Alter Ego (Cuento corto) :: subdivx
  Login

  

Alter Ego (Cuento corto)





Thread creado por pitunorte el 03/03/2016 11:45:56 am. Lecturas: 429. Mensajes: 2. Favoritos: 0





03/03/2016 11:45:56 am 
       0                           
pitunorte


Miembro desde: 01/06/2013

Threads abiertos: 7
Mensajes: 19  
Subtítulos subidos: 0
Threads Favoritos: 1





Amigos, les dejo a consideración este cuento de mi autoria. Todas las criticas y sugerencias son bienvenidas. Saludos!

ALTER EGO

Los misterios de la mente son infinitos tanto como el universo. El sentimiento de amor y la locura se deslizan al mismo tiempo en la dimensión que los contiene, casi incontrolables, solo hay que procurar que corran en el mismo sentido y si la locura supera al amor...

I

Llegué justo a las diez, me costó mucho entrar a la casa y aún sigo sin entender que sucedió, dentro no había nadie, de hecho desde que entré estoy solo, hasta siento que perdí la noción del tiempo, será por el silencio o por pensarte tanto...por recordar tu cabello ondulado oliendo a jazmines o a tu blancura y esa última vez que se repite en mi mente horas tras horas como la gota que cae y cae insoportable en la cocina.

Todo está ordenado, por lo menos donde estoy, el centro de mesa que guardamos de nuestra boda sigue en su lugar, nuestro retrato, el cenicero inútil que me regalaron y otros adornos en el modular, también el ultimo ramo de Jazmines que te regalé, te encantaría verlos... vos que amas tanto el orden. No quiero recorrer el resto de la casa, no se si por miedo o porque no estas. (tal vez en éste lugar me siento seguro).

Es curioso todo esto, cuando quise entrar parecía que la casa estaba enfurecida, las cosas golpeaban las paredes las sillas rayaban el piso recorriendo la sala hasta quedar contra la puerta, habrá sido mi imaginación o el estado de shock en que me encontraba, no lo se. Tampoco eras vos, ni en tu mayor locura hubieras hecho el desorden que escuché las copas haciéndose añicos en el piso y todo cuanto pudiera parecía ser lanzado a las paredes. Hasta llegué a escuchar una voz pidiéndome que me aleje como si la casa quisiera asustarme. Resistí dando golpes a la puerta incontables veces hasta que se abrió. Agotado entré esperando encontrar todo ese desorden, pero, no había nada fuera de lugar, culpé a mi mente
reaccionando paranoica por la locura de estos días. !Es nuestra casa! No permitiría nunca a nadie invadiéndola, diseñaste nuestra alcoba con ese portal de cristales enfrentada al sol que mostraba tus curvas cada mañana.

Creo que no soporto tu ausencia, desde que no estás busqué un culpable...siempre hay un culpable, por eso existen las cárceles, también las penas y los purgatorios. Vos no cumpliste no me voy a cansar de decirlo. Juraste ser siempre mía y me pedías que fuera tuyo, pero no, no cumpliste. Está bien, me tenias un poco nervioso lo reconozco, es complicado tener una mujer joven, sensual, una ninfula, sobretodo para un hombre veinte años mayor. Nunca dejaste de provocar a otros y te lo advertí y no fue una vez ¡fueron miles las veces que te lo advertí! Soy un hombre respetable, no merezco conjeturas ajenas. Por eso exigí que te quedaras en casa, tenias todo lo que una mujer desearía tener, la mejor ropa, joyas, el perfume de jazmín que no podía faltarte y mira que era fácil tu parte, solo quedarte en casa ser solo mía como vos misma lo habías prometido y cuando me lo pediste, cumplí mi promesa de no tocarte, me bastaba con saber que eras mía.

Hay cosas incomprensibles, amabas la casa, por eso es tan doloroso que no estés, cada habitación tiene tu detalle, el color de las paredes, el jardín y los jazmines, la fuente con querubines en el patio y ese perro que no paraba de ladrar, es lo único que no extraño aunque también lo dejaste.


II

La ultima vez dijiste que te irías temí quedar solo de nuevo. Salí de la casa tomando todas las precauciones cerré con llave cada habitación y las ventanas con la esperanza de que no te fueras. Compré un whisky, yo que nunca antes había bebido y pensé de muchas formas... pensé liberarte pensé curarme. Con cada trago, tomaba mas coraje para hacerlo, ya no podía soportar tus amenazas ni mi desventura. Nunca miré a la noche como aquella vez. La luna se imponía poderosa borrando las sombras de la ciudad, las sirenas divulgaban las desgracias urbanas, las calles infectadas de indiferencia exhibían lo obsceno y lo tierno de las almas citadinas. Yo, conducía de regreso luchando con mis demonios decidido a darle fin a mi vesania intentando borrar mis obsesiones. Fue la ultima vez que ingresé a la casa sin incidentes.

Si mi reloj funcionara bien podría saber cuanto tiempo llevo en ésta sala, desde que entré ha comenzado a marcar las horas errático, por momentos indica un horario menos al anterior como si fueran al revés, por otros, vuelve a avanzar. Ha permanecido entre las diez y las doce todo el tiempo y con él las cosas parecieran comportarse igual. El ramo de flores
marchita y florece mientras la noche se hizo interminable y mi angustia crece con mi confusión. He llegado a escucharte, juraría que estas en la habitación, no paras de llorar, no quiero creer que estoy enloqueciendo, es tu voz la siento clara. ¡Volviste!

Cuando abrí la puerta me apuntabas con el revolver mientras decías que me odiabas tanto como a la vida miserable que te di, y que no sería mas tu carcelero, yo te pedí perdón por última vez culpándo todo a tu madre y a que te parecieras tanto a ella tus ojos como los suyos, tu piel como la suya y tu perfume de jazmines... pero apretaste el gatillo.

Esta es mi casa, esta es mi cárcel y cada vez que son las diez intento cambiar mi realidad obstruyendo la entrada.

Mario Andre Saravia.


05/03/2016 03:53:44 am 
       1                           
SpoilerAlert


Miembro desde: 14/04/2014

Threads abiertos: 45
Mensajes: 624  
Subtítulos subidos: 10
Threads Favoritos: 0












hasta

1