propinarle otro golpe, salté sobre él y lo golpeé violentamente con el codo. De inmediato se llevó las manos a la nariz, que había comenzado a sangrar.
- Hijo de puta… - dijo, arrastrando las palabras.
Intenté atizarle un puñetazo en el estómago, pero esta vez estaba preparado. Se deshizo del golpe con una facilidad innata, luego, me cogió por los hombros hundiendo sus pulgares en mis clavículas. Grité del dolor. Me asestó un cabezazo tan fuerte que noté como se abría una brecha en una de mis cejas.
Intenté darle un rodillazo en las costillas, pero sus gruesos brazos me mantenían alejado. Me dio un golpe en el cuello que hizo que me faltara el aire, caí al suelo y luego de una feroz patada me hizo rodar repetidas veces hasta ir a parar a los restos de una antigua hoguera.
Tendido en el suelo, dolorido y con la cara ensangrentada, supe por primera vez que iba a morir. En la colina no se escuchaban gritos. El silencio lo cubría todo, expectante. Unos metros más alejada se encontraba ella, todavía tumbada. Pude ver como giraba su cabeza para mirarme, esta vez sí, y no fruto del azar, estaba mirándome desde el suelo.
La figura de Zeta se irguió juntó a mí, con una sonrisa sarcástica, cuando la punta de mis dedos tocaban algo suave y liso entre los restos de la hoguera.
- La muerte, la vida. - dijo sombríamente, mientras mis manos descubrían que lo que estaba aferrando era un hueso largo y astillado.
Cuando Zeta elevó su pierna derecha para aplastarme la cabeza, giré la cintura con un movimiento repentino y le enterré el trozo de hueso en la piel. Le entró por la ingle y la sangre brotó descontrolada salpicándome el rostro.
Aulló de dolor, llevándose ambas manos a la herida. Sin dejarle reaccionar, me puse de pie de un salto y le hinqué el hueso entre las costillas. Una, dos, tres veces. Lo vi caer sobre una rodilla, escupiendo sangre. Intentó decir unas palabras pero su garganta se llenó de sangre y, poniendo los ojos en blanco, se desplomó hacia un costado levantando una nube de polvo rojizo.
De nuevo, un silencio abismal lo cubrió todo. El espeso aire caliente envolvió mi piel mientras contemplaba el cuerpo sin vida de Zeta. Retrocedí unos pasos y me acerqué hasta ella. Le tendí la mano para ayudarla a levantarse. Vaciló unos momentos hasta que aceptó mi mano y la levanté del suelo.
Sentí la piel de sus diminutas manos rozar mis dedos con una delicadeza absoluta. Atónito, descubrí la suavidad de su mano acariciándome, como el roce de un pañuelo de seda. Fría. Fría como el hielo. Una sensación que jamás había pensado volver a sentir.
Miré hacia la cima de la colina y contemplé miles de miradas desnudarme el alma. Estaban quietos, inmóviles, expectantes.
Me acerqué hasta ella, inclinándome, le besé en las mejillas. Su piel de color bronce era dulce y fría.
- Adiós. - susurré, mientras la veía alejarse despacio, mirando hacia ellos.
Me quedé unos instantes observando cómo sus esbeltas piernas de bronce rozaban el lago fulgurante, bajo la mirada de la inmensa luna azul.

Mis pasos rompieron el hechizo del silencio y la cogí por las muñecas. Arrastré su cuerpo a través de la playa roja. De la colina, bajaron alaridos estremecedores. Caminé decidido hasta la puerta del VPM. La empujé adentro y vi como miles de figuras de bronce bajaban encolerizados por la colina, desesperados, incluso cayendo de bruces al lago. Suspiré y atravesé la puerta. La esclusa silbó y se cerró produciendo un sonido metálico.


FIN


11/01/2017 11:37:30 pm 
       1                           
Illuminauta


Miembro desde: 22/04/2009

Threads abiertos: 48
Mensajes: 3658  
Subtítulos subidos: 0
Threads Favoritos: 0





Cómo me gusta la info técnica, te pregunto: qué significan LOV y VPM? Sé que se refieren a vehículos o módulos, pero son siglas?


12/01/2017 04:54:40 am 
       1                           
xgus


Miembro desde: 11/10/2003

Threads abiertos: 28
Mensajes: 331  
Subtítulos subidos: 20
Threads Favoritos: 0





Illuminauta escribió:
Cómo me gusta la info técnica, te pregunto: qué significan LOV y VPM? Sé que se refieren a vehículos o módulos, pero son siglas?


