Login

  

Estrellas son las que cobran mucho por trabajar poco





Thread creado por NewRepublic el 10/12/2016 10:57:51 am. Lecturas: 519. Mensajes: 1. Favoritos: 0





10/12/2016 10:57:51 am 
       1                           
NewRepublic


Miembro desde: 11/01/2016

Threads abiertos: 120
Mensajes: 1218  
Subtítulos subidos: 80
Threads Favoritos: 0





Ojos bien abiertos

Cuántos actores han embolsado fortunas por películas en las que uno jamás se imaginaría que aparecerían, otros se llevaron una pila de plata en carreta por trabajar apenas segundos. Y hay más ejemplos estelares.

Esta semana se difundió que, pobre, Johnny Depp fue por segundo año consecutivo el actor menos rentable. La revista Forbes realiza esta lista a partir de lo que cobra una estrella, el presupuesto de sus filmes estrenados en un año y lo que sus películas recaudaron. No es una buena noticia, o al menos no es buena publicidad para Johnny, pero -siempre hay un pero- ¿quién le quita lo cobrado?

Y a partir de este caso, se me vino a la cabeza cuántos actores han embolsado fortunas por películas en las que uno jamás se imaginaría que aparecerían, otros que se llevaron una pila de plata en carreta por trabajar apenas segundos y más ejemplos estelares.

Marlon Brando cobró US$ 4.000.000 en 1978 por su cameo de Superman. OK, ser el papá del superhéroe no es tarea de todos los días, pero además el abusador de María Schneider -como pasó a llamárselo en los últimos días, por la escena no consentida de la manteca en Ultimo tango en París-, no se aprendió sus líneas de diálogo. Relojeaba una pizarra en la que las tenía escritas.

Siguiendo con el, para muchos, mejor actor de la historia del cine, Brando le había pedido un dineral a Francis Ford Coppola para sus 15 minutos en Apocalypse Now. Coppola, que a veces sabía cómo manejarse en sus producciones (recordar que One from the Heart lo llevó a la bancarrota), consiguió que Brando bajara sus pretensiones, se rapara la cabeza y rodara como el Coronel Kurtz.

Algo similar había logrado con otro de los actores que pudo imponer al estudio Paramount para El Padrino: Al Pacino. Nuestro reciente visitante ilustre, cuando el ya grande Coppola le ofreció protagonizar en 1990 la tercera parte de la saga de Corleone -tal vez se olvidó de todos los esfuerzos que hiciera el papá de Sofia y tío de Nicolas Cage por conseguir que protagonizara a Michael Corleone en 1972, en un papel que fue como un trampolín a la fama-, se descolgó con que quería 7 millones de dólares.

La respuesta de Coppola fue muy sencilla.

Le escribió diciéndole que estaba evaluando cambiar el guión, y comenzar El Padrino III con una secuencia: la del funeral de Michael Corleone, su personaje.

Pacino recapacitó, dio el OK, y se llevó, igualmente, 5 millones de dólares.

En Hollywood se sabe que cuando se arriesga, se puede ganar mucho... Sandra Bullock no es lo que se dice un anzuelo para conseguir espectadores, pero pese a que Alfonso Cuarón no la quería para Gravedad –el mexicano prefería a Angelina Jolie, y aceptaba a Scarlett Johansson o Natalie Portman-, Bullock se quedó con el papel. Fue tras un arreglo que en Warner Bros. creyeron que les sacaría las papas del fuego.

Bullock se sentó con su contador, afinaron el lápíz y se tiraron un lance: pidió US$ 20 millones y 15% de la recaudación en la taquilla.

Como nunca se sabe si el arreglo fue por taquilla internacional o doméstica, siempre se especuló que fue la global. De ser así, Gravedad, además de darle una nominación al Oscar, le dio 130 millones de dólares. La película recaudó 723 millones, por lo que habría embolsado casi 110 por taquilla, más los 20... Si era por lo recaudado en Norteamérica, igual la cifra no era despreciable: se llevó 61 millones, sumados los 20 que ya tenía en el bolsillo.

Para la anécdota: cuando Jeremy Irons vino al Festival de Mar del Plata en 1999, bajo la presidencia del INCAA de Julio Mahárbiz, el actor le contó a Clarín que había cobrado US$ 100.000 por estar menos de 36 horas: dio entrevistas, saludó a la gente en la gala de clausura y se volvió. “Estoy terminando mi castillo”, casi se excusó, y comentó que por eso también había aceptado ser Profion, el malvado de Calabozos y dragones.

11 1







trabajar

1