Hola, antes de empezar a escribir tenía una tabla de nominación, que iban describiéndose durante el relato, pero resultaba muy cargante ir explicándolas durante el texto así que decidí eliminarlas.
SALUDOS!

LOV: Landing Operational Vehicle
VPM: Viable Primary Module


13/01/2017 01:21:18 pm 
       2                           
Gracias por el relato. Muy agradable la forma poética que toma hacia el final.
¿Se puede criticar un poco o no es la idea?
Saludos.


13/01/2017 02:00:24 pm 
       2                           
Illuminauta


Miembro desde: 22/04/2009

Threads abiertos: 48
Mensajes: 3658  
Subtítulos subidos: 0
Threads Favoritos: 0





xgus escribió:
Illuminauta escribió: Cómo me gusta la info técnica, te pregunto: qué significan LOV y VPM? Sé que se refieren a vehículos o módulos, pero son siglas?Hola, antes de empezar a escribir tenía una tabla de nominación, que iban describiéndose durante el relato, pero resultaba muy cargante ir explicándolas durante el texto así que decidí eliminarlas. SALUDOS! LOV: Landing Operational VehicleVPM: Viable Primary Module


Gracias por la aclaración.

Con respecto a las explicaciones técnicas, a veces pueden ser un problema, sobre todo en el género de ciencia ficción. Siempre se está en la disyuntiva de explicar algo que, si uno viviera tal vez en el mundo descrito, no sería necesario, porque un LOV sería en ese contexto (tiempo-espacio) algo tan familiar como un camión de caudales en un relato sobre robos bancarios. Pero, así y todo, en un relato sobre robos a transportes de caudales se haría en un momento determinado una descripción de los vehículos. El asunto es la pericia para meter la descripción sin que parezca forzada y/o detallada en exceso, para no cansar o dar la impresión de que nos preocupa mas la descripción técnica que el avance de la trama y el predicamento de los personajes.

Pero habría maneras buenas de meter una primera descripción de un LOV y el significado de la sigla, sin lastrar el avance del relato. Una de las mejores maneras es la descripción casual, combinando diálogo, situación y descripción del entorno en una misma acción. Los mejores relatos y novelas utilizan esta técnica para meternos en la jerga técnica sin agobiarnos con descripciones desmesuradas que pueden cansar.

Abrazo. Ah! y el relato me pareció interesante, sobre todo la fluidez con que se desarrolla

PD: edit ortográfico

Ultima edición por Illuminauta el 14/01/2017 10:43:32 , editado 1vez


14/01/2017 05:43:29 am 
       0                           
xgus


Miembro desde: 11/10/2003

Threads abiertos: 28
Mensajes: 331  
Subtítulos subidos: 20
Threads Favoritos: 0





111111 escribió:
Gracias por el relato. Muy agradable la forma poética que toma hacia el final.¿Se puede criticar un poco o no es la idea?Saludos.


Gracias por tomarte el tiempo para leerlo. Por supuesto que podés criticar, solo escribo por el placer de contar historias, no me dedico a esto. A fin de cuentas lo mejor que toda persona puede sacar de cualquier expresión artística es aprender de los errores.

Un abrazo!


14/01/2017 06:03:06 am 
       1                           
xgus


Miembro desde: 11/10/2003

Threads abiertos: 28
Mensajes: 331  
Subtítulos subidos: 20
Threads Favoritos: 0





Illuminauta escribió:
xgus escribió: Illuminauta escribió: Cómo me gusta la info técnica, te pregunto: qué significan LOV y VPM? Sé que se refieren a vehículos o módulos, pero son siglas?Hola, antes de empezar a escribir tenía una tabla de nominación, que iban describiéndose durante el relato, pero resultaba muy cargante ir explicándolas durante el texto así que decidí eliminarlas. SALUDOS! LOV: Landing Operational VehicleVPM: Viable Primary ModuleGracias por la aclaración.Con respecto a las explicaciones técnicas, a veces pueden ser un problema, sobre todo en el género de ciancia ficción. Siempre se está en la disyuntiva de explicar algo que, si uno viviera tal vez en el mundo descrito, no sería necesario, porque un LOV sería en ese contexto tiempo-espacio algo tan familiar como un camión de caudales en un relato sobre robos bancarios. Pero, así y todo, en un relato sobre robos a transportes de caudales se haría en un momento determinado una descripción de los vehículos. El asunto es la pericia para meter la descripción sin que parezca forzada y/o detallada en exceso, para no cansar o dar la impresión de que nos preocupa mas la descripción técnica que el avance de la trama y el predicamento de los personajes.Pero habría maneras buenas de meter una primera descripción de un LOV y el significado de la sigla, sin lastrar el avance del relato. Una de las mejores maneras es la descripción casual, combinando diálogo, situación y descripción del entorno en una misma acción. Los mejores relatos y novelas utilizan esta técnica para meternos en la jerga técnica sin agobiarnos con descripciones desmesuradas que pueden cansar.Abrazo. Ah! y el relato me pareció interesante, sobre todo la fluidez con que se desarrolla


Saludos compañero... gracias por tomarte el tiempo para leerlo y por tu aporte. El gran obstáculo que tuve para desarrollar esta historia fue sin duda a que estaba limitado por las bases del concurso a un x número de palabras máximas. Por este motivo tuve que recortar mas de un 25% de la historia, lo que me hizo eliminar todo el proceso previo antes del viaje (El protagonista sufre un acontecimiento trágico que le hace subir en la nave para olvidarse de todo. Luego el proceso de formación en los campamentos donde conoce a sus compañeros de tripulación, que detalla que los astronautas ya no son personajes respetables como en antaño sino que son convictos que forman parte de un programa gubernamental para reducir sus condenas) Y aún quitando todo ese tramo, tuve que resumir gran parte de lo que quedaba, incluyendo jergas científicas y ciertas partes no relevantes que no afectaban al objetivo de la historia pero enriquecían el desarrollo de los personajes.
Con esto creo que la historia ganó fluidez pero a costa de profundidad en matices. No pude abarcar todo

Gracias por tu crítica.


14/01/2017 12:20:15 pm 
       1                           
Genial, desde ya toda crítica es subjetiva y se basa en gustos personales, más allá de la experiencia ´´del crítico´´ dentro de la literatura... dicho lo cual:

Esta breve obra deja en claro que el autor tiene mucho potencial, buena redacción, un lindo manejo de la atmósfera y creatividad. El relato tiene ritmo y mete al lector en una historia con un contexto rico (en el sentido de que de inmediato caés en la cuenta de que todo se desarrolla sobre una historia preexistente).
Lo depurable de este trabajo pasa, en mi opinión, por estas cuestiones:
1- Nunca hacer uso de frases tan trilladas como ´´miraba con los ojos inyectados en sangre´´.
2- No apelar tan seguido a recursos como ´´me dio un empujón tan brusco que casi...´´ o ´´Me dio un golpe tan fuerte en la oreja que durante...´´o ´´Se me escapó una carcajada tan repentina que hizo...´´ o ´´Nos pagarán un cheque tan gordo que...´´ y aunque es un relato breve hay muchos casos más, casi encimados en ocasiones. Es decir, el recurso es válido y efectivo, pero no conviene abusar del mismo (ni de ningún recurso, en realidad).
3- Respetar la extensión del relato y no caer en la tentación de extenderlo con relleno de ninguna clase. Me refiero a que al escribir es común sentirse un poco pobre al ver que luego de varias horas de hacerlo todo se resume a un par de carillas... y entonces surge esa cosa anti-minimalista de extenderse un poquito de más en detalles que poco aportan a la historia y que de hecho le quitan ritmo, como por ejemplo en ´´LAS DOS LUNAS´´, donde hay acciones contadas con demasiado detalle para lo sencillas que son. Extender la narración con detalles de esta clase corta el ritmo. A veces puede ser buena, eso sí, en acciones ´´internas´´, referidas a pensamientos, emociones o contexto en general... pero no podemos describir el paso a paso de subir una escalera sin irritar al lector, mejor decimos ´´subió la escalera con dificultad/alegría/lentamente/etc´´ y ya, se entiende el punto? A esto me refiero con lo de respetar la extensión del relato: si es breve hay que quererlo así como es y si es largo lo mismo (nadie trataría de reducir a 250 páginas La Torre Oscura, por decir algo).
Hace cuánto y con qué edad escribiste ´´Pétalos de bronce´´? Me gustó mucho tu trabajo








propio

